Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

04/04/13 - 00:00 Nacionales

“Hay más preguntas que respuestas”

El interventor de la Empresa Portuaria Quetzal (EPQ), Allan Marroquín; el secretario general del sindicato de trabajadores de esa firma, Javier Reyes; y el director de Acción Ciudadana, Óscar Vásquez, dieron a conocer ayer en Diálogo Libre, transmitido en www.prensalibre.com, sus posturas sobre el usufructo de 348 mil 171 metros de terreno de la portuaria, por 25 años, concedido a Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ).

¿Por qué se escogió la figura de usufructo?

Marroquín: El decreto 100-85 dice que los terrenos extraportuarios deben darse para la explotación de actividades que contribuyan al comercio internacional.

¿Cuál es la postura del sindicato ante la entrega de los terrenos a TCQ el Miércoles Santo?

Reyes: Nuestra posición ha sido en contra, porque existe la Ley de Contrataciones del Estado y tendría que haberse iniciado un proceso de licitación pública para ceder una porción de terreno que es propiedad del Estado. No es facultad del interventor poder otorgar en calidad de concesión un espacio marítimo.

¿Cómo se analiza el usufructo desde el tema de transparencia?

Vásquez: El tema más que legal es de legitimidad, porque el proceso se dio sin ningún tipo de información. No sabemos qué necesidad surgió para hacer eso. ¿Cuál es la inversión que se piensa hacer? Hay más preguntas que respuestas: ¿Se necesitaba la otra terminal?, ¿Cuántos contenedores se atienden actualmente y cuántos se atenderán a futuro?, ¿Cuál es el margen de utilidad que se piensa manejar?, ¿Cuál es la ganancia?, ¿La empresa española cuánto va a invertir o será un subsidio como al transporte urbano? El usufructo solo es la punta del iceberg.

¿Qué necesidad surgió para dar el usufructo?

Marroquín: Tenemos un plan de desarrollo que señala que se necesita una terminal de contenedores especializada y dice cuánto es el monto que se debe cobrar, y este contrato lo supera. En cuanto a la legitimidad, la Constitución, en el artículo 120, señala que se requiere un factor de necesidad, y la Empresa Portuaria Quetzal cuenta con un factor de necesidad, pues no ha crecido un centímetro desde el día que fue construida.

¿Por qué no se reinvirtieron las utilidades anuales?

Marroquín: Hicimos el análisis, pero eso implicaba préstamos que no habríamos podido pagar en 20 años. Ya una vez se intentó licitar y los principales oponentes fueron los del sindicato. El Estado iba a construir esa obra, pero se opusieron, diciendo que si se utilizaba el dinero que estaba en bancos la empresa quebraba.

¿Cuánto es el margen de utilidad que reporta la EPQ?

Marroquín: Son Q90 millones. Cada día es menos, pero no salen de las operaciones porque estas son deficitarias. Eso sale de usufructos y dinero que tenemos colocado en bancos. Fuera de eso, Puerto Quetzal pierde dinero.

¿Considera el sindicato que es cierto el déficit?

Reyes: El proyecto es importante para el desarrollo del país, pero la Portuaria Quetzal cuenta con unos Q600 millones en los bancos, y eso se puede utilizar para desarrollar el puerto. No es cierto que vayamos para abajo en utilidades, y si es así es por la mala administración. En el 2012 hubo un crecimiento de 12 por ciento en utilidades. Por eso extraña que diga que hay déficit.

¿Cuál es el análisis de Acción Ciudadana?

Vásquez: Nuestro análisis surge de aspectos técnicos, económicos y financieros. Hay que hacer un análisis de la cantidad de barcos que se reciben y la cantidad de furgones que se atienden, y luego pensar: ¿por qué usufructuar cuando se pudo invertir u obtener un financiamiento?

Resulta extraño que se haga esta figura de usufructo, que no ha sido un proceso transparente, porque nadie sabe quién es esta empresa de Barcelona, su margen de utilidad, si tiene capacidad de invertir. Por falta de transparencia es que otra vez hay más preguntas que respuestas y las respuestas que nos dan no son del todo satisfactorias.

¿TCQ no tiene el financiamiento todavía?

Marroquín: Contamos, dentro del contrato, con garantías de inicio y finalización de la obra. Hicimos un análisis de los estados financieros de TCQ y un respaldo de Transportes de Contenedores de Barcelona, que es una de las cinco empresas más grandes del mundo y manejan parte de los puertos de Barcelona, Valencia, Colombia y México.

¿Pero no tienen el diseño y tampoco disponen de dinero?

Marroquín: El contrato dice que tiene seis meses de plazo para el diseño. Solo para el estudio de suelo se deben invertir US$2.5 millones y no se puede hacer antes sin tener un contrato garantizado.

Además se dio suficiente tiempo para que todos analicen el contrato, se presentaron acciones jurídicas, pero hasta el momento ninguna ha prosperado. Es importante señalar que el hecho de que ellos lleguen a operar no significa que la portuaria no vaya a seguir operando contenedores.

¿Se habla de beneficios, pero beneficios para quién?

Reyes: Consideramos que son compromisos políticos que se tienen y se están pagando. Esperamos estar equivocados.

¿Podrían estar en riesgo las plazas de trabajadores?

Reyes: Lo que el interventor no explica es que cuando la tecnología se implemente la carga del 80 por ciento que ya operamos va a ser transferida a esa terminal.

¿Cuánto se espera recibir en el primer año?

Marroquín: En concepto de rentas va a ser más o menos US$1 millón al año. Ellos van a pagar US$10.50 por cada contenedor recibido.

¿Cuál es el análisis de las dos posturas?

Vásquez: La preocupación es que esto parece ser un fracaso anunciado. Esperamos que no, por el bien de la Nación.

/

Más noticias de Nacionales

Herramientas

Relacionadas

Tags

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.