Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

20/07/13 - 00:00 Justicia

Efectivos de la PNC y del Ejército cercan a jefe de banda

Unos mil efectivos, entre miembros de la Policía Nacional Civil (PNC) y del Ejército, están tras la pista de Eduardo Francisco Villatoro Cano, alias Guayo, presunto líder de la banda que masacró a ocho policías y responsable del secuestro y posterior muerte de un subinspector policial en Salcajá, Quetzaltenango.

Villatoro, considerado jefe de la estructura que se autodenomina Cartel del Golfo, es buscado en La Democracia, Huehuetenango, donde se han efectuado más de 35 allanamientos en la operación Dignidad, que ha dejado 11 personas apresadas de la referida estructura criminal.

La banda mató el 13 de junio último a ocho agentes y secuestró al subinspector César Augusto García Cortez, cuyos restos aparecieron el 19 de ese mes en el río Valparaíso, Huehuetenango.

Mauricio López Bonilla, ministro de Gobernación, aseguró que Villatoro Cano se encuentra en esa área, y si pretende cruzar a México, ya coordinaron acciones con autoridades de Chiapas, así como las federales de ese país.

Pide que se entregue

López Bonilla hizo un llamado a Villatoro para que se entregue, ya que es considerado un prófugo de la justicia y existe una orden de captura en su contra.

“Quiero mandarle un mensaje a Guayo —Eduardo Villatoro— Cano y decirle que lo mejor que le queda es entregarse. Realmente la situación que está en el área no le va a permitir escapar a la justicia. Que venga a presentarse ante un juez y que lo haga por su familia”, expresó el ministro.

El funcionario agregó: “Es mejor que se entregue para que garanticemos su integridad física. Está nuestra mejor gente del Ejército y la Policía, no hemos cambiado el dispositivo y lo vamos a rastrear hasta que demos con él, así que es mejor que no alargue esto y asuma su responsabilidad”.

“No tiene escape, él es el único que está pasando hambre, sed y desvelándose. Es mejor que se entregue”, enfatizó López Bonilla.

Luego de la solicitud del Ministerio Público para que el caso sea trasladado del Juzgado Penal de Quetzaltenango a uno de Mayor Riesgo de la capital, César Barrientos, presidente de la Cámara Penal, dijo que son varios los argumentos para esa petición, por lo que la Cámara en pleno decidió hacer el traslado.

Será el Juzgado B de Mayor Riesgo, a cargo de Miguel Ángel Gálvez, el que se hará cargo del proceso. El magistrado agregó que si el caso llega a debate, el Tribunal B de Mayor Riesgo llevará a cabo el juicio.

Viaja desde EE. UU.

El ministro dio las declaraciones en el acto de entrega de un aporte económico de María Álvarez, una guatemalteca que reside en Estados Unidos y que viajó al país para dar el pésame a las familias de los ocho policías ultimados en Salcajá.

Mientras eran mencionados uno a uno los nombres de las víctimas, las mujeres, tanto madres como esposas, lloraban.

Féminas con sus bebés en brazos, abuelas y abuelos con sus nietos de la mano, muchos de ellos sin conocerse, ayer se encontraron con un dolor en común.

Familiares de los agentes muertos en Salcajá se reunieron ayer en el Ministerio de Gobernación, donde en su vestuario predominaba el color negro.

“Teníamos muchos sueños, muchos anhelos, y todos nos los robaron. De verdad, queremos justicia, por favor. Queremos que respondan”, expresó Jasmín Anahí Pérez Velásquez, familiar de Oseas Ezequiel Pérez López, uno de los policías masacrados.

Esa petición fue dirigida a la vicepresidenta, Roxana Baldetti, quien trataba de calmar el dolor de los familiares de las víctimas con un ramo de rosas blancas y el donativo que hizo Álvarez.

Esta es la segunda pérdida en la familia de Pérez López en dos años. El 1 de marzo del 2012 desapareció, junto a otros tres investigadores, Breyner Beder Orozco Fuentes, cuñado de Pérez López, quien formaba parte de la División Especializada de Investigación Criminal (Deic).

Juana Mérida, madre de Omar Tomás Mérida, quien tenía 32 años de edad, y 13 de estar en la PNC, llora al recordar que cada sábado su hijo llegaba al cantón El Mariscal 1, en San Rafael Pie de la Cuesta, San Marcos, a visitarlos.

