Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

17/11/12 - 00:00 Justicia

Incautan celulares y armas a reclusos en El Boquerón

El hallazgo ayer de 50 celulares, seis pistolas, municiones y droga en la cárcel de El Boquerón, Santa Rosa, puso al descubierto que el tráfico de estos objetos continúa en esa prisión, desde donde se cometen extorsiones.

Las autoridades identificaron a 10 reos como los presuntos cabecillas que lograron entrar las armas a ese presidio, por lo que fueron trasladados a las cárceles Fraijanes 1 y 2, ubicadas en Fraijanes, Guatemala.

Desde El Boquerón, una prisión considerada de máxima seguridad, los pandilleros, en su mayoría de la Mara Salvatrucha, extorsionan a transportistas, pilotos y ayudantes de bus y comerciantes mediante teléfonos celulares, según las pesquisas de los investigadores.

Desde el penal dirigen a grupos delictivos que, con amenazas, exigen fuertes sumas de dinero y a sicarios, agregaron.

Agentes de la Fuerza de Tarea contra Extorsiones aseguran que estos pandilleros operan como el crimen organizado, pues cometen delitos como robo de vehículos y trata de personas.

El Ministerio Público descubrió en enero último que un reo hizo desde esa cárcel 500 llamadas en un día.

Además llegaron a extorsionar a empresarios salvadoreños.

Luis González, director del Sistema Penitenciario, aseguró que las antenas de bloqueo solo funcionan en forma parcial, lo cual les dificulta que los reos no usen los aparatos para cometer ilícitos.

El Estado invirtió cerca de Q47 millones en la colocación de las antenas en los 22 centros carcelarios, y actualmente hay una investigación abierta por su inoperancia.

En un agujero

Mauricio López Bonilla, ministro de Gobernación, explicó que encontraron las armas y las municiones en una caleta —agujero—.

“Estaba bien camuflado y creemos que estaba desde hace tiempo, y se descubrió con el trabajo de Inteligencia e investigación entre Policía y el Ministerio Público”, expresó.

El compartimiento es de más de un metro de profundidad, y quienes hicieron el peritaje consideran que pudo haber sido construido hace dos años.

González dijo que el agujero se encontraba debajo de una cama, en una bartolina en la cual están recluidos pandilleros.

Por medio del flujo de información que les proporcionaron los servicios de Inteligencia, el Ministerio de Gobernación destituyó al director de El Boquerón hace un mes, cuyo nombre se reservó el funcionario mientras se efectúan las pesquisas.

Al respecto, López dijo: “Había mucha información, y lo que se encontró solo pudo darse con la anuencia de la autoridad”.

El ministro ordenó a la Inspectoría General que comience la investigación, y mencionó que probable que sea el primer trabajo que efectúe la recién constituida unidad de asuntos internos.

López Bonilla agregó que desde su gestión al frente del Ministerio han llevado a cabo 500 requisas, y hasta ahora es la única forma que encontraron para poner el descubierto la corrupción.

Según González, mediante los registros sorpresivos que hacen en las cárceles es como han salvado la vida de unos 25 reos, pues sospechan que en algunos casos la intención era usar armas blancas o de fuego para eliminar a presos.

Añadió que es probable que el objetivo de tener armas de fuego es intimidar al resto de la población reclusa, o bien planificar una fuga o un motín. “Para estos reos tener un arma significa poder”, manifestó.

Gerson Oliva, director de la Policía, afirmó que apoyaron al Sistema Penitenciario en la requisa y coincidió en que tenían información de que a comerciantes y transportistas los extorsionaban a través de llamada hechas desde la cárcel.

A perseguir cómplices

De acuerdo con González, pueden haber más sorpresas a raíz de lo decomisado en El Boquerón, pues seguirán con la investigación.

Mencionó que por ahora les queda abrir una pesquisa al personal asignado, el cual será rotado, y en cuanto tengan indicios de que están vinculados con algún delito, lo denunciarán en el MP.

Explicó que los reos utilizan a sus visitas para que ingresen cualquier objeto ilícito, y no descartó que de esta forma ingresaran cemento y materiales para abrir el agujero que les servía para guardar las armas.

“Sabemos que hay guardias que de manera involuntaria dejan pasar objetos, pero otros lo hacen para obtener beneficios, y hay quienes porque los amenazan”, expresó.

El director de Presidios aseguró que a partir de ayer asignaron más guardias en El Boquerón e implementaron medidas de seguridad.

Urge tecnología

González añadió que necesitan tecnología como los portales de ingreso y otros aparatos que les permitan tener mejores controles del personal, de los reos y de sus visitas.

“Necesitamos equipo para mejorar los protocolos de seguridad, pues por ahora solo se hacen registros, y aunque ha servido para detener el ingreso de objetos ilícitos, aún es deficiente”, expuso.

