Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

31/03/13 - 00:00 Justicia

Confiarse delató a varios cabecillas del narcotráfico

Un trabajo sigiloso y de inteligencia civil del Ministerio Público y la Policía Nacional Civil, aunado a que los capos del país transitaban por el país con excesiva confianza, permitió golpear a los grupos del narcotráfico y capturar a sus presuntos cabecillas, a quienes solicita en extradición EE. UU., que los acusa de trasiego de drogas.

La mayoría de los supuestos narcotraficantes fueron capturados en el territorio que ellos creían conocer y dominar; es decir que se sentían protegidos, y probablemente por ello bajaron la guardia y subestimaron el nivel de riesgo al desprenderse de su usual séquito de guardaespaldas.

Desprotegidos

Wálter Overdick Mejía, quien decidió trasladarse a la capital como estrategia, dejó a su seguridad en Cobán, para no levantar sospechas.

Pretendió estar seguro lejos de Cobán, su centro de operaciones, pero no le funcionó.

En el 2012, investigadores de la Administración de Control de Drogas (DEA) recibieron una llamada telefónica anónima para advertirles de que Overdick Mejía se encontraba en la ciudad, y a partir de allí empezó su seguimiento.

Waldemar Lorenzana, alias el Patriarca, asistió solo a un velatorio. Esa vez logró eludir a las fuerzas de seguridad, al escapar en un picop.

En el rastreo, los investigadores se disfrazaron de turistas, para determinar los movimientos y rutina de su objetivo.

Días después fue ubicado en El Jícaro, Zacapa, en el mismo vehículo, cuando regresaba de pagar unas vacunas para su ganado. Iba acompañado de dos personas y no llevaba seguridad.

Con su hijo Elio Lorenzana, quien tenía varias casas de seguridad, al ser descubierto intentó huir por la parte de atrás de la vivienda, pero ya estaba rodeado.

Juan Ortiz, alias Chamalé, casi logra evadir el cerco policial impuesto en Quetzaltenango, en marzo del 2011.


INFOGRAFÍA - Haga clic en la imagen para ver los detalles de la captura de cada capo

Se les escapó a dos policías, pero una fiscal observó que se encontraba en la parte de atrás de la casa y le dieron alcance. Lo acompañaban dos miembros de su seguridad.

Mauro Salomón Ramírez Barrios fue el más difícil de atrapar, pues prácticamente fue un juego del gato y el ratón, según detallan investigadores.

En su fuga desde la capital al suroccidente, terreno donde tenía el control, por momentos lo lograba.

En su desesperación escapó a pie, pero en la carretera había policías que lo esperaban para capturarlo, en Escuintla, Mazatenango, Suchitepéquez, Quetzaltenango y San Marcos.

Se internó entre la maleza y terrenos baldíos hasta que consiguió llegar a Patulul, Suchitepéquez, y sus trabajadores lo escondieron en un pozo.

Cuando llegaron las autoridades antinarcóticos, su equipo de seguridad prácticamente lo abandonó y fue capturado.

Ramírez Barrios es quien más guardaespaldas tenía, 15 en promedio.


Hijo ve la captura

“Tienes que ser fuerte”, eran las palabras que Alma Lucrecia Hernández Preciado, alias la Tía, le expresaba a su hijo de 17 años cuando fue detenida el 10 de octubre del 2011, en un restaurante de comida rápida en la zona 10.

Hernández Preciado había llegado a la capital a comprar una propiedad, acompañada únicamente por dos guardaespaldas, quienes fueron reducidos al orden, pero no detenidos.

Enviados

Overdick, Mejía y Hernández fueron extraditados a Estados Unidos. Los otros están pendientes de ser enviados.

Javier Monterroso, asesor de la fiscal general Claudia Paz y Paz, afirmó que las detenciones se dieron porque la entidad no tiene ningún vínculo ni infiltración de narcotraficantes que operan en el país.

“En el pasado no se dieron la aprehensiones porque había compromisos con estas estructuras, ya que algunas autoridades también los tenían”, dijo Monterroso.

“Uno de los mejores éxitos es que se logró conformar equipos de confianza que no permitieron la fuga de información”, puntualizó el asesor.

El trabajo también es mérito de los equipos especiales de fiscales bien entrenados, así como de policías y las autoridades de Estados Unidos.

Al ser consultada la Embajada de Estados Unidos, solo dio un pronunciamiento en el que “felicita a la Policía Nacional Civil y al Ministerio Público, por la colaboración efectiva entre las dos instituciones que ha permitido la captura y extradición de narcotraficantes, quienes amenazaban al pueblo guatemalteco”.

“La Embajada continúa con los programas de apoyo al sector justicia guatemalteco, que ha mantenido desde hace varios años, los cuales incluyen tanto entrenamiento como equipo”, se lee en el documento.

POR HUGO ALVARADO /

Anécdotas

Narran vivencias en persecución al narco  

En la ubicación de los supuestos narcotraficantes,  la Policía Nacional Civil, el Ministerio Público y el Ejército pasaron una serie de vivencias que debieron resolver en medio de la persecución.
En la captura de Mauro Salomón Ramírez Barrios, que duró dos días, al caer la noche las autoridades que se internaban entre la maleza para dar con él decidieron hablar en clave, por si acaso se enfrentaban a los guardaespaldas.
“La noche estaba muy oscura, por lo tanto se acordó que el Ejército decía kaibil y la PNC y MP respondía garra”, eso se hacía cuando los elementos estaban uno frente a otro.
En otros casos, el Ejército llevaba vehículos blindados y se quedaban atascados en terrenos poco transitables.
Eso generó atrasos por momentos en la persecución, y por ello se tenía  que pedir grúas para retirarlos del lugar.
Al ser ubicado Juan Ortiz, casi logra escapar de las fuerzas de seguridad por una de las puertas de la casa en la que se encontraba.  
Una fiscal gritó: “Ahí va, ahí va, agárrenlo, y dos soldados del Ejército le dan alcance y lo detienen”.
Mientras se acercaban a ubicar a Elio Lorenzana y rodeaban la vivienda, adentro alguien se percató de la presencia de las autoridades y Lorenzana comete el error de salir por la puerta de atrás, justo donde lo esperábamos. Ya no hubo necesidad de ingresar a buscarlo”, relató  el investigador.

Petición

5 supuestos narcotraficantes ya fueron extraditados a EE. UU.


Herramientas

Tags

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.