Allí residen los papás, la esposa y los hijos del agente; sin embargo, el sábado 15 de junio último, en lugar de recibir la ansiada visita, asistían a su sepelio para despedirlo.

Entregan restos

Mientras las familias de los ocho policías recibían la donación, el padre y hermano del subinspector García Cortez esperaban en la morgue del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) que les entregaran los restos de su pariente.

El padre de la víctima se limitó a decir que lo recuerda como buen hijo. Agregó que los restos serán llevados a Comapa, Jutiapa, donde será el velatorio y sepelio.

POR SANDRA VALDEZ Y JERSON RAMOS /

Perfil del presunto cabecilla

Francisco Eduardo Villatoro Cano, de 42 años,  es considerado  autor intelectual de la muerte de ocho agentes en Salcajá, Quetzaltenango, y el desmembramiento de un subinspector.

Guayo, como se le conoce, lidera la banda que se autodenomina Cartel del Golfo.

Según las autoridades, fue quien ordenó la masacre de los ocho policías en Salcajá y el secuestro y posterior asesinato del subinspector César Augusto García Cortez, ocurrida el 13 de junio último.  

Villatoro Cano es investigado por su presunta responsabilidad en otras matanzas registradas en Huehuetenango entre el 2008 y el 2009, donde pudo haber ordenado que estas se perpetraran   por rencillas con otras agrupaciones.

Investigaciones han determinado que Villatoro Cano tiene el control sobre el territorio de Huehuetenango y sectores aledaños.

Entre las personas detenidas se encuentra María Isabel  Sales López,   esposa de Villatoro Cano, así como Emerson Manuel Villatoro Cano, hermano de Guayo.

Unos mil agentes de la Policía lo buscan en las montañas de La Democracia.

Madre: “Era  muy cariñoso”

Juana  Mérida, una mujer de baja estatura, de 60 años, trata de sacar las últimas fuerzas que le quedan para no llorar al recordar a su hijo Omar Estuardo Tomás Mérida, quien  murió baleado, en Salcajá, Quetzaltenango, mientras se encontraba de turno en la subestación de ese lugar.

Mérida recuerda a su hijo como alguien cariñoso con ella, pero también con su esposa y sus dos hijos, de 2 y 6 años, a quienes deja en la orfandad.

Entre llanto que no puede contener, esta madre relata que su hijo de 32 años, de los cuales  13 había servido a la Policía Nacional Civil, ingresó en la institución a los  19, debido a que sus padres solo habían podido brindarle estudios hasta tercero básico.

“Se metió a la Policía cuando se puso a buscar trabajo para ayudarnos en la casa, porque éramos pobres”, afirmó esta madre, quien lo recuerda como amable, responsable y muy cariñoso.

Hermana: “Quedamos solas”

“Hoy sí nos quedamos solas. ¿Qué vamos a hacer? Esto no puede ser”, expresó Jasmín Anahí Pérez Velásquez cuando se acercó, junto a su madre, a la vicepresidenta Roxana Baldetti, para recibir un ramo de rosas blancas y un donativo.

Ellas son madre y hermana de Oseas Ezequiel Pérez López, uno de los agentes masacrados en Salcajá, Quetzalteango.

Tanto la víctima como sus familiares son originarios de la aldea Piedra Grande, San Pedro, San Marcos.

Padre: Búsqueda intensa

Aunque no se identificó, el padre del subinspector César Augusto García Cortez expresó que este deja en la orfandad a cinco niños, todos menores de edad.

Mateo García Vásquez, padre de García, lo recuerda como un buen hijo, cuyos restos recibió ayer, a eso de las 13 horas, del Instituto Nacional de Ciencias Forenses.

La  búsqueda de García fue intensa  desde el 14 de junio último, un día después de que una banda ingresó en la subestación que  tenía a su cargo el
subinspector  y luego de matar a ocho agentes, se lo llevaron  secuestrado.

Esta  familia  ha sido la más afectada, ya que el cuerpo no apareció completo. El 19 de junio último fueron hallados tres dedos, en  el cantón Las Rosas, aldea Camojá Grande, La Democracia, Huehuetenango.

En esa misma área, días después los rastreadores fueron hallando en el río Valparaíso diferentes partes que al analizarlas determinaron que pertenecen a García.


Herramientas

Tags

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.