Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

28/11/12 - 00:00 Política

Campesinos y empresarios enfrentados por ley de desarrollo

Aunque no estaba incluida en la agenda de ayer del Congreso, la iniciativa de ley de desarrollo rural integral generó revuelo en el Legislativo y causó un enfrentamiento de palabras entre empresarios y campesinos, además de la suspensión de la sesión plenaria.

Desde temprano acudieron al Congreso representantes de organizaciones campesinas que pedían hablar con los jefes de bloques para exigir la aprobación de la iniciativa de la ley de desarrollo rural, compromiso que se adquirió en marzo después de una marcha de Cobán, Alta Verapaz, a la capital.

“Se ha esperado por 12 años para tener esta ley. Los jefes de bloques se comprometieron, incluido el partido de gobierno. Sabemos que con esta ley se logrará el desarrollo de la población más desprotegida”, dijo Daniel Pascual, del Comité de Unidad Campesina (CUC).

Minutos después arribaron dirigentes de las cámaras del Agro (Camagro) y de Comercio, quienes rechazaron la ley, con el argumento de que es inconstitucional y que promueve una reforma agraria.

“Son temas muy sencillos, técnicos, no ideológicos. Con el debido respeto, hay que preguntarle a gente que sabe de desarrollo. Ni la Iglesia Católica ni propuestas como estas, ni los grupos campesinos saben de desarrollo”, indicó Ricardo Villanueva, directivo de la Camagro.

“Estos son pequeños grupos que están financiados por gobiernos extranjeros y entidades extranjeras, y no entendemos por qué Guatemala no ha terminado relaciones diplomáticas y políticas con ellos, que solo les pasan dinero y lo único que hacen es enfrentarnos”, añadió Villanueva, quien teme “una reforma agraria”.

Ese planteamiento fue rechazado por Pascual y por el presidente de la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales, Oliverio García Rodas, quien dijo: “Nadie, hasta el momento, me ha entregado argumentos sólidos y fundamentados que me indiquen que la iniciativa o sus enmiendas riñen con la Constitución. Tampoco se impulsa una reforma agraria, solo se plantea una estrategia” de desarrollo.

Cara a cara

Aunque los argumentos a favor y en contra se expusieron por separado, minutos después, los representantes empresariales y de las organizaciones campesinas se encontraron frente a frente.

“Mirá, Daniel —Pascual—, la ley no va a lograr el desarrollo de las familias rurales. Eso solo se logra con acceso a través de caminos”, dijo Villanueva al dirigente del CUC.

“En el área rural es donde se encuentran los principales índices de pobreza y pobreza extrema. Para erradicar esa condición se le debe dar las herramientas necesarias a las personas, y eso es lo que se plantea con esta iniciativa de ley”, respondió Pascual.

La discusión duró algunos minutos, y luego se trasladó al pleno, donde los diputados no lograron el cambio de agenda.

El representante de la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh), Alberto Brunori, calificó la iniciativa de desarrollo rural de tarea pendiente desde los acuerdos de paz firmados en 1996.

“Contrario a lo que se ha dicho, la ley puede facilitar a reducir la conflictividad, porque ayudaría a que las familias puedan salir de la pobreza, porque contribuye a fortalecer el Estado y permite la autosuficiencia alimentaria”, expresó.

Se culpan

En medio de una manifestación campesina, los diputados intentaron sesionar, pero sin éxito.

El dilema comenzó entre jefes de bloques cuando los diputados de Winaq, de la Unidad Nacional de la Esperanza, Encuentro por Guatemala y de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca propusieron incluir la aprobación de urgencia nacional dicha ley.

Eso implicaba retirar la discusión de las reformas a la Ley General de Aduanas y la exención de impuestos de importación de dos helicópteros donados por Taiwán, temas que fueron sugeridos por el oficialismo.

El presidente del Congreso, Gudy Rivera, rechazó la propuesta. Aseguró que reñía con los procedimientos de ley, porque no se podía incluir una moción sobre otra, pese a que en sesiones previas ha permitido ese mecanismo.

Con aparentes acuerdos se dirigieron al pleno, pero la bancada de Libertad Democrática Renovada (Líder) se retiró, y amenazó con no volver hasta que se incluyera la ley de desarrollo rural para aprobarla de urgencia nacional.

“El Partido Patriota y sus aliados solo quieren pasar la iniciativa en primera lectura, y luego volverá a quedar dormida”, dijo Édgar Ajcip, de Líder.

