Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

05/04/13 - 00:00 Justicia

Retraso judicial afecta procesos

El aumento en las denuncias de mujeres contra sus agresores y la búsqueda de justicia contra hombres que han matado a sus convivientes han originado gran carga judicial en los dos tribunales que conocen estos procesos, por lo que mucho juicios esperarán hasta el 2014.

Los expedientes enviados por los dos juzgados especializados en violencia contra la mujer en que los sindicados deben enfrentar juicio, deben esperar hasta julio del 2014, según Pedro Ponce, secretario de los tribunales A y B especializados en la materia.

Esto se debe a que los 574 procesos del 2012 y los 155 de este año ingresados en los dos tribunales que conocen violencia contra la mujer ya llenaron las fechas de audiencias del 2013 y los primeros seis meses del 2014.

“La carga es fuerte. Tenemos que redoblar los esfuerzos. Me preocupa que en el presupuesto de este año solo está la apertura de juzgados especializados —de violencia contra la mujer— en Escuintla e Izabal”, explicó Thelma Aldana, magistrada de la Corte Suprema de Justicia, quien inauguró nuevas instalaciones para estos juzgados durante su gestión como presidenta, en el 2012.

Aldana afirmó que el año último, cuando solo existían un juzgado y un tribunal. “Guatemala —la capital— estuvo a punto de colapsar. Las juezas solo dormían cuatro horas, para mantener al día los procesos”, afirmó.

Refirió que tuvieron que abrir el Juzgado Segundo y el Tribunal B de esta especialidad.

Piden cambios y ascensos

Varios trabajadores aseguran que la carga laboral es mucha y algunos han pensado pedir su cambio. El Juzgado Segundo no tiene secretario desde hace una semana. Wálter Rodas pidió su ascenso y fue trasladado a la Sala Quinta de Apelaciones del ramo Civil, y nadie ha ocupado su lugar en el juzgado.

El juez Carlos Rodas, quien integraba el Tribunal B, pidió su cambio al Tribunal Duodécimo de Instancia Penal, lo cual le fue concedido y fue autorizado su cambio por la jueza Aura Cristina Ruano.

Rodas llegó a integrar el Tribunal A, ya que la jueza Alba Leticia Albizures, quien estaba en ese lugar, fue enviada al Tribunal B, en el puesto de Rodas.

Albizures debe continuar los casos de Rodas. Uno de esos es el de Marvin Florián Lemus, subcomisario de la Policía Nacional Civil que presuntamente tenía como esclava sexual a una niña de 13 años. Rodas deberá escuchar las conclusiones de las partes y dictar sentencia el próximo viernes sin haber escuchado a testigos y peritos.

Otro de los cambios fue el de la presidenta del Tribunal A, Ana María Rodríguez. Por medio del acta 14-2013 se le notificó su ascenso a la Sala de Apelaciones de Violencia contra la Mujer a partir del lunes 1 de abril, en lugar de la magistrada Juana Solís, quien fue enviada a una sala de lo Contencioso Administrativo.

Tribunal en suspenso

Por esta razón, por ahora ese tribunal no puede continuar ni empezar nuevos juicios por femicidio, pues por la gravedad de los hechos, para un debate por este delito el Tribunal debe estar integrado. Por ahora hay dos debates que, además de quedar suspendidos, deben empezar de nuevo, uno de ellos es el de las adolescentes contactadas por Facebook y luego asesinadas.

Andrea Barrios, de la organización Artesana, que acompaña a mujeres sobrevivientes de violencia, lamenta este problema, porque aseguró que las víctimas son las más afectadas. Artesana es querellante en el juicio contra Florián Lemus.

Indicó que este problema no se da solo en estos juzgados. Lesly Recinos, quien mató a su esposo en defensa propia, debió esperar más de un año para ser condenada a 25 años de prisión.

Aldana dijo que espera se nombre a un juez suplente.

POR SANDRA VALDEZ /

Retraso

A continuación se presentan tres casos que demuestran cómo afecta la mora judicial en el Organismo Judicial.

Vidalia Morales Muralles, directora de trabajo social de la Portuaria de Puerto Barrios, tuvo que esperar un año para ver justicia en su favor. Samuel Tobar Franco, exjefe de recursos humanos, fue sentenciado el lunes último a cinco años conmutables por violencia física y psicológica, la cual ejerció contra Morales Muralles. Durante el proceso se estableció que Tobar Franco constantemente les gritaba a las mujeres con quienes trabajaba, pero no lo denunciaban por temor. Esta es la primera condena por violencia física en Izabal, resuelta por un juez no especializado en violencia contra la mujer.

El caso de Heydi Montúfar Lorenzana, de 16 años, y Heiser Alexandra Mercado, 18, quienes fueron contactadas por Facebook y luego asesinadas, deberá reiniciarse, debido a la desintegración del tribunal que conocía.

El asesinato de la antropóloga Nancy Cruz, en su casa, en la zona 12, esperará hasta el 2014 para que se inicie el juicio contra tres presuntos agresores.


Herramientas

Tags

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.