Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

20/04/13 - 00:00 Justicia

Víctimas arremeten contra jueza Flores

Sobrevivientes del conflicto armado arremetieron ayer contra la jueza de Mayor Riesgo, Patricia Flores, quien anuló el juicio contra los generales José Efraín Ríos Montt y Mauricio Rodríguez Sánchez, procesados por genocidio y delitos contra los deberes de la humanidad, al señalar que se vendió y que merece estar en prisión junto a ellos.

En la marcha que realizaron ayer de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) a la Corte de Constitucionalidad (CC), los sobrevivientes y familiares de las víctimas de la guerra interna exigieron justicia al máximo tribunal antes de entregar un ocurso en queja, por medio del cual desean que se revoque la resolución de la juzgadora que anuló el juicio contra los militares.

Arreglado y vendida

Momentos después, Feliciana Cedillo Bernal, sobreviviente de las acciones del Ejército en el área ixil, indicó que al parecer ya estaba arreglado con la jueza cómo debía resolverse el caso.

“Entonces, ya solo llegaron directamente a decir que ella estaba dando la resolución, pero todo ya estaba arreglado”, expresó.

Además señaló que está dispuesta a brindar su declaración ante un tribunal, con la finalidad de que se haga justicia.

Pedro Batén Ramos, otro de los sobrevivientes del conflicto armado, subrayó que la jueza Flores “está vendida, y por ello tiene que ser juzgada y estar en prisión junto a los militares, porque es su cómplice”.

Al mismo tiempo aseguró que, por la memoria de su padre, quien murió a manos del Ejército, está dispuesto a declarar para que se “haga justicia”.

Benjamín Manuel Jerónimo, presidente de la Asociación Justicia y Reconciliación (AJR) —querellante en el proceso— y sobreviviente de las masacres cometidas en la región ixil, señaló que la sangre de los inocentes “clama justicia”.

Mostró su molestia al mencionar que se sienten avergonzados por la resolución que emitió la juzgadora.

Testimonios del juicio

En este contexto cabe mencionar que durante las 19 audiencias los testigos del Ministerio Público, así como los propuestos por los querellantes y los peritos, se relató la forma en que el Ejército perpetró las masacres en la región ixil, en donde se contabilizan mil 771 muertos.

Julio Velasco Raymundo contó que tenía 8 años de edad cuando lo sacaron de su aldea, en Santa María Nebaj, y lo trasladaron a un campamento de la localidad. Junto a él había otros tres menores, a quienes identificó como Domingo, Tomás y Alejandro. Los últimos dos murieron a manos de oficiales del Ejército, expuso.

“Vi cuando mataron a una anciana. Los oficiales le cortaban la cabeza. Ellos entraron en la cocina y jugaban con la cabeza de la anciana como que fuera pelota”, aseguró.

Magdalena, testigo 76, relató cómo fue que las mujeres ixiles fueron víctimas de abusos sexuales. Explicó que el Ejército ingresó en las comunidades de Santa María Nebaj, Quiché, en marzo de 1982.

Otra testigo indicó al Tribunal que tenía 12 años de edad cuando las fuerzas castrenses llegaron a su población. Expuso que su madre fue atacada por los soldados en su casa y que vio cómo abusaron de ella. “También me violaron”, afirmó en una de las audiencias.

POR BYRON ROLANDO VáSQUEZ /

Pruebas diligenciadas

Testimonios y peritajes se han presentado en el juicio contra los militares  Ríos Montt y  Rodríguez Sánchez.

105 testigos propuestos por el MP declararon en el Tribunal de Sentencia.

45 peritos de la Fiscalía

 4 peritos de la defensa

 5 testigos de la defensa

19 audiencias han sido celebradas por el Tribunal.

10 mujeres relataron  vejaciones por parte del Ejército.

1 testigo mencionó al presidente Otto Pérez Molina.

1 mil 176 restos de esqueletos fueron localizados en el área ixil.

314 trabajos de exhumación efectuó la Fundación de Antropología Forense.

1 mil 893 osamentas fueron ubicadas en el Triángulo Ixil, Quiché.

62 por ciento de los casos fueron cometidos contra mujeres de entre 18 y 60 años.

Sangre inocente

“Los niños antes de nacer fueron ejecutados dentro del vientre de la mamá por el Ejército,  y esa sangre inocente clama justicia y no es posible que por una jueza sean irrespetadas las muertes”, expresó el  presidente de AJR, Benjamín Manuel Jerónimo,  querellante en el proceso.

Jerónimo  dijo que   en 1982 observó cómo  el Ejército ejecutó a bebés en  la región ixil, Quiché.

Dañaron a  pueblos

Feliciana Cedillo Bernal, sobreviviente de las masacres que se cometieron el área ixil, expuso: “Recuerdo  que los soldados fueron a destruir nuestras viviendas y dañaron a los pueblos.  Y no solo eso, también provocaron la muerte de mucha gente solo por ser indígena, y eso no puede quedar en el olvido”. Los militares dañaron a estos pueblos de Quiché, afirmó.

La G2 mató a mi papá

Pedro Batén Ramos, sobreviviente y quien tuvo que migrar a la Costa Sur para salvar su vida, recordó que a su padre lo mató la G2. “Yo salí herido de bala, y mi papá fue ejecutado por la G2, en 1982. Masacraron a mucha gente en Las Majadas, Aguacatán, Huehuetenango, y por eso es justo pedir justicia por todas las muertes que causó el Ejército”, expuso Batén.


Herramientas

Videos

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.