Política

Relevo de SAT desata controversia

La manifiesta intención del presidente Otto Pérez Molina de hacer cambios en el directorio de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) ha dividido opiniones entre quienes señalan que el Ejecutivo no tiene la potestad de hacerlo y otros que advierten de que los cambios solo debilitarían más a la institución.

Por POR ÁLEX F. ROJAS

<p>Evaluarán a funcionarios de la SAT.</p>
Evaluarán a funcionarios de la SAT.

CIUDAD DE GUATEMALA- El Ministerio de Finanzas (Minfin), a solicitud del mandatario, preparó un dictamen legal en el cual se pueda basar la decisión de los cambios en el directorio de la SAT. Sin embargo, aún no se ha hecho público y se espera la aprobación de la Procuraduría General de la Nación (PGN).

Mientras tanto, en el Congreso la Comisión de Apoyo a la Recaudación Tributaria, alista para esta semana la integración de mesas técnicas, donde se busquen medidas a corto plazo para elevar la recaudación, entre las cuales no se descarta la contratación de servicios externos de asesoría.

Los cuatro directores titulares de la SAT, en declaraciones dadas la última semana, calificaron el anuncio presidencial de una reacción hacia la decisión de revocar el dictamen que permitía la contratación de servicios de asesoría externa —aparentemente con la empresa argentina Kolektor—, con pagos en comisiones de hasta el 30 por ciento.

Los motivos para frenar el proceso de contratación de una asesoría para el fortalecimiento de la SAT, según explicaron los directores durante una citación legislativa el pasado lunes, obedeció a las críticas y señalamientos en torno al dictamen, así como dudas en torno al proyecto, en el que incluso se sugería la tercerización del cobro de impuestos.

SUPERINTENDENTE

La Ley Orgánica de la SAT, en su artículo 27, fija las causales por las que el presidente puede destituir al superintendente. En el inciso “g” se destaca el incumplimiento de las metas de recaudación, asumidas a través de un convenio firmado con el Ejecutivo.

Este año el convenio fija una meta de recaudación de Q51 mil 500 millones, cifra que públicamente ha reconocido el actual superintendente, Carlos Muñoz, será imposible de alcanzar.

“Lo que dice la ley es que lo tiene que remover. Estamos claros en que es el presidente quien tiene la decisión, porque el año pasado no llegó a la meta y no lo removió”, refirió el diputado Álvaro González, de Compromiso, Renovación y Orden, presidente de la Comisión de Apoyo a la Recaudación Tributaria.

Según González, el responsable directo de la baja recaudación es Muñoz y por ahí deberían comenzar los cambios en la SAT para intentar mejorar el ingreso tributario este año.

“Lo que sale diciendo el presidente, a mi parecer, también está un poco desviado porque dice que el superintendente no es el responsable de la baja recaudación, cuando realmente el superintendente sí es el responsable, es el responsable, no en lo personal, sino como institución, porque la SAT lleva años de no llegar a las metas”, expresó el parlamentario.

El diputado Álvaro Trujillo, de la bancada de Libertad Democrática Renovada (Líder), negó que el Ejecutivo tenga autoridad sobre el directorio para poderlo remover a discreción. Por el contrario, señala que los cambios deben hacerlos apegados a lo dispuesto en la ley orgánica de la entidad y a través de una comisión de postulación.

“Al directorio no lo puede mover porque hay una ley orgánica que ellos mismos —a través de la bancada oficial— modificaron. Que se esté diciendo que quieren mover a Muñoz, aquí traigan a quien traigan el problema es que la recaudación no se va a levantar porque la actualización tributaria fue aprobada sin conocerla y es la que está afectando ahora”, dijo Trujillo.

Según la bancada de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), el relevo necesario es el de Muñoz, que estando al frente de la SAT incumplió las metas de recaudación en el 2013 y ya anunció que no cumplirá este año.

“Aquí lo que procede es remover de inmediato a Muñoz, no solo por incumplimiento de las metas en el 2013, sino en forma continuada en el 2014, lo que está generando un daño a la ciudadanía porque los servicios públicos y programas se están viendo afectados con la caída de la recaudación”, manifestó.

La UNE presentó la semana pasada una acción de inconstitucionalidad en contra del presidente por no haber removido a Muñoz desde el año pasado.

Según Alejandro Arévalo, ex ministro de Finanzas y actual diputado independiente, por el momento no se puede culpar de la baja recaudación e incumplimiento de metas a Muñoz porque no ha desempeñado su cargo por un período completo, por lo que hasta este año se podría tomar como una causal para su destitución lo señalado en ley.

“Hay que recordar que estuvo en el puesto solo unos meses del año pasado y esto está concebido para hacer una análisis del año completo, y creo que es lo que se ha estimado para mantenerlo en el puesto, porque no era responsable de todo el año”, afirmó Arévalo.

