Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

09/12/12 - 00:00 Política

“Transfuguismo debería ser prohibido”

La noche del 11 de julio del 2011, María Eugenia Villagrán, magistrada presidenta del Tribunal Supremo Electoral (TSE), entró en la habitación de su padre, el abogado Francisco Villagrán Kramer, ex vicepresidente de la República.

Ella, la tercera de sus cuatro hijos, lo encontró leyendo, una vez más, un libro sobre la historia del diferendo territorial entre Guatemala y Belice, tema al cual dedicó buena parte de su vida. Él falleció al día siguiente, y por eso la convocatoria para el proceso de consulta popular sobre ese asunto tiene un significado personal para ella.

“Mi papá consagró su vida a ese tema”, subraya Villagrán, la primera mujer en presidir el TSE, organismo encargado de organizar el referendo, que será el 6 de octubre del 2013, pero aún se espera la asignación de fondos por parte del Organismo Ejecutivo para abrir el proceso.

En su oficina hay una Biblia abierta en el libro de los Salmos, fotos de sus hijos y también de su único nieto, que nació y vive en Australia.

Terminó el primer año de legislatura y no se aprobaron las reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos.

En el 2008, cuando tomé posesión de la presidencia del Tribunal Supremo Electoral, los cinco magistrados titulares trabajamos con la Comisión de Asuntos Electorales una iniciativa. En el 2010, cuando vemos que no camina, el TSE hace uso de su iniciativa de ley y presenta un nuevo proyecto.

¿Cuál es su lectura respecto de la actitud del Congreso para aprobarlas?

Me preocupa que no haya voluntad política.

¿Cuáles son los principales cambios propuestos?

El fortalecimiento de las organizaciones políticas, el robustecimiento del TSE, el financiamiento de los partidos para establecer mejores y mayores controles en lo público y lo privado. Guatemala es uno de los tres países de América que no tiene una cuota de género; entonces queremos sensibilizar a los diputados sobre la necesidad de la participación política de las mujeres. Hemos promovido en las reformas la participación de los jóvenes y comunidades lingüísticas con mayoría indígena, que el 50 por ciento de los cargos a elección popular sean para ellos. También contemplamos el voto en el exterior.

¿Cómo controlar mejor el financiamiento?

En la reforma se le dan herramientas tanto al inspector en la aplicación de la ley en la investigación, como al auditor para que fiscalice el origen de los fondos y establecer en qué se utilizan. Queremos que el TSE tenga la facultad de pedirle cualquier informe a la Superintendencia de Administración Tributaria, a la Intendencia de Verificación Especial y a la Contraloría General de Cuentas, para fiscalizar mejor los recursos.

¿Y las sanciones?

Las multas oscilarán entre los US$50 y los US$100 mil. En caso de reincidencia, serán suspendidos los partidos.

Estos cambios no serán del agrado de los partidos.

Hemos conversado, y algunos están conscientes de la necesidad de fortalecer al TSE.

¿Deben ser las reformas a la Ley Electoral una prioridad del Congreso para el 2013?

Debe ser una prioridad, y lamento que no haya sido un tema tratado en este año.

Hay algunos políticos que empiezan a promover su imagen, sobre todo en la Costa Sur.

La inspección del TSE está por rendir su investigación sobre los partidos que se encuentren efectuando campaña. Esa investigación se llevará al Registro de Ciudadanos, para que se impongan sanciones.

¿Cómo ve la participación de las mujeres en los partidos?

Con preocupación. Las estadísticas reflejan la poca participación de la mujer. Por ejemplo, en el Ejecutivo, de los 13 ministerios, únicamente hay tres ministras; en la Corte Suprema de Justicia hay solo una mujer; en salas de Apelaciones son más de 60 magistrados hombres y 28 mujeres. Y si lo ve a nivel de alcaldías, apenas tenemos siete alcaldesas, de 333 municipios.

¿Ve un país adverso para la participación de las mujeres?

Todavía es adverso, porque los políticos no quieren ceder espacios.

¿Qué piensa del transfuguismo de diputados?

Debería ser prohibido.

¿Cómo avanza el tema de la consulta popular por el diferendo con Belice?

El presidente de la República es quien firma el acuerdo especial para someter el diferendo existente entre Guatemala y Belice. Después, el Congreso aprueba la consulta y se solicita al TSE que convoque. La misma se efectuará el 6 de octubre del 2013, y convocaremos con 90 días de anticipación a esa fecha. Se solicitaron Q260 millones para llevar a cabo ese proceso.

