Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

12/01/13 - 00:00 Política

“Los guatemaltecos queremos respuestas rápidas”

El 13 de enero del 2012, Roxana Baldetti contaba las horas para convertirse en la primera mujer en llegar a la Vicepresidencia de Guatemala. Un año más tarde abrió las puertas de su despacho para conversar con Prensa Libre y ofreció sus impresiones sobre la gestión en ese lapso, de la que se siente satisfecha, pero también repasa tareas pendientes y adelanta los retos futuros.

¿Cómo evalúa el primer año de gobierno?

Fue un año de sembrar, había que ordenar muchas cosas. No se ordenan en 361 días; sin embargo, creo que pusimos una buena base para que en 2013 nos toque cosechar.

Tuvimos mucho valor en temas como Hambre Cero. Sin hacer un censo fuimos a 166 municipios a hacer las primeras mediciones para saber la verdad de la desnutrición crónica. Tenemos buenas cifras en la seguridad, que ha mejorado muchísimo. Hemos capturado bandas que todo mundo sabía que existían pero que nadie hacía nada.

¿Qué aspectos encontraron en desorden?

Una deuda flotante que hoy no sabemos si es legal o ilegal. Los programas sociales eran un completo desorden, tiradero, basurero, un montón de papeles guardados en bolsas o costales. Hoy podemos decir que están ordenados, que si hay algo que pulir se va a hacer en el 2013.

¿Qué cosecharán en el 2013?

Bajaremos un 3 por ciento en la desnutrición crónica. Con la plataforma que se hizo a través del Ministerio de Economía vamos a generar los empleos que ofrecimos. Tendremos mejores cifras en el combate al crimen organizado, narcotráfico e inseguridad.

En seguridad siguen los cuestionamientos por la percepción ciudadana. ¿Qué se hará para mejorarla?

Los guatemaltecos queremos respuestas rápidas. El otro año tendremos oficiales al mando, se graduarán mil 600 policías; con la plataforma electrónica que instalaremos por cada cámara que pongamos en una esquina serán siete policías. Taiwán nos donó tabletas electrónicas para cada autopatrulla porque desde el 110 ya no se tomarán decisiones así por así. Ahora lo que entre electrónicamente con la georreferencia se asignará a la unidad más cercana, para la atención de un problema.

¿Se cumplieron las metas en materia de seguridad que tenían?

Creo que sí, se hizo un gran esfuerzo. Cada guatemalteco que muere es una vida que se pierde, pero yo digo que Dios se tardó siete días; entonces, a humanos como nosotros, con miles de defectos, que cometemos muchos errores, no nos pueden pedir resultados tan rápidos.

¿El problema de la inseguridad es como lo esperaban en campaña?

Obviamente no es lo mismo verla venir que bailar con ella. Estando allí se da uno cuenta de que el crimen organizado tiene tejidos dentro de todas las instituciones del Estado y manecillas que tocar.

¿Cree que cumplieron con el ofrecimiento de cero tolerancia en materia de corrupción?

Subimos ocho puntos a escala internacional, aunque aún se toman en cuenta 10 meses del gobierno pasado. La Secretaría de Transparencia no era un invento nuestro, sino un acuerdo que firmó hace muchos años el Estado de Guatemala. Espero que en la próxima evaluación internacional estemos en un mejor puesto.

¿Cómo fue su esfuerzo y de los ministros en cuanto a transparencia?

(Ríe…) Muy difícil. Por ejemplo, yo sigo recibiendo denuncias, lo que pido es que me traigan las pruebas. De esa cuenta ya hay personas de nuestro gobierno que están denunciadas en el Ministerio Público. Que no es fácil, no es fácil; es recomplicado, es redifícil, pero tenemos voluntad.

¿Cree posible cumplir en cuatro años la promesa de cero tolerancia?

Creo que no. Hay que decir la verdad, creo que vamos a poder reducirla pero no vamos a entregar un cero tolerancia. Esto es un proceso y no se pueden hacer de un día para otro.

En la concesión de la Portuaria Quetzal, ¿qué pasó?

¿Qué pasó de qué?

Por todos los señalamientos de que se hizo a la medida.

¿A la medida de quién? Porque mire, la empresa que se la ganó es una de las más importantes del mundo, está en Latinoamérica. El puerto genera muchos recursos pero también genera mucha corrupción.

El proyecto no era nuevo y llevaba varios años, y siempre los mismos hacían lo que fuera para que no se pudiera dar esa concesión. Es importante que haya competencia para que un país avance, y cierto sector no quería esa competencia.

¿Cómo miran el panorama con el Congreso para este año?

Yo tuve dos legislaturas, pero no como esta. Creo que es una legislatura difícil. Yo hice oposición dos veces pero nunca tuve a siete ministros en fila para interpelar; jamás, nunca. Yo interpelaba a alguien y permitía que el Gobierno tuviera viabilidad, pero tener nueve interpelaciones en fila en un año. ¿Qué viabilidad se le ve al Congreso?

Sin embargo, en el 2011 se tuvo a un ministro de Gobernación medio año en una interpelación. ¿Cómo decir ahora que es diferente esa práctica?

Pero no era el primer año del gobierno, fue el último, y son cosas completamente diferentes.

