Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

20/07/13 - 00:00 Política

Comienza obra de cementera en San Juan Sacatepéquez

Una nueva planta de cemento, que se prevé será la más grande en Centroamérica, comenzó a construirse ayer, en la finca San Gabriel Buena Vista, San Juan Sacatepéquez, donde pobladores de comunidades kaqchikeles manifestaron en las afueras del terreno donde se desarrolla el proyecto.

Cementos Progreso invertirá más de US$720 millones —unos Q5 mil 623.2 millones—, en lo que será la tercera planta en el país de esa compañía.

Al acto de “colocación simbólica de la primera piedra” asistió el presidente Otto Pérez Molina, ministros y secretarios de Estado, embajadores, representantes de la población sanjuanera que está a favor del proyecto y la cúpula del sector privado organizado.

Federico Melville Novella, presidente de Cementos Progresa, resaltó que la inversión para la planta es “cien por ciento guatemalteca”.

El proyecto San Gabriel consta de cinco aspectos básicos, según la empresa: la construcción de una planta de cemento, implementación de programas de reforestación, la ejecución de planes de desarrollo municipales y territoriales, apoyo al proyecto del Anillo Regional, y planes de desarrollo participativo y proyectos con las comunidades vecinas a la fábrica, que favorezcan el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

La construcción de la planta tardará aproximadamente tres años y sus promotores esperan que empiece a operar en el 2017.

Reconoce paliativo

Durante su intervención, el gobernante reconoció que los programas sociales son un “paliativo” y no la solución a la pobreza, por lo que el Gobierno requiere de otras intervenciones del sector privado, principalmente inversiones como la iniciada ayer.

“Solo el Gobierno con las intervenciones que hace a través de los programas sociales no va a tener la capacidad, ni hoy ni dentro de 50 años, de romper esa pobreza que se está viviendo en el país”, admitió el gobernante.

En su discurso, Pérez Molina no dio importancia a que haya oposición a la cementera, aunque en una actividad anterior, en el Palacio Nacional de la Cultura, afirmó que solo eran tres comunidades de 12 las que están cerca del proyecto.

“Con el análisis que hemos hecho, les podemos decir que pueden tener la tranquilidad de que aquí no va a haber contaminación”, aseguró el gobernante.

POR GEOVANNI CONTRERAS /

COMUNIDADES

Miles se oponen

El reclamo popular por la instalación de la cementera estuvo presente durante  el acto de inicio de la construcción, solo que a un kilómetro de distancia, mientras agentes de las Fuerzas Especiales Policiales (FEP) custodiaban la entrada a la planta.

Miles de personas de las 12 comunidades de San Juan Sacatepéquez  cubrieron dos cerros y el camino de entrada a la cementera de la ruta  a San Antonio Las Trojes.

Contaminación ambiental, persecución judicial, intimidaciones y daños a la agricultura son los principales argumentos   para rechazar la obra.

Ixmucané García, dirigente de    comunidades kaqchikeles en resistencia, leyó un documento en el que pidió al presidente   una nueva consulta comunitaria.

Otro líder, Isaías Boror, dijo que la resistencia es pacífica y durará “todo lo que sea necesario”, y que las medidas inmediatas se decidirán en asambleas comunitarias.


Herramientas

Tags

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.