Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

07/07/13 - 00:00 Comunitario

Bruno Frison: Sabía que la Virgen volvería

El fraile franciscano Bruno Frison, quien vino a Guatemala hace 48 años, asegura que jamás dudó que la cuatricentenaria Virgen del Carmen —robada en el 2001 y hallada en el 2003— volvería a su altar.

Recatado, serio y bondadoso, Frison se confiesa admirador de San Francisco de Asís y recuerda que vino a Guatemala en una época en que había escasez de sacerdotes, procedente de su natal Venecia. Ama contemplar la naturaleza y ayudar a la gente humilde, pero también es un acucioso investigador de la historia y el arte colonial, gracias a lo cual se logró la restauración total del retablo de la Ermita del Cerrito del Carmen, que ahora luce un nuevo esplendor, junto a la imagen que le dio nombre al valle de la capital.

¿Qué representa la Virgen del Carmen para los guatemaltecos?

Sabemos que Guatemala, la ciudad nueva, nació a los pies de la Virgen del Carmen. La Ermita del Cerrito del Carmen preexistía a la fundación de la capital. La Virgen es la santa patrona y la primera ciudadana de este valle. Ella está aquí desde hace 400 años, cuando la ciudad estaba aún en el Valle de Panchoy —hoy Antigua Guatemala—.

Recientemente se restauró el retablo del altar mayor. ¿Cómo fue el proceso?

Acabamos de restaurar el retablo, fue presentado al público el 29 de junio. Fueron 10 meses de trabajo bajo la dirección de Jorge Carías, quien ha trabajado toda la vida en el Instituto de Antropología e Historia. Él trabajó arduamente, pues era una labor no solamente necesaria, sino urgente. El retablo lleva dos siglos y medio de existir —1745— y nunca había tenido una restauración verdadera. Está integrado aproximadamente por 30 piezas y ocho pinturas de importancia extraordinaria.

¿Cuántos años lleva como rector de la Ermita?

Llevo casi 13 años, los restantes los pasé en el altiplano en comunidades indígenas. Empecé en Momostenango, también estuve en San Cristóbal Totonicapán y San Francisco El Alto.

He llegado acá, al Cerrito, donde juntos como hermanos del Comité de la Ermita, trabajamos según las necesidades. Por ejemplo, hace tres años se levantó el monumento a Juan Corz. Quisimos dar a conocer a este personaje, que nos trajo la imagen de la Virgen. Era un ermitaño franciscano.

¿Qué se sabe de él?

Tuvimos la oportunidad tener a la vista su partida de bautismo, él fue bautizado el 13 de diciembre de 1555, es algo extraordinariamente importante, porque con estos datos de primera mano hemos podido sacar una monografía sobre este ermitaño, a quien se debe, como la palabra lo dice, la primera ermita.

¿Cómo imagina a Corz?

Era un hombre de vida espiritual intensa. Los ermitaños viven solos, en la contemplación, apartados del mundo, y por eso él antes de llegar aquí estuvo de 10 a 15 años, no sabemos exactamente dónde, pero las fuentes dicen que estuvo a lo largo del río Las Vacas. Ahí encontró dos grutas, en una puso la imagen de la Virgen y usó la otra como sitio para habitar.

¿Cómo fue su vida en el altiplano de Guatemala?

Es una vida totalmente distinta a la que podemos llevar en la capital. Las comunidades del altiplano son diferentes por el hecho de que la vida es mucho más sencilla, es un trabajo distinto, hay que estar en contacto con las comunidades rurales, las cuales visitaba todos los días. No constituía un peso, sino una alegría, porque me gustaba el contacto con la naturaleza y con la gente humilde.

¿Dónde nació?

Nací en Italia, en la provincia franciscana de Venecia. Colaboré en la restauración del retablo porque los franciscanos de Venecia estamos aquí, en el Cerrito, desde 1948.

Fue monseñor —Mariano— Rossell y Arellano quien entregó el Cerrito a la responsabilidad pastoral de nosotros, los franciscanos. La provincia franciscana de Venecia ayudó con Q100 mil para la restauración del retablo.

¿Qué lo trajo a Guatemala?

