Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

23/03/13 - 00:00 Justicia

Jefrey Emanuel Castañaza enviado 124 años a prisión

El Tribunal contra el Femicidio impuso una pena de prisión inconmutable de 124 años a Jefrey Emanuel Castañaza Romero, por la muerte de su abuela María Élida Argentina de Paz Urbina, de 62 años, y su prima Jennifer Melisa Castañaza Juárez, 8.

Después de 13 audiencias, el Tribunal concluyó en que el acusado es responsable material de las dos muertes, ocurridas el 2 de septiembre del 2011, en la residencia de Paz Urbina, 17 avenida 13-70, Kaminal Juyú 2, zona 7.

Durante la lectura del veredicto, la presidenta del Tribunal, Ana María Rodríguez, detalló que en el ataque hubo saña, lo cual quedó demostrado por el tipo de golpes que recibieron las víctimas.

Además, se observa que lo hizo con misoginia —aversión a las mujeres—, ya que se refleja que hubo menosprecio, al actuar con poder contra ambas, tomando en cuenta que ellas nunca pensaron que él les haría daño.

Por esa razón, su actuar se enmarca en los delitos de femicidio y violación con circunstancias especiales de agravación, detalló la resolución.

A Castañaza se le impuso una pena de 124 años de prisión inconmutable, a razón de 50 años por cada muerte, y 24 por la violación de la niña. También fue condenado por la vía Civil, a pagar un resarcimiento de Q185 mil a Ana Lorena Juárez de Castañaza —madre de la menor—, por los daños ocasionados.

El Tribunal ordenó al Ministerio Público (MP) que investigue a Byron Castañaza, padre del acusado, por simulación de delito.

La orden surgió porque en su declaración este dijo que presentó una denuncia el 7 de septiembre del 2011 con datos alterados, al informar a la Policía que frente a la casa donde se cometieron los hechos habían secuestrado a su hijo y robado el vehículo de su madre. Además, admitió que solo fue una estrategia para cobrar un seguro.

Pruebas contundentes

El Tribunal dio valor probatorio a los análisis forenses en los cuales los médicos encontraron una serie de lesiones que indican que Jennifer Castañaza tenía una fractura multifragmentaria conminuta, lo que significa que los huesos del cráneo fueron destrozados en múltiples pedazos.

“De tal magnitud fue la lesión, que al cerebro ni siquiera le dio tiempo de desarrollar una inflamación”, explicó Rodríguez.

Mientras la jueza le daba lectura a ese párrafo, la madre de la niña lloraba y abrazaba una tortuga de felpa que le perteneció a esta y que mantuvo en sus manos durante todo el juicio.

También se logró establecer en los peritajes que el acusado violó a su prima.

En el caso de Paz Urbina, se determinó que los golpes que recibió le causaron un trauma craneoencefálico que se hizo evidente, sobre todo, en el rostro y el cabeza.

“También llama la atención que el agresor, para acallar a su víctima, le propinó un golpe en la boca que le quebró la protesis dental, con el objetivo de evitar que ella —Paz Urbina— gritara y pidiera auxilio...”, leyó Rodríguez.

Se determinó que los golpes a las víctimas fueron ocasionados con un adorno de bronce con figura de elefante.

El Tribunal rechazó la tesis de la defensa del acusado, sobre que una persona adolescente y excesivamente delgada pudo haber ingresado por una apertura en la parte superior del portón de la vivienda en donde ocurrió el hecho.

“Pudimos constatar que es difícil que pase, lo cual desvirtúa la tesis de la defensa”, expresó la jueza.

Heredero

Otro de los aspectos que tomó en cuenta el Tribunal es que Paz Urbina tenía especial afecto por Castañaza, y había determinado que cuando ella muriera él sería el heredero universal de sus bienes.

Ayer, en uno de los escritorios del estrado, fue colocado un retrato de las víctimas.

Después de la audiencia, Juárez de Castañaza expresó: “La justicia hubiera sido que nunca pasara eso, pero —ocurrió— tenemos una justicia parcial. Sí se puede en Guatemala, y tenemos que denunciar y perseverar, y aquí están los resultados. Mi hija ya no va a volver, se fue un viernes como hoy, y un viernes se condena al asesino. No le fallé, y ya va a descansar en paz”.

POR BYRON ROLANDO VáSQUEZ /



Herramientas

Relacionadas

Tags

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.