Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

22/01/13 - 00:00 Migrantes

“Ahora el TPS tiene un escenario difícil”

Junto al inicio del segundo mandato del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, la comunidad migrante espera que se concrete una reforma para ese sector, y los guatemaltecos también solicitan que se otorgue el Estatus de Protección Temporal (TPS, en inglés), para frenar las deportaciones.

Durante el programa Diálogo Libre, que se transmite a través de www.prensalibre.com, Alejandra Gordillo, secretaria ejecutiva del Consejo Nacional para la Atención al Migrante (Conamigua); Amílcar Velásquez, asesor jurídico de la Comisión Pastoral de Movilidad Humana de la Conferencia Episcopal de Guatemala ante la Mesa Nacional para las Migraciones (Menamig), y Jimy Zepeda, de la Coalición Nacional de Migrantes Guatemaltecos (Conamigua), identificaron las amenazas y retos para que migrantes guatemaltecos obtengan beneficios en Estados Unidos.

¿Qué expectativa tiene la comunidad hispana sobre el presidente Obama y la reforma migratoria?

Gordillo: El parlamento de EE. UU. cuenta con 435 diputados y con cien senadores, que entre republicanos y demócratas primero tendría que presentarse la iniciativa, y a la fecha, el ofrecimiento está hecho pero sin una propuesta clara.

Además, de nada serviría que el presidente presente una iniciativa con muy buenas intenciones, si no se ha logrado un consenso político.

¿No estaría incluida en la agenda, a corto plazo, una reforma migratoria?

Gordillo: El momento para aprobar una reforma migratoria fue el año pasado. Ahora ya se hizo la elección. Obama está comenzando —otro período— con problemas fiscales muy fuertes, lastimosamente, porque sí necesitamos una reforma migratoria.

¿Es decir que esa reforma está estrechamente vinculada con la política?

Zepeda: Es una cuestión que pasa más allá de un sueño o ilusión de los latinos, es más complicado y debe tomarse en consideración que los votos latinos respaldaron el gobierno de Barack Obama, es decir la comunidad latina ha cobrado bastante auge y de ahí que pedimos un cabildeo serio y comprometido, apelando por los derechos humanos de los latinos residentes en EE. UU.

¿Si existiera ya la iniciativa, habría una lucha política para aprobar la reforma migratoria este año?

Gordillo: El asunto es que los migrantes actualmente le estarían proporcionando una victoria al gobierno demócrata si durante esta administración se aprobara esta reforma, y el Partido Republicano no estaría muy cómodo en otorgar este triunfo. Por eso se dice que la reforma migratoria debe presentarse en varias iniciativas de ley.

¿Consideran que hay una clara intención del presidente Obama de apoyar a los migrantes?

Velásquez: Desde nuestra institución, lo que se ha hecho es motivar e impulsar a los obispos católicos, como parte clave en esta actividad de lograr un cabildeo en Estados Unidos.

El mensaje del presidente durante la toma de posesión fue claro: ahora, más que nunca, debemos hacer cosas juntos. Lo interpretamos como un llamado a la unidad en diversos temas como la reforma fiscal, control de armas y reforma migratoria.

¿Dónde está el rumbo para alcanzar los beneficios hacia la comunidad migrante?

Gordillo: El camino está en establecer prioridades. El tema de trabajo, acceso a la salud, el derecho de obtener licencias de conducir. Actualmente solo Washington, Nuevo México e Illinois permiten a las personas no documentadas portar licencia, y la mayoría de migrantes son sorprendidos manejando sin licencia.

Un gran problema ahora son las deportaciones. ¿Hay alguna forma de frenarlas?

Zepeda: Legalmente no existe ningún mecanismo, porque es una disposición de gobierno. Nosotros únicamente nos hemos dedicado a enviar cartas al embajador de EE. UU. en Guatemala, donde se solicitaba puntualmente el TPS. Es un asunto que no hay que descuidar, porque si bien es cierto que la reforma migratoria traería un beneficio a toda la comunidad latina, el TPS garantiza un estatus para que se mantenga bajo las condiciones mínimas.

La respuesta para otorgar el TPS no llega ¿Aún hay posibilidades de que se logre?

Gordillo: El TPS se ha dado a El Salvador y Honduras a los 45 días de solicitado, y nosotros ya llevamos un tiempo bastante largo, y definitivamente los requisitos, si en caso se otorga, pueden ser llenar formularios, pagar impuestos; el beneficio no es automático.

Podemos decir que el TPS no es una cuestión del Congreso ni del Senado. Solo el presidente tiene la última palabra, y en él incide otorgarlo o no, y ahora el TPS tiene un escenario difícil.

¿Por qué fue más fácil para El Salvador obtener el TPS?

Zepeda: Son cuestiones de política de Estado. Nosotros hemos analizado el caso de El Salvador en forma puntual y está el hecho de que ese país contrató una oficina que se dedica a hacer antesala y buscar de alguna forma agilizar estos beneficios.

Sin reforma migratoria ni TPS, ¿se podría garantizar que no se violan los derechos humanos de los migrantes al ser deportados?

Velásquez: Prácticamente no, si monitoreamos los vuelos de deportados, en más de un avión viene un migrante que alega haber sido violado en sus derechos.

En la Casa del Migrante se escuchan diversas historias sobre los abusos.

¿Hay coordinación en las políticas promigrantes en el país?

Velásquez: No ha existido una voluntad política de los gobiernos de tomar el tema migratorio como importante, lo que ha provocado una descoordinación entre los organismos de Estado.

/



Herramientas

Relacionadas

Tags

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.