Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

29/11/12 - 00:00 Política

Persiste división por polémica ley en el Congreso

Una intensa jornada se vivió ayer en el Congreso, debido a la división que se generó en torno a la aprobación de la iniciativa de ley de desarrollo rural integral, lo que entrampó la actividad al fracasar el inicio de la sesión plenaria.

La jornada empezó a la 1 de la madrugada, cuando la Cámara del Agro (Camagro) presentó un amparo en la Corte de Constitucionalidad contra la Junta Directiva del Congreso, para que esta se abstuviera de someter a discusión la ley de desarrollo rural.

Camagro afirma que las enmiendas a la iniciativa superan el 30 por ciento de los artículos de la norma.

“Son 42 artículos originales, y se presentaron 34 enmiendas. Debe regresar a la comisión que dictaminó la iniciativa, según la Ley de Régimen Interior del Congreso”, justificó el abogado de la Cámara, Stuardo Ralón.

La CC fijó 48 horas al Congreso para entregar un informe del caso, antes de resolver sobre la petición de amparo provisional.

Maniobras

Los empresarios no fueron los únicos en desvelarse, ya que decenas de campesinos pernoctaron frente al Congreso, con la esperanza de presionar a los diputados para que aprobaran la normativa, lo cual resultó inútil.

Se utilizó de nuevo la estrategia de no completar el quórum de 80 para comenzar la plenaria, pese a que en algún momento el tablero electrónico registró la presencia de cien diputados.

“Necesitamos 105 votos para empezar, ya que la sesión se detuvo en un proceso de votación que requiere esa cantidad”, justificó en varias oportunidades el presidente del Congreso, Gudy Rivera.

Los grandes ausentes fueron las bancadas Compromiso, Renovación y Orden (Creo), Unionista, Unión del Cambio Nacional y Libertad Democrática Renovada (Líder).

“Decidimos que no vamos a entrar. Nadie nos habló, ni el sector privado ni los campesinos. El Partido Patriota (PP) ofreció pasarla. Las enmiendas las entregaron a última hora; hay que analizarlas. Pedimos que se apruebe en tres lecturas, para revisión. No se va a detener si los oficialistas no quieren, pues ellos son los que han manejado la agenda”, señaló el subjefe de Creo, Selvin García.

Agregó: “El PP no ha necesitado de Creo para pasar con 105 votos el Presupuesto —2013— ni las reformas a la Ley de Telecomunicaciones. A ver, que digan ahora ¿dónde están sus aliados? ¿Por qué no logran con esta ley 105 votos? Si en verdad la quisieran, la hubieran aprobado”.

El jefe del bloque de Líder, Roberto Villate, afirmó: “Esperamos más de tres horas en el hemiciclo y no pasó nada. Hay una lucha de poder dentro del PP que no logra avanzar esta iniciativa. Que no nos culpen a nosotros. Si no nos han necesitado antes, ¿por qué ahora sí?”.

Villate expresó: Sin los recursos adecuados, la ley de desarrollo rural se “convertiría en un poema de amor. No queremos que sea otra ley coja. Hay que dotar al ministerio de desarrollo rural —que crearía la ley— con al menos Q1 mil 700 millones, que podrían provenir de todos los ministerios que no ejecutan o no saben ejecutar”.

Futuro en duda

Según el jefe de la Unidad Nacional de la Esperanza, Mario Taracena: “Esta iniciativa de ley no pasa ni pasará, porque el sector privado está detrás, puyando a los diputados que les sirven, para que no se avance”.

Taracena también denunció que supuestas “reuniones para discutir la ley se están llevando a cabo en la zona 10, en privado”.

“A saber qué estarán negociando”, manifestó.

El diputado Amílcar Pop, de Winaq, dijo: “Aquí no hay otra cosa más que un juego perverso por parte del empresariado por detener la ley, impulsando o haciendo cualquier acción para deslegitimarla”.

Nineth Montenegro, de Encuentro por Guatemala, lamentó que no se haya podido avanzar con la discusión de la ley, pese a ser un compromiso del Gobierno. “Si hay inconstitucionalidades que sea la CC la que decida, pero que dejen al Congreso avanzar y discutir la ley”, indicó.

A eso de las 17.30 horas, minutos después de que se suspendiera la sesión plenaria, el presidente del Congreso, acompañado de toda la bancada del PP, aseguró: “Están dispuestos a apoyar la iniciativa. Todos nuestros diputados estuvieron desde el primer momento dentro del hemiciclo. No hemos llegado a los alcances de la solicitud de ellos”. Luego se abstuvo de precisar a qué se refería.

Los diputados fueron convocados para hoy a las 10 horas.

POR JESSICA GRAMAJO /

Parece, pero no es

La vicepresidenta Roxana Baldetti aseguró que la iniciativa de ley de desarrollo rural integral que está por discutirse en el Organismo Legislativo no es una reforma agraria, y por lo tanto no afectará a nadie,  a pesar de lo cual dijo comprender la preocupación que han manifestado algunos sectores.

“Yo entiendo que hay de alguna manera preocupación de algún sector, porque pareciera que es una reforma agraria, pero no la hay”, dijo Baldetti a los periodistas después de haber participado en un acto público.

