Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

12/01/13 - 00:00 Justicia

Dramático relato de madre de menor

Llanto y dolor afloraron ayer durante el relato de Ana Lorena Juárez de Castañaza en el Tribunal Primero de Sentencia de Femicidio, en el juicio contra Jefrey Emmanuel Castañaza Romero, acusado de haber matado a su prima y a su abuela.

Juárez tuvo junto a ella una tortuga de felpa y fotos de su hija Jennifer Melisa Castañaza, de 9 años, y de su suegra, María Élida Argentina de Paz Urbina, 62. También fue apoyada por la psicóloga del Organismo Judicial Andrea García.

El último deseo

El testimonio fue dramático y motivó a que unas 12 personas que se encontraban en el recinto lloraran al escuchar que le cumplió el último deseo a su hija.

Refirió, con llanto, que el 2 de septiembre del 2011, como de costumbre, ayudó “a Jenni a vestirse”.

Y mientras se puso frente al espejo para peinarla, la menor la miró y le dijo: “Mamita, te quiero pedir algo, pero no vas a querer”.

Y ella le respondió: “¿Qué querés?”, y la niña repitió: “Es que tú no vas a querer”. Al final, Jenni le manifestó: “Es que me quiero quedar a dormir con mi abuelita”, y Juárez, le respondió que tenía permiso para quedarse.

Más adelante, el Ministerio Público (MP) puso a la vista un pantalón beige, y cuando Juárez lo vio, dijo: “Es de ella. El ruedo yo se lo hice, porque siempre le compraba el pantalón grande, para que le durara todo el año”.

Minutos después, la entidad investigadora presentó una prenda íntima de la menor, y ella exclamó, entre el llanto: “Ay, tiene sangre... ¿Por qué tanto daño? ¿Qué te hizo...? Te llamaba Jefrito... ¿Cómo pudiste?”.

Entretanto, el acusado, detrás de un atril, no se mostró afectado por el dramático testimonio.

Por aparte, Byron Castañaza, padre del acusado, en su declaración se contradijo, pues en una parte expresó que su hijo había sido golpeado por supuestos secuestradores, y después que habían sido unos conocidos de este.

El padre del señalado reconoció que presentó la denuncia el 7 de septiembre del 2011, con datos alterados. Sin embargo, admitió que solo fue una estrategia por el seguro.

POR BYRON ROLANDO VáSQUEZ /

Herramientas

Relacionadas

Tags

Multimedia

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.