Guatemala

Abelardo Medina: “La ley actual es armonizada”

Las reformas a la Ley del Impuesto Sobre la Renta (ISR) presentan nuevos retos para la administración tributaria, entre estos, una reducción en la facturación de pequeñas empresas, los cambios en programas informáticos, así como en formatos de papel y las acciones de inconstitucionalidad que podrían presentarse en el 2013.

Durante su participación en el programa Diálogo Libre, de prensalibre.com, el intendente de Recaudación, Abelardo Medina, habló sobre esos aspectos. A continuación, parte de la entrevista.

Sin titulo prensalibre print

¿Desaparecerá la planilla del IVA?

La verdad es que no. Este es uno de los errores más significativos en la interpretación de la nueva ley. Lo que sí es cierto es que hay un cambio trascendental en la forma en cómo se interpreta la planilla.

Hasta hoy, nos hemos pasado colectando facturas todo el año, preparamos una planilla que se debe entregar a la SAT a más tardar el 15 de enero, y todo ese IVA se convierte en crédito. A partir del 2013 seguirá existiendo, pero se convertirá en una deducción, es decir, que formará parte de los gastos deducibles y tiene un techo máximo de Q12 mil.

La planilla del IVA sigue siendo un derecho, no hay obligación de hacerla. Tiene derecho de acreditar este año o deducirla el próximo.

El próximo año, el trabajador podrá deducir hasta Q48 mil sin necesidad de ninguna comprobación; además, podrá deducir las cuotas que haya pagado de IGSS y puede deducir hasta un máximo de Q12 mil de IVA, que será demostrable a partir de una planilla similar a la que tenemos en la actualidad.

¿Se reducirá la solicitud de facturas?

Esto no es una medida aislada. Hay que recordar que los grandes contribuyentes, que son alrededor de tres mil 700, representan el 82% de la facturación, y esta es electrónica. Los almacenes, los restaurantes y otros grandes negocios van a seguir facturando. En el resto de contribuyentes, es decir, el 18%, la SAT tendrá que hacer un trabajo muy intenso controlando a estos grupos que no tienen facturación electrónica, vía barridas fiscales, presencias y cruces de información, porque muchos de ellos obtienen insumos a través de las grandes.

¿Cuáles son los cambios más importantes que se harán a la Ley del ISR, que entrará en vigor el 1 de enero próximo?

Lo primero que hay que observar es que la Ley es completamente diferente, es casi como hablar de la noche y el día. La mayor parte de nuestra legislación del ISR anterior no estaba armonizada, no tenía un tratamiento homogéneo. Ahora lo que encontramos en la legislación es lo que se conoce como un sistema de canastas, en el que la legislación del impuesto descansa en tres aspectos fundamentales: los trabajadores en relación de dependencia, las empresas o actividades lucrativas y, no menos importante, las rentas de capital.

Anteriormente toda la legislación estuvo dispersa y lo que hizo el legislador fue armonizarla para que sea más ordenada. Ahora, la ley actual —en vigencia a partir del 2013— es armonizada.

¿Está la SAT preparada para las acciones de inconstitucionalidad que se presentarán?

La verdad es que nosotros hemos preparado todo el andamiaje laboral, los formularios, los sistemas informáticos a partir de lo que está en la ley actual. La institución fue diseñada con el propósito de implementar leyes y no podemos tener un panorama general de lo que podría suceder. Lo que sí prevemos son varios escenarios alternativos. Estamos preparados para comenzar el 1 de enero con la aplicación de la nueva ley. Pero sí tenemos algunos escenarios alternativos en la eventualidad de que haya algunas acciones concretas. Lo que sí es muy importante es que si, por ejemplo, nos dice la Corte de Constitucionalidad que determinado artículo no se puede aplicar, tenemos que dejarlo de aplicar.

Una situación similar nos sucedió con la Ley Aduanera, en donde pusimos en marcha un andamiaje de emergencia porque cuando se aprobó el decreto 10-2012 no sabíamos que iba a ser aprobada la mencionada ley. Tuvimos que correr para implementar el sistema de multas y posteriormente tuvimos que adecuarnos a la exoneración del cobro de esas multas.

¿Cómo se encuentra la recaudación a la fecha?

La recaudación anda como lo habíamos esperado. Tenemos una recaudación en términos netos, es decir, después de la devolución del crédito fiscal, del orden de Q39 mil 400 millones, eso significa alrededor de un 5.5% por arriba de lo que se recaudó en similar fecha del año pasado, y aproximadamente el 1.1% por arriba de la previsión que estaba contenida en las metas de recaudación de la SAT. Según nuestros cálculos, esperamos terminar el año entre Q42 mil 300 millones y Q42 mil 400 millones, es decir, que se satisfará la meta trazada.

¿Cómo se percibe el 2013 con todas las reformas que se han hecho?

Esperamos incrementar la recaudación. Pero hay dos vectores que se tienen que analizar. En primer lugar hay que tomar en cuenta que la recaudación crece en forma vegetativa por el incremento de los precios, por el aumento natural de los salarios, por el incremento de las utilidades que se tienen en las actividades económicas.

Nosotros esperamos que el próximo año sea de mayor recaudación. Sin embargo, hay que considerar que hay un aspecto que nos preocupa, pues una nueva forma de tributar implica ciertos costos.

Otra preocupación es lo que estamos observando en el entorno económico mundial, que sí podría influenciar en la recaudación del próximo año.

0

Hola