Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

24/12/10 - 09:51 Nacionales

Comprar piezas arqueológicas es arma de dos filos

Adquirir una pieza arqueológica puede tener varios riesgos, puede ser falsa en la mayoría de los casos, o su procedencia puede ser ilícita y su compra sería un delito.

Hay portales en internet en los que los vendedores ofrecen piezas que dicen ser únicas, en algunos casos indican el precio y el lugar en donde fueron halladas, en otros solo dejan un correo electrónico o un número de teléfono para que los interesados en el bien se comuniquen.

Hay vendedores que aseguran que son gangas o que se deshacen de ellas por necesidad, pero sus costos van de Q3 mil en adelante.

Algunas de las piezas, según los vendedores, proceden de Jalapa, Santa Rosa, Quetzaltenango, San Marcos, Petén, Sacatepéquez y Quiché.

En lo que va de 2010, el portal mundoanuncio.com.gt ha colocado 19 ofertas de ventas de piezas mayas.

En uno de los anuncios, el vendedor aporta detalles de dos piezas mayas que describe como un hombre y una mujer, encontrados en La Montaña Jalapa, y agrega que “todavía tienen tierra de donde se sacaron para que no pienses que son falsas”.

Un anuncio dice que están en venta piezas totalmente originales, piezas únicas de herencias, de piedra y alfarería.

“Hola…vendo 4 piezas de personajes mayas… Encontradas recientemente en la excavación de un terreno que colinda con el volcán Tajumulco”, se afirma en otra de las ofertas.

Pero como no todo lo que brilla es oro, el Departamento de Prevención y Control de Tráfico Ilícito de Bienes Culturales estima que un 90 por ciento de las piezas son falsas.

Lo sabe por la experiencia que su personal ha ganado con el tiempo y que ha tenido que dar la amarga noticia de que la pieza adquirida simplemente es una falsificación.

Eduardo Enrique Hernández, subdirector de esa oficina del Ministerio de Cultura, aconsejó que quien tenga la inquietud sobre la autenticidad de algún bien de estos lo lleve a una inspección con esa dependencia para salir de la duda.

Comercio ilícito

Para ese departamento, la tarea más complicada es crear conciencia sobre las piezas auténticas con valor cultural pues en el caso de las que son precolombinas pertenecen al Estado y en ninguna manera pueden ser propiedad privada.

El subdirector explicó que la ley faculta que las personas puedan ser poseedoras de un bien cuya procedencia sea lícita, pero deberá registrarla en el ministerio.

"El Estado no puede aspirar a conservar todas las piezas en museos o depósitos y las personas sí lo pueden hacer como poseedores. Pero deben certificar las piezas, cuidarlas y responder por ellas", señala Hernández, recalcando que el delito ocurre cuando las piezas son enajenadas para lucrar con ellas.

POR KAREN MUñOZ E IRVING ESCOBAR / Prensa Libre.com

Más noticias de Nacionales

Herramientas

Tags

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.