Ustedes han criticado a Líder —partido Libertad Democrática Renovada— por el uso de megáfonos y las interpelaciones, pero algunos sectores dicen que son las mismas tácticas que ustedes usaban cuando hacían oposición. ¿Qué diferencia hay?

Yo no me parezco a Líder, ni el Partido Patriota (PP) se parece a Líder en nada. Lo que pasa es que la Ley del Organismo Legislativo permite muchas cosas. En las prácticas legislativas se parecen, pero las personas de un partido a otro no se parecen para nada, ni los intereses.

¿Cómo respondería a personas que han criticado que es usted quien toma muchas decisiones en este gobierno?

Yo fui electa vicepresidenta, no me lo regalaron. Dos millones de guatemaltecos decidieron que una mujer fuera vicepresidenta, pero no creo que esos que votaron por mí quieran un florero, quieren a una mujer que tome decisiones.

¿Cuál fue la decisión más acertada que se tomó en el primer año?

Yo le diría que poder motivar a los guatemaltecos a ir a “Tengo algo que dar”. Fue algo invaluable ver a los jóvenes subiendo en las camionetas, conociendo esa Guatemala que nadie conocía.

Además, yo creo que la violencia contra la mujer, la trata de personas y el problema de las niñas embarazadas fueron temas álgidos que tuvimos la audacia de decirlo. También la recuperación de las carreteras fue valioso y bancarizar todos los programas sociales.

¿Y algo equivocado que nunca haría de nuevo?

He ido aprendiendo mucho, como a saber cuándo hay que hablar y cuándo no. También, que ya no soy legisladora, soy vicepresidenta. En el Gobierno creo que debimos haber cuidado la exposición mediática del presidente y que fueran los ministros quienes tuvieran que hablar por su cartera, porque la institución del presidente hay que cuidarla.

¿Está de acuerdo con la nota que el presidente le da al Gobierno, de siete sobre 10?

El presidente dijo que quería 80 por ciento de aprobación, pero no lo logramos. Creo que no nos alcanzó todo lo que hicimos para llegar al 80. La encuesta que tenemos, hecha por nosotros, dice que tenemos un 70 por ciento de aprobación.

¿Cuál ha sido el momento más difícil que le tocó vivir al Gobierno?

Sin duda alguna, el tema de Totonicapán. Nadie quiere que se pierda una vida, y menos por demandas de cualquier guatemalteco. Yo creo que ese fue el tema más difícil pero también el más triste.

¿No fue ese un error de este gobierno?

No, porque no fue algo premeditado. Aquí habría que pedirle al Ministerio Público que continúen las investigaciones, porque personas afirman que un guardia de seguridad de un camión desató el caos.

¿Qué proceso harán para continuar en el poder?, ¿qué vislumbran?, ¿hay posibles competidores en el PP?

Decían mis abuelitas que la mejor publicidad era de boca en boca, y por eso hay que hacer un buen gobierno.

¿Hay tres candidatos, usted…?

(Interrumpe) Yo no puedo, de una vez descárteme.

También están el ministro de Gobernación y el de Comunicaciones.

Yo creo que hay más, pero están escondidos, pero no por madrugar amanece más temprano. El que nos tenga que representar todos lo apoyaremos.

Buscarían consenso con Líder

Durante la entrevista con Prensa Libre, la vicepresidenta Roxana Baldetti no descartó buscar acercamientos con el partido Líder para hacer más viable la agenda legislativa; sin embargo, dijo que “se prepara” para un eventual acuerdo.

“El diálogo tiene que estar siempre abierto, pero a mí, personalmente, me cuesta mucho, porque yo sí conozco a su secretario general y sé cuántas veces mintió después de un acuerdo, y digamos que la confianza es una línea muy delgada que si se rompe la puede tratar de pegar, pero siempre se va a notar que usted la pegó. Me estoy tratando de preparar para saber cuánto le podemos creer a un acuerdo al que podamos llegar”, afirmó la vicemandataria.

Según Baldetti, lo más importante para cualquier ser humano, en especial para los que gobiernan, es contar con la capacidad de dialogar.

En transparencia y lucha contra la corrupción, la vicegobernante afirmó que presentó por lo menos 20 denuncias en el Ministerio Público, por supuestas anomalías cometidas por funcionarios de esta gestión, y aunque no proporcionó nombres, aseguró que algunas involucran a gobernadores y a otros funcionarios.



POR SERGIO MORALES Y EDíN HERNáNDEZ /

RENUEVA PROMESAS

Según Baldetti, el 2013 será un año de cosechas y retos.

La vicepresidenta aseguró que este año reducirán la desnutrición crónica en 3 por ciento.

También considera que el ministro de Gobernación ha hecho un buen trabajo, pero falta que el Gobierno traslade eso a la percepción ciudadana.

Baldetti espera que mejore la calificación del país en la percepción internacional.

La vicegobernante afirmó que no ha tenido diferencias con el presidente Otto Pérez Molina y que las decisiones han sido consensuadas.

No sabe cómo les irá en el 2013 con las bancadas que los apoyaron el año pasado, porque ahora todos tienen “presidentitis”.


Herramientas

Relacionadas

Tags

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.