Después de varias horas acordaron retirar la Ley de Aduanas e ingresar la de desarrollo rural. Líder regresaría al hemiciclo, pero la Junta Directiva rompió quórum y Rivera levantó la sesión, y convocó para hoy a las 9 horas.

POR JESSICA GRAMAJO /

Presidente demanda norma

El presidente Otto Pérez Molina reiteró anoche su apoyo a la aprobación urgente de la ley de desarrollo rural integral y le solicitó a la bancada oficial que la respalde, porque “significa un paso adelante para garantizar una Guatemala justa, digna e incluyente”.

“La ley de ninguna manera atenta contra la propiedad privada; por el contrario, las instituciones que se generen nos permitirán fortalecer la seguridad jurídica en todas las propiedades rurales. Sin la certeza jurídica de la propiedad es imposible asegurar el desarrollo económico en el campo”, dijo en un mensaje a la nación.

Según Pérez Molina, “el desarrollo rural es fundamental para erradicar la pobreza y desnutrición infantil”. Lamentó que no todos los que  han dicho apoyarla, le han dado su respaldo político en el Congreso.

 

Artículos de la iniciativa que los divide

La ley de desarrollo rural integral cuenta con 44 artículos, y se han presentado 33 enmiendas.

Comunidades a favor

La iniciativa de ley de desarrollo rural reconoce varios derechos para la población indígena y campesina, lo cual  agrada a las organizaciones que trabajan en pro de este amplio sector.

En el artículo 3 se establece que la beneficiada con la ley será la población rural en situación de pobreza y extrema pobreza;  se les dará prioridad a los pueblos y comunidades indígenas y campesinas con tierras insuficientes, improductivas o sin tierra.También apoyan que la normativa establezca un uso armónico, equilibrado y respetuoso con los ecosistemas a fin de   mantener un  equilibrio que garantice su utilización   para futuras generaciones.

Otro aspecto que defienden las organizaciones campesinas es el artículo 8, el cual establece que el comercio debe ser justo, y la economía, solidaria,  garantizando una competencia leal y justa para todos los sectores.

Defienden el artículo 10  porque afirman que permite el acceso a la tierra, regulariza la tenencia y propiedad de esta, y atiende la conflictividad agraria y ambiental, además de  dinamizar las economías campesinas.

Rechazo del agro  

El sector empresarial se opone al artículo 10. Este  plantea que “mediante programas especiales y legislación adecuada” se “promoverá la transformación de la estructura de la tenencia y el uso de la tierra, al tener  como objetivo la incorporación de la población rural al desarrollo económico, social y político”.

También al artículo 15, el cual establece que la política de participación social y desarrollo político que se debe crear con la ley debe garantizar la inclusión de la población rural en los procesos y espacios de toma de decisiones en los espacios locales, municipales, departamentales, regionales y nacionales.

No están de acuerdo con la creación del ministerio de desarrollo rural integral, porque aducen que su presupuesto se equipara con el de Agricultura, pero no se establece para qué se usarán los recursos.

El artículo 39 tampoco es del agrado empresarial, ya que plantea la creación de un consejo de participación y auditoría social que evaluará y analizará la institucionalidad existente para la regularización y acceso a la tierra, pero no establece qué mecanismos se utilizarán  para analizar este tema.

 

Atrapados y sin qué comer

Aunque no era una gran cantidad de personas, las organizaciones campesinas hicieron pasar un mal rato a los diputados, pues bloquearon las avenidas que rodean el Congreso y les limitaron el paso hasta a los transeúntes.

Algunos diputados como Christian Boussinot, de la bancada de Todos, y Nery Rodas, de Líder, intentaron burlar a los manifestantes vistiéndose con otro atuendo, pero los campesinos, más astutos, no dejaban entrar ni salir a nadie, incluidos  los periodistas.

Otros legisladores intentaron dialogar con los campesinos, pero fue inútil. Sus súplicas no menguaron la actitud firme de quienes les restringieron el paso, hasta pasadas las 16 horas.

El hambre no respetó a los diputados. Algunos fueron sorprendidos en el hemiciclo cuando consumían snaks o sopas instantáneas, entre ellos el presidente electo del Congreso, Pedro Muadi, quien en horas de la mañana fue llamado a la Casa Presidencial para que buscara una solución negociada con los campesinos.


Herramientas

Tags

Multimedia

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.