Agregó que están por adquirir 17 portales para formar el Centro de Operaciones de Portales de Seguridad, con los cuales podrán tener control de los 22 centros carcelarios a cargo de Presidios, y tendrán la capacidad de vigilar y dar órdenes en tiempo real.

Hacinamiento

El director de Presidios explicó que encontraron un Sistema Penitenciario al borde del colapso. “Presidios tiene un olvido de hace 35 años, con un presupuesto limitado y escasez de recursos humanos”, señaló.

Detalló que era tanto el desorden que había cuando asumió el cargo, que encontró palenques dentro de algunos presidios, además de la sobrepoblación.

Las autoridades calculan que hay más de 10 mil 500 reos en los 22 centros carcelarios, y necesitan hacer una reclasificación de los reclusos.

POR JULIO F. LARAY OSWALDO CARDONA /

Objetos ilícitos

En un agujero oculto por una cama, en una bartolina de la cárcel de El boquerón, Santa Rosa, las autoridades encontraron 50 teléfonos celulares de diferentes marcas y de empresas de telefónicas que los reclusos usaban para extorsionar a transportistas, pilotos de buses y sus ayudantes, así como  comerciantes y empresarios. También los usaban para dirigir a sus bandas desde prisión. Además localizaron seis pistolas, cuyo tipo y marca les faltaba  ayer por esclarecer, y 170 proyectiles de calibre 9 milímetros.

Irrespeto al reglamento 

Autoridades consideran que fueron violados los protocolos de Seguridad

Previo a la promulgación  de la Ley de Regimen Penitenciario, 33-2006, cada cárcel tenía un reglamento y el Boquerón no era la excepción. Actualmente Presidios tiene que elaborar los reglamentos.

La normativa prohibe  que tengan en las cárceles bebidas alcohólicas, drogas o estupefacientes de cualquier clase.

Objetos valiosos como joyas y dinero que supere sus gastos  personales, aparatos de radio comunicación y teléfonos celulares de cualquier marca y empresa.

El Sistema  debe contar con dos tipos de centros de detención: Centro de detención preventiva y centros de cumplimiento de condena, cuyo objetivo es la custodia y protección de las personas procesadas y condenadas.

Los centros  de detención preventiva contarán con sectores de mínima, mediana y máxima seguridad.

Los centros especiales de detención o de máxima seguridad serán destinados para el cumplimiento de la pena de los responsables de la comisión de delitos alto impacto social.

También para aquellos que presenten problemas de adaptación extrema, y que constituyan riesgos para la seguridad de los reclusos y personas del centro.

Son problemas estructurales

Lorena Escobar, de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asíes), dijo: “Lo incautado en la requisa son problemas estructurales del Sistema Penitenciario para  enfrentar la corrupción. Es una de las prioridades, pero no es fácil”.

Añadió que, según su opinión, los sistemas disciplinarios no están funcionando y tienen que ser evaluados por las autoridades.  “El tema es cómo generar acciones puntuales para que funcionen”, expresó Escobar.

 “Ahorita debería comenzarse una investigación para esclarecer cómo es que llegaron esas armas al  penal”, enfatizó la investigadora.

Devela la corrupción

Verónica Godoy, de la Instancia de Monitoreo y Apoyo a la Seguridad Pública (IMASP), explicó: “Se pone en evidencia la corrupción, y tuvo que haber apoyo de la gente y guardias  que trabajan en la cárcel y del Sistema Penitenciario”.

Aseguró que las armas, las municiones y la droga no pudieron haber entrado de otra manera  en esa prisión.

“Es muy seguro que corrió dinero. Lo que corresponde es que investiguen el porqué, y sería  el de ocasionar un motín o también las usaban para intimidar. Toda esta información le correspondería a inteligencia, para saber en qué pretendían utilizar las armas, pues se requiere de una planificación”, dijo Godoy.

Tuvo que haber complicidad

David Dávila, del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales, dijo: “Es evidente  que alguien del Sistema Penitenciario  tuvo que ser cómplice, pues las armas no son objetos que se pueden esconder en la comida que los familiares les llevan a los reclusos”.

Lo anterior demuestra que hay carencia de políticas penitenciarias, que tienen que ver con el control que contribuya a romper la corrupción, añadió.

Dávila explicó que si bien es cierto que tienen más presupuesto para mejorar las condiciones, principalmente de infraestructura, también las autoridades deben aumentar los sueldos  de los trabajadores y poner en práctica políticas que permitan la depuración de Presidios.

Datos

50 teléfonos celulares fueron decomisados en la cárcel El Boquerón.

6 pistolas fueron encontradas en una caleta, en una bartolina.

170 proyectiles para arma de fuego es parte de lo incautado.


Herramientas

Tags

Multimedia

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.