Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

21/02/13 - 02:33 Política

Sectores piden prudencia en el gasto público

Las dudas respecto de  la provisión de ingresos tributarios y el peligro que esto significaría para el déficit fiscal determinaron que ayer expertos   recomendaran al Gobierno la contención del gasto público para el  2013.


CIUDAD DE GUATEMALA - “Un mayor déficit fiscal  compromete la estabilidad del país en el mediano y largo plazos”, dijo Édgar Barquín, presidente del Banco de Guatemala, al recomendar al Gobierno que de ser necesario priorice y contenga sus gastos ante la incertidumbre que generan los bajos cálculos de ingresos tributarios, debido a las impugnaciones de la reforma impositiva que están en manos de la Corte de Constitucionalidad.

Barquín, sin embargo, indicó que por ahora las bajas  son presunciones y que  la recaudación de enero último superó la expectativa de ingresos.

Jonathan Menkos, director del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), expresó que se debe  tomar en cuenta que están pendientes de  aprobar  préstamos  por unos Q4 mil 265 millones, lo cual ajusta más el presupuesto.

 Menkos aseguró que aunque la emisión de bonos podría ser una alternativa, tampoco es recomendable cubrir los montos pendientes con este tipo de deuda.

El déficit fiscal aprobado en el Presupuesto de Ingresos y Egresos para el 2013 es de 2.5 por ciento del producto interno bruto (PIB).

A criterio de Ricardo Barrientos, analista del Icefi, la incertidumbre respecto de cómo quedaría el déficit se genera también porque cada   entidad maneja  cálculos diferentes sobre el impacto que habría en el fisco si las impugnaciones logran frenar  las reformas.

Jorge Lavarreda, director del Centro de Investigaciones Económicas y Sociales, indicó  que  el proyecto de presupuesto tenía cálculos  muy  optimistas y que  el déficit se aumentó en el Congreso, ya que la previsión del Ministerio de Finanzas (Minfin)  era de 2.2 por ciento.


Gastos previstos

Para el 2013 el presupuesto del Estado prevé gastos por Q66 mil 985.40 millones, mientras que los ingresos tributarios se establecieron en  Q50 mil 375 millones y la autorización para contratar deuda pública es por Q12  mil 734.9 millones.

La Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) advirtió desde enero pasado que,  según sus proyecciones, se recaudarán Q3 mil 125 millones menos de lo presupuestado, monto que incluye algunas impugnaciones y el comportamiento de la economía.

La suspensión de tres artículos de la reforma fiscal ya provocó  que el fisco deje de recibir Q500 millones este año.

El  Minfin señaló que durante el año se podrían dejar de percibir Q2 mil millones  si se suspenden las reformas contenidas en los decretos 4-2012 —Ley de Actualización 2— y 10-2012 —Ley de Actualización Tributaria—.

El superintendente Miguel   Gutiérrez  expuso  que si el Congreso  aprueba las modificaciones a esos decretos,  con base en los artículos acordados en la  mesa técnica entre Gobierno y empresarios, y de los cuales se busca hacer una iniciativa, el fisco dejaría de recibir Q1 mil 241 millones, porque se disminuyen controles y se aceptarían otros gastos deducibles.

El diputado independiente José Alejandro Arévalo resaltó que al recibir  menos recursos tributarios los primeros impactados son los  entes que tienen aportes constitucionales provenientes de los impuestos, como las municipalidades, la Universidad de San Carlos y el Organismo Judicial, además de afectar  los ministerios.

Al establecer montos demasiado optimistas de recaudación, las entidades se hacen altas expectativas de gastos y después empiezan las presiones para el Minfin, explicó Arévalo.

Refirió  que le parece rara la contención del gasto planteada para el primer cuatrimestre del año,   ya que hay temas que no se pueden postergar, como  salud, hospitales, seguridad, justicia y educación, así como otros temas sociales prioritarios.

El legislador recomendó que se deben evitar gastos superfluos e innecesarios, como compra de vehículos,  viajes al exterior, entre otros rubros.

El mes pasado el Minfin anunció la contención del gasto para algunas dependencias, de enero a abril.

Para ese período, Finanzas asignó Q10 mil 286 millones menos a los requeridos por los entes estatales.

Datos del Sistema Integrado de Contabilidad Integrada del Estado (Sicoin) refieren que  varias dependencias del Estado solicitaron en conjunto Q28 mil 203.6 millones, pero solo se aprobaron Q17 mil 916.7 millones.

En este plazo se dejaron de  asignar al  Ministerio de Educación  Q692.7 millones de lo solicitado, y al  Ministerio de Salud, Q626.7 millones menos.

 A la cartera del Interior se dejaron de aportar Q669 millones; a Desarrollo Social, Q205 millones, y al Ministerio de Agricultura, Q189 millones.

Superávit

Desde la semana pasada el Gobierno recibió  US$700 millones —Q5  mil 474 millones al cambio— de la colocación de  Eurobonos.

Además, ha colocado a escala local Q2 mil   471 millones en bonos del tesoro. La SAT, en tanto, reportó 16 por ciento  de crecimiento en los ingresos fiscales de enero.

Según el Icefi, con datos del Sicoin   al 19 de febrero recién pasado, se reporta un superávit de Q1 mil 174 millones y 8.6 por ciento de ejecución.

Ejecución

El Ministerio de Finanzas tiene la facultad de ajustar el presupuesto, según el artículo 28 de la Ley Orgánica del Presupuesto, explicó  Ricardo Barrientos, del Icefi.

Afirmó que el superávit —más ingresos que gastos— registrado en enero no solo se debe a la contención del gasto emitido por el  Ministerio, sino que es estacional, ya que  históricamente a partir de marzo se observa mayor volumen de ejecución, por lo que puede dar alguna presión a la caja fiscal si no se obtienen los ingresos previstos.

Presión de caja

El dinero captado de los bonos —en el mercado  nacional y extranjero— ha venido a reducir la presión de la disponibilidad de caja, de la cual se quejaba a principios de año el Gobierno, según el diputado José Alejandro Arévalo.

Sin embargo, aseguró que se debe tomar en cuenta que por las  impugnaciones contra  la reforma fiscal los contribuyentes están a la espera  del último día del plazo para pagar impuestos, lo cual puede crear una presión de caja fiscal, ya que la recaudación podría tener comportamientos diferentes a los registrados.

No más deuda

Recientemente el ministro de Finanzas, Pavel Centeno, dijo a Prensa Libre que  no se contratará más deuda pública y tampoco se   aprobarán las sugerencias que ha efectuado en otras oportunidades el Fondo Monetario Internacional (FMI), de aumentar el impuesto al valor agregado (IVA).

Por ello, resaltó que  de ser  necesario se continuaría con la contención del gasto en los siguientes dos cuatrimestres.

Centeno afirmó que se espera que el Congreso apruebe los préstamos ya incluidos en el presupuesto del 2013 y  que a los entes estatales se les indicó que deben ejecutar los préstamos y donaciones ya aprobados, porque no habrá sustitución de fuentes de financiamiento para ejecutar sus programas.

Déficit fiscal

Es la diferencia negativa entre los ingresos totales y los gastos totales del gobierno central —excluye las operaciones financieras—.

Se entiende también cuando los  gastos efectuados por el Gobierno son superiores a los ingresos de un mes.


POR ROSA MARíA BOLAñOS / Guatemala

Más noticias de Política

Herramientas

Tags

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.