González sugirió que las metas de recaudación se deben revisar periódicamente y no hasta noviembre. Como ahora están fijadas ya no deja margen de respuesta para poder enmendar los errores en la recaudación.

INTERÉS POLÍTICO

Según la vicepresidenta Roxana Baldetti, la solicitud de remoción del superintendente de Administración Tributaria, Carlos Muñoz, es un tema político, ya que quien la promueve fue viceministro de Finanzas durante el gobierno anterior, cuando tampoco se llegó a la recaudación. La referencia es hacia el diputado Carlos Barreda, de la UNE, quien promueve la salida de Muñoz.

La funcionaria dijo que le da mucha “gracia” ya “que quien promueve esto fue viceministro de Finanzas y habría que revisar si el jefe de la SAT de quien está demandando cumplió, porque de hecho hay una demanda mía similar a la de ellos”, agregó.

“Esto es más político que otra cosa, la ley también mandaba —remover al superintendente si no llegaba a la recaudación— hace 20 años y nunca pasó nada. El recaudador del gobierno de la UNE nunca llegó a la meta y yo presenté una solicitud de destitución, pero nunca pasó nada”, dijo.

Sobre el resto de integrantes de la SAT, la vicemandataria mencionó que hay procesos legales para removerlos, que hicieron otros gobiernos, pero hay que revisar por qué no caminaron. Aseguró que ese cambio no tiene nada que ver con la intención de contratar a una empresa para mejorar la recaudación.

AL FRENTE DE LA SAT

Carlos Muñoz llegó a la SAT como allegado del entonces ministro de Finanzas, Pavel Centeno.

Es contador público y auditor, por la Usac.

En la SAT ha desempeñado los cargos de jefe de Recaudación y Gestión e intendente de Recaudación y Gestión, entre 1998 y el 2005.

Fue superintendente interino en el 2004, en sustitución de Marco Tulio Abadío.

Fue electo de una terna en que también aspiraban al cargo Álvaro Omar Franco y Alfonso Castillo.

Mesas técnicas -Falencias no son nuevas-

Según el diputado de Creo Álvaro González, no existe justificación para no llegar este año a las metas, cuando el mismo superintendente Carlos Muñoz el año pasado “defendió a capa y espada” el proyecto de presupuesto, asegurando que había condiciones para alcanzar la meta de recaudación ahí planteada.

Afirmó: “Si tiene que subcontratar, que lo haga, pero de forma transparente. A raíz de eso, la próxima semana se dará inicio a una mesa técnica”.

Ejecutivo -Hay interés político-

La vicepresidenta Roxana Baldetti insistió la última semana en que la presión para remover al superintendente tiene un interés político y volvió a respaldar la gestión de Carlos Muñoz al frente de la SAT, al menos por el actual período tributario.

Baldetti dijo que no ha terminado el año fiscal y por tal motivo no tenía “lógica” la idea de remover al actual superintendente Carlos Muñoz, aunque no descartó esa posibilidad al fin de año si no se alcanzan las metas.

Recaudación -No hay justificación-

A criterio del diputado y ex ministro de Finanzas Alejandro Arévalo, no existen factores externos que se puedan responsabilizar de la baja recaudación en la SAT.

“Ellos dicen que no llegará, pero seguramente es para justificar unas contrataciones que él —el actual superintendente— quiere hacer”, dijo Arévalo.

El parlamentario señaló que las variables macroeconómicas no han influido en la baja recaudación y se están cumpliendo las proyecciones del Banguat.

Decisión será esta semana

El presidente declaró el pasado jueves, durante una conferencia de prensa luego de una actividad pública en Petén, que esta semana se estará conociendo el dictamen encargado al Minfin, la PGN y la Secretaría General, y a partir de ahí se tomará una decisión sobre el cambio del directorio, aunque descartó que se esté considerando la remoción de Carlos Muñoz como superintendente.

El presidente insistió durante la semana en que es necesario el fortalecimiento de la SAT y buscar asistencia externa para elevar la recaudación, además cuestionó la revocatoria del directorio para continuar con el proceso de contratación de una asesoría externa para la institución.

Consultado ayer sobre el tema, el secretario de Comunicación Social de la Presidencia, Francisco Cuevas, recordó que se está a la espera de conocer el dictamen jurídico antes de que el presidente tome una decisión.

“Se pidió una opinión consultiva para ver cuáles son los aspectos legales. Se va a esperar la opinión; lo que ha manifestado el presidente es que dos de los miembros en septiembre serán cambiados y el presidente está buscando la solución más apropiada que permita aumentar la recaudación fiscal, no con más impuestos, sino eficientando el proceso administrativo de la recaudación”, explicó Cuevas.