Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

14/06/13 - 17:48 Justicia

Rinden homenaje póstumo a ocho policías asesinados en Salcajá

Las autoridades rinden en la Gobernación Departamental de Quetzaltenango un homenaje póstumo a los ocho agentes asesinados anoche en Salcajá, en un ambiente de dolor para las familias y temor en la población altense.

CIUDAD DE GUATEMALA - En el interior de la sede quetzalteca se encuentran los ochos ataúdes y cada uno tiene un Pabellón Nacional.

El presidente Otto Pérez Molina participó en las honras fúnebres a los agentes de la PNC, donde dio el pésame a los familiares e hizo entrega los pabellones a estos.

Al salir del homenaje póstumo había gran cantidad de pobladores concentrados en las afueras de la Gobernación Departamental, que debido a la indignación de la masacre perpetrada en Salcajá, exigieron justicia al mandatario.

Como respuesta a esa acción, el gobernante detuvo el paso, y se acercó a algunos de los comunitarios, a quienes abrazó y dijo que confía en que "habrá justicia" para los cobardes que asesinaron a los ocho policías.

Familias claman por justicia

Los familiares de los agentes permanecen de cerca a los cadáveres sin poder contener el llanto y la consternación por el múltiple crimen.

Esposas, madres, hermanos y familiares de los ocho agentes de la Policía reclaman que el crimen no quede en la impunidad y que los responsables paguen por lo que hicieron.

De los ocho policías asesinados, siete eran padres de familia y eran el sostén económico de sus hijos. De las viudas solo una sola de ellas trabajaba y aportaba económicamente al hogar, el resto dependían por completo de su esposo.

Para Amalia de Bosel, viuda del agente Héctor Bosel, lo más difícil fue decirle a su hijo, de 5 años, que su padre estaba muerto y que el amor deeste  se había perdido para siempre.

La familia Herrera Solís, del policía asesinado Rodolfo Herrera, uno de los más jóvenes entre las víctimas, dijo que el tiempo no borrará el sufrimiento de perderlo de una forma tan trágica y que a pesar de las codenas que puedan haber, nada devolverá a su ser querido.

Autoridades presentes en homenaje póstumo

Gerzon Oliva, director de la PNC, dijo que la institución no descansará hasta llevar a esos "malos guatemaltecos tras las rejas".

El gobernante dijo que insistirá con las autoridades encargadas del caso para que esta matanza no quede impune.

Pérez llamó "cobardes" a los responsables del múltiple crimen, aseguró que estos no tendrán descanso ni paz porque las autoridades los capturarán y confió que llegarán a ser juzgados.

Dijo que los agentes "valientes" murieron en el cumplimieno del deber y fueron sorprendidos en su buena fe, al referirse a la forma en que fueron ejecutados, cuando cenaban dentro de la subestación.

En las honras fúnebres participaron también el viceministro de Gobernación, Eddy Juárez, y la comisionada para la Reforma Policial, Adela de Torrebiarte.

Previamente el mandatario decretó tres días de duelo por la muerte de ocho agentes policiales en Salcajá, Quetzaltenago.

La vicepresidenta Roxana Baldetti mencionó en su cuenta de Twitter: Insto a todas las fuerzas de seguridad a no claudicar y a no temer al mal. Guatemala nos necesita y vamos por buen camino. Guatemala está de luto. Mi corazón y mis oraciones están con los familiares de los policías que fueron vilmente masacrados.

Hipótesis

El Gobierno informó que grupos del narcotráfico estarían detrás de la ejecución de ocho agentes de la Policía Nacional Civil en Salcajá, y no descarta imponer un estado de Excepción en esa área del altiplano guatemalteco.

El presidente dijo, durante la presentación de los escuadrones de seguridad en la Plaza de la Constitución, que se está tratando de definir si el grupo de narcotraficantes que participó en la ejecución de los policías opera en Quetzaltenango, San Marcos o Huehuetenango.

Pérez Molina aseguró que desde que se conoció el hecho hay una "gran movilización en el área" y se tiene conocimiento que en los tres departamentos bajo sospecha, operan grupos pequeños.

Los informes preliminares señalan que todos los cadáveres presentan heridas de AK-47, y según investigadores se trató de una incursión, en donde los agentes policiales fueron sometidos y luego ejecutados. 

También se informó que algunos de los agentes se salvaron porque salieron a buscar comida, vestidos de particular. Además tres equipos de Delitos contra la Vida de la Policía fueron desplazados al lugar, así como especialistas en crimen organizado y homicidios y dos de inteligencia policial.

En el interior de la subestación se observaron restos de comida servida y el Pabellón Nacional está salpicado de sangre.

Respecto al subinspector que fue secuestrado este aún no aparece, y su radio fue localizado en el patio de una casa en el kilómetro 208 de la ruta a Huehuetenango.

FOTOGALERÍA: Masacre en un pueblo tranquilo

"Estos grupos reducidos están bien armados. Estamos analizando un estado de Excepción pero todavía no se puede adelantar alguna medida concreta", señaló el mandatario.

El Presidente descartó que el ataque obedezca a represalias por el decomiso de un cargamento de cocaína en Puerto Quetzal -a inicios de este mes-, o a la captura de un presunto capo del narcotráfico en  Coatepeque.

Según Pérez Molina, se tiene información que Salcajá era un punto para hacer transacciones del narcotráfico por la tranquilidad del área.

POR REDACCIÓN / GUATEMALA

Herramientas

Relacionadas

Tags

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.