En octubre ocurrió algo inusual. Se despidió al jefe de Organizaciones Políticas, Francisco García Cuyún. ¿No fue algo demasiado drástico?

El pleno tomó la decisión de retirarlo del cargo porque hubo errores graves en procesos de inscripción de candidatos, como el caso del candidato a alcalde de Nebaj, que no figuró en la papeleta. En lo personal le tengo aprecio, pero fue una decisión del pleno del Tribunal.

¿Por qué eligió la carrera de Derecho?

Vengo de una familia de abogados: padre, abuelo hermano. Mi papá fue el doctor Francisco Villagrán Kramer, abogado, diplomático y ex vicepresidente de la República. Él fue un gran modelo para mí. Sus ideales, que a veces lo llevaron al exilio, me inspiraron. Vivimos en México, El Salvador. Ametrallaron la casa varias veces, y una vez, en el tiempo de Peralta Azurdia, la Policía llegó a la casa y se lo llevaron preso. Yo lloré porque pensé que lo iban a matar, pero él era valiente. Además, consagró buena parte de su vida a la cuestión de Belice.

Es decir que el referendo tiene un significado adicional para usted.

Sí, muy emotivo. La noche antes de que él muriera, lo encontré en su cuarto leyendo un libro con la historia del diferendo. Si viviera, me diría que es un tema muy importante para todos los guatemaltecos. Él me metía en clases de danza y yo bailaba, pero una vez que estaba de viaje, me inscribí en la carrera.

¿Y qué le dijo cuando la eligieron para el TSE?

Me dijo: No aceptés, no te veo en ese puesto, hay muchas presiones. Y yo le dije: Usted me enseñó a ser valiente, a tomar retos.

¿Y su mamá?

Ella era artista, Ruth de León. Murió cuando yo tenía 14 años —su voz se quiebra un instante—. Me tocó cuidar a mi hermana pequeña, sobre todo cuando mi papá no estaba.

¿Conoció usted a Romeo Lucas —de quién el doctor Villagrán fue vicepresidente—?

Lo que recuerdo cuando mi padre fue vice es que no podía salir de la casa por amenazas de muerte, y cuando renunció al cargo, vivimos momentos duros, de angustia. Veíamos cómo a los mejores amigos de mi papá los asesinaban. Por ejemplo, cuando mataron a Manuel Colom Argueta (1979), estábamos en la casa. Cuando asesinaron a Alberto Fuentes Mohr, iba para un almuerzo a mi casa. Cuando ocurrió la quema de la Embajada de España, me impactó verle el rostro a mi padre, pues él llevo al aeropuerto al Embajador. Después, el exilio, y Lucas no permitió que él viniera al entierro de su mamá, o sea, mi abuela.

Con el Derecho en las venas

Su abuelo y su padre fueron abogados, por eso Eugenia Villagrán (1955), primera mujer en presidir el Tribunal Supremo Electoral, dice que ella y su hermano heredaron la pasión por el Derecho.  Es la tercera de cuatro hermanos.

Estudió en el Instituto Austríaco Guatemalteco y  ganó una beca para   Austria. Por ello habla alemán con fluidez. 

Recuerda con nostalgia su niñez,  cuando solía bañarse y esquiar  en el Lago de Amatitlán.

Tiene tres hijos: Marisol, que vive en Australia junto con su único nieto;  Javier, arquitecto que reside en California,  y Diego, que  estudia leyes.

Al comentarle que lleva el Derecho en la sangre, sonríe y dice: “Es cierto, también algo viene por el lado de mi mamá, porque su tío fue el expresidente Julio César Méndez Montenegro”.

Episodios y palabras

Se le preguntó dónde estaba en  ciertas fechas

Cuando ocurrió el golpe de Estado del 23 de marzo de 1982: “En Guatemala, culminando mis estudios”.

El 14 de enero de 1986, cuando vuelve la democracia: “Trabajaba con la primera Corte de Constitucionalidad”.

El 25 de mayo de 1993, el Serranazo: “Era supervisora de la Corte Suprema de Justicia”.

El 7 de noviembre recién pasado, día del terremoto de San Marcos: “Estaba  dando una conferencia en Washington DC. Me asusté y no pude llamar de inmediato”.

Otras palabras y reacciones

Ley electoral: Partidos políticos

Votar: Ejercicio ciudadano

Campaña anticipada: Debe ser sancionada.

Compra de votos:  Penalizada

Clientelismo: El que tienen los partidos.

Abstencionismo: Debe ser superado.

POR JUAN MANUEL CASTILLO /

Herramientas

Multimedia

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.