Migrantes

Más menores deportados

La vulnerabilidad de miles de menores guatemaltecos queda evidenciada en el aumento de casos de niños y jóvenes migrantes que arriesgan su vida para intentar llegar a EE. UU., aunque en muchos casos terminan deportados.

Por POR ANA LUCÍA GONZÁLEZ

este menor ingresó en  uno de tres vuelos de deportados que llegaron esta semana de EE. UU.
este menor ingresó en uno de tres vuelos de deportados que llegaron esta semana de EE. UU.

Solo entre enero y agosto de este año, 500 niños han llegado al país por avión devueltos por Estados Unidos. A eso se añaden los que se reciben en Quetzaltenango por tierra, que alcanza los mil 199 menores, de acuerdo con datos de la Procuraduría General de la Nación (PGN).

La cifra representa aumento respecto del 2011, cuando se contabilizaron 650 menores ingresados por vía aérea y mil 39 por tierra.

Fin a sueño

Raúl, de 17 años, relata su viaje hacia el Norte, donde estuvo a punto de alcanzar el sueño americano.

“Entré por Tacaná, pasamos por Arriaga, el DF, Reynosa, hasta cruzar el Río Bravo. Me faltaban 20 minutos para llegar a Houston cuando me cayó la migra”, cuenta.

Quería llegar a la casa de un hermano que reside allá. Raúl estudió hasta cuarto magisterio y viajó hacia el Norte con la esperanza de continuar sus estudios y trabajar.

A pesar de todo, dijo sentirse contento de estar de vuelta en su país.

En los albergues les dan alimento y una llamada telefónica para avisar a sus familiares.

En la capital se trabaja para implementar un albergue temporal para los menores deportados, quienes por lo regular presentan cuadros de estrés postraumático, ansiedad y temor.