De acuerdo con la  vicegobernante,  no aprobar  la normativa  “sería condenar a la gente del área rural a vivir entre la pobreza y a repetir la historia por muchos años”.

Agregó que es necesario que exista una entidad experta que pueda dirigir y reconstruir la provincia.

El Ejecutivo se comprometió en marzo último con organizaciones campesinas a aprobar la ley de desarrollo rural integral, luego de que estas marcharan durante siete días desde Cobán, Alta Verapaz, hacia la capital.

Versiones en pasillos

Lejos de las declaraciones oficiales, diputados ven otras razones para el estancamiento.

La bancada Líder   abandonó el pleno por supuestas negociaciones con el sector privado que no les veten la campaña dentro de tres años por ser un “partido populista”.

En horas de la mañana se conoció que el presidente de la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales, Oliverio García, y el diputado Pedro Muadi se reunieron con directivos del sector privado para buscar un acuerdo al que no pudieron llegar.

El bloque Todos abandonó el hemiciclo porque no logró obtener más beneficios,  ya que dejó de ser “bisagra” al retirarse la bancada Creo.

Algunos diputados dicen que la ley resulta difícil de aprobar, porque se darían dos bofetadas al sector privado:  una al retirar las reformas a la Ley General de Aduanas, y la otra porque se incluiría una propuesta que rechazan.

Aunque el PP aseguró que todos sus legisladores estuvieron presentes, la división de los oficialistas se evidenció ayer  por la mañana, porque el ala del presidente Otro Pérez Molina se rehusaba a ingresar a la plenaria, debido a que no se le  tomó en cuenta en las negociaciones.

Varios congresistas estaban disgustados porque deberán acudir hoy al pleno, en lugar de ir a la finca Santo Tomás, Escuintla, a celebrar dos días antes el cumpleaños del gobernante, quien mañana viaja a México.

 

Empresarios y su oposición a iniciativa

El sector empresarial mantiene su oposición a la propuesta  de ley de desarrollo rural integral, al afirmar que vulnera la propiedad privada y la libre elección de las personas para decidir qué  sembrar en sus tierras.

De acuerdo con Jorge Briz, presidente de la Cámara de Comercio, el artículo 10 de la propuesta de ley  también viola la Constitución, porque violenta el derecho fundamental de la propiedad privada de las personas, ya que promueve la transformación de la estructura de la tenencia y el uso de la tierra.

Ricardo Villanueva, vicepresidente de la Cámara del Agro, aseguró que no escatimarán ningún recurso legal que tengan a su alcance para evitar que esta iniciativa sea aprobada.

 Calificó la ley como “un pulso ideológico”, en donde “las mentalidades retrógradas que manejan discursos de hace 40 años  quieren hacer una reforma agraria”.

Villanueva también aseguró que no están conformes con las enmiendas presentadas por la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales, porque no tomaron en cuenta ninguna de sus propuestas. “Además, solo le quitaron peros y paras, pero el fondo sigue siendo el mismo”, enfatizó.

 

Campesinos amenazan con acciones

Luego de que fuera suspendida la sesión plenaria de ayer, Daniel Pascual, coordinador del Comité de Unidad Campesina, dijo: “La dirigencia no nos hacemos responsables de lo que pueda ocurrir mañana —hoy— o pasado mañana”.

 “La gente ya está cansada de tanta burla. Nos dicen que van a aprobar la ley, pasan frente a nuestras narices, le hablan a la Prensa y dicen que la van a apoyar, luego la sesión se convierte en un fiasco. Somos pobres pero no babosos”, indicó.

Agregó que esta es una clara evidencia de que “el sector privado sigue manejando todas las estructuras del Estado. Mueven a la Corte de Constitucionalidad, quienes les dan un amparo que a todas luces no procede, entran y sacan diputados para vernos la cara, y así impiden que una ley que reducirá la pobreza pueda avanzar”, señaló.

Omar Gerónimo, integrante de la Marcha Campesina, expuso: “La Cámara del Agro está impulsando un terrorismo legal. Han secuestrado el Congreso, impidiéndoles a los diputados legislar a favor de las mayorías. Si la ley no pasa, vamos a hacer una campaña para que la población se dé cuenta de los diputados que no han votado a favor del pueblo”.

Pide retiro de Brunori

Luego de que el representante de la Oficina de  la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Alberto Brunori, afirmara que la ley de desarrollo rural facilitaría la reducción de la conflictividad, Ricardo Villanueva, vicepresidente de la Cámara del Agro, pidió que este funcionario sea retirado.

“Se supone que el señor Brunori debería tener una actitud conciliatoria y de recomendaciones adecuadas, tal y como lo dicta su mandato, al representar  a la Organización de las Naciones Unidas, la cual debe velar por la unión de los pueblos y no por la división”, afirmó.

Agregó: “Con sus declaraciones, este señor lo que está promoviendo es una revolución en lugar de una conciliación, por ello les pido a los superiores de las Naciones Unidas que lo llamen al orden, para que tenga una actitud conciliatoria y no una  prorrevolucionaria. Y si no quiere cambiar de actitud le pido que abandone el país”.

Prensa Libre buscó la opinión de Brunori, pero no respondió.


Herramientas

Relacionadas

Tags

Multimedia

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.