Vine en 1965, los franciscanos teníamos una misión en Guatemala. Desde la orden franciscana de Venecia han venido 99 frailes como misioneros que han trabajado en Guatemala y El Salvador. Entonces había una escasez de sacerdotes y nosotros venimos para suplir esa necesidad.

¿Cómo surge su vocación sacerdotal?

En la Iglesia existen muchas familias religiosas. San Francisco es conocido en el mundo por ser el hombre de la pobreza y de la humildad. Él perteneció a una familia rica y renunció a todo para entregarse al Señor y vivir como Jesús vivió. Es mi admiración hacía él la que me llevó a unirme.

¿Vivió usted la Segunda Guerra Mundial?

Yo estaba en seminario y fuimos víctimas directas de esa guerra. Yo ingresé al seminario en 1942 y ahí sufrimos los bombardeos constantes, y muchas veces de noche nos levantamos para ir a un refugio que se había construido.

¿Cuál es el principal legado que dejan los franciscanos en el país?

La evangelización primera fue llevada a cabo por tres órdenes: los franciscanos, los dominicos y los mercedarios. Casi la mitad de Guatemala y Centroamérica fue evangelizada por los franciscanos. Era una orden no contemplativa, sino apostólica, y esa fue la forma para evangelizar América Latina.

Hace 10 años apareció la imagen de la Virgen robada en el 2001. ¿Cómo fue esa experiencia?

Fue la experiencia más fuerte que tuvimos, porque recién llegados ocurrió ese robo sacrílego. Organizamos en seguida un comité. Sabemos que en Guatemala ha habido cientos de robos de imágenes y una de las pocas que regresó fue la patrona nuestra. Estuvimos desde el primer día, durante dos años, día y noche con mucha propaganda para evitar que saliera del país o que se hiciera un negocio interno. La Virgen se fue pidiendo posada en una familia de indígenas en Tecpán y luego regresó a los dos años del robo. Ella misma escogió el día para regresar: un miércoles de Ceniza. Ella dejó un mensaje, ella quiere que el Cerrito del Carmen sea un lugar de santidad.

¿Pensó que no volvería a aparecer la imagen?

Lo opuesto. Yo sabía que la Virgen volvería, no tuvimos ninguna duda. Rezamos para que regresara. Encontré solo a dos personas que tuvieron duda: un cura y una monja. Yo les reproché grandemente y les dije que la Virgen iba a regresar. Al principio pedíamos que regresara lo antes posible, pero por respeto cambiamos la oración y pedíamos que regresara cuando ella quisiera, y así fue.

¿Qué es lo que más admira de esta imagen?

La antigüedad. Ella fue regalada a Guatemala por Santa Teresa y ella misma nos relató en su autobiografía el origen de la imagen, ella tuvo una visión que estaba en oración. Vio a nuestra señora con un manto blanco, blanquísimo, bajo el cual parecía ampararnos a todos. Ella manda a esculpir esta imagen tal como la vio y antes de morir destinó esta imagen para Guatemala y la trajo Juan Corz.


400 años de devoción

El ermitañoJuan Corz trajo a Guatemala la  imagen de la Virgen del Carmen, la cual se encuentra desde hace 400 años en la Ermita del Cerrito.
La imagen tiene su origen en una visión que Santa Teresa de Ávila tuvo en 1566, quien la mandó a esculpir. 

La imagen,de estilo manierista —con cierto movimiento estilizado— tiene  44 centímetros de altura, está recubierta de plata, pero debajo está tallada totalmente.

En el 2001la imagen fue robada y fue encontrada dos años después —Miércoles de Ceniza, 5 de marzo del 2003—, con algunos daños,
por lo que fue restaurada.

El 16 de julio se celebra la festividad de la Virgen del Carmen. Ese día habrá una alborada  a las 5.30 horas, y  a las 7 horas habrá misa. A las 16.30 horas saldrá una procesión.

La actualErmita data de 1620,  aunque fue reconstruida luego de los daños sufridos por el terremoto de 1917. Tenía cinco retablos, pero solo el de la Virgen sobrevivió.

POR JUAN MANUEL CASTILLO ZAMORA /

Herramientas

Multimedia

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.