Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

13/06/11 - 00:00 Política

Mensaje político no llega por barrera idiomática

La carencia de estrategias o interés de los candidatos para comunicarse con la población que no habla español es una de las barreras que hace que los mensajes políticos de algunas agrupaciones no lleguen a las comunidades indígenas, lo cual es cuestionado por líderes comunitarios.

En lo que va de la campaña electoral, la barrera idiomática se ha evidenciado en varias concentraciones políticas en aldeas de Purulhá, Baja Verapaz, en donde el 95 por ciento de la población solo habla q’eqchi’ y poqomchi’.

La deficiencia se demuestra en los discursos de los presidenciables o candidatos a diputado que no han conseguido que llegue su mensaje a la población, pues únicamente pronuncian un discurso en castellano de 10 a 20 minutos, mientras que los asistentes retornan de la actividad sin haber comprendido nada.

Sofía Tot, lideresa del pueblo poqomchí, señala que la falta de atención a las comunidades indígenas en sus propios idiomas es muestra de indiferencia de los partidos para proponer soluciones a los problemas en las comunidades, ya que solo llegan con discursos incomprensibles para los pobladores.

“Esta situación es lamentable porque deja claro que nuestros pueblos indígenas no están dentro de los intereses de los políticos, y de nuevo somos utilizados solo como trampolín para llegar al poder”, dijo Tot, quien agregó que Purulhá es el municipio con más casos de desnutrición en el departamento, mientras que no se han escuchado propuestas para solucionar esa grave situación.

Solo buscan votos

Líderes indígenas aseguran que los políticos dejan claro su desinterés por esta población al no llevar traductores, aunque algunos utilizan a integrantes de la agrupaciones para que traduzcan sus discursos, enfocados únicamente en conseguir el apoyo de los habitantes.

Julio Santos, dirigente indígena de esa región, asegura que el caso de la comunidad achí es particular, en comparación con la población q’eqchí y poqomchí, ya que durante el conflicto armado interno se vieron obligados a aprender el castellano, porque al no hablarlo se exponían a perder la vida.

“Aunque no entendamos cuando nos hablan de política en castellano, preguntamos; porque es claro que no les interesamos, pues si así fuera, ya hubieran atendido nuestras demandas que no han resuelto desde hace 20 años”, puntualizó.

Sin visión de los pueblos

Líderes indígenas aseguran que los partidos basan sus planes desde una visión global y no desde una concepción multilingüe y pluricultural, ya que los pueblos son nada más una fuente para el voto, y no parte de una agenda de inclusión, por lo que no esperan que modifiquen sus estrategias.

Nim Sanik, coordinador del Consejo de Comunidades Mayas de Guatemala, aseguró que no preocupa tanto si los candidatos hacen llegar su mensaje en un idioma maya, ya que considera que el trabajo debe ser más estructural, con mayor concienciación y trabajo organizativo, para exigir solución de las demandas desde la visión de los pueblos.

“No he visto que los políticos presenten una propuesta en un idioma maya, pues para ellos es común creer que en Guatemala todos hablan el español, y si les entienden o no, ya ni es una preocupación para ellos. Esto hemos visto en los pueblos del occidente y las Verapaces, donde es mucho más difícil que comprendan el mensaje”, indicó.

Según dirigentes indígenas, la línea de propaganda no va enfocada a propuestas, sino a regalos y posicionar símbolos, en lugar de solucionar los problemas mediante un plan de gobierno en donde la agenda esté basada en las demandas de los pobladores.

POR CARLOS GRAVE Y WáLTER SACTIC /

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.