Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

17/05/13 - 00:00 Opinión

PARALELO 30

¿Ahora qué toca?

Con un mal sabor de boca observamos lo que sucede en Guatemala a raíz de la sentencia a Ríos Montt. Lo último que se desea en el país es dividirnos a través de argumentos ideologizados y/o que descalifiquen a unos por sobre otros. Es importante que haya debate, que existan posiciones diversas, pero que se alivien las tensiones dialogando y encontrando acuerdos y puntos comunes para seguir construyendo. Descalificar de entrada a la “comunidad internacional”, a las ONG, a los activistas de derechos humanos, a quienes abogan por un país más sano,

SAMUEL PéREZ- ATTIAS

 justo e incluyente es una posición necia y un camino que debemos evitar todos/as.

Repetir las consignas de que “todos somos genocidas” es repetir ingenuamente una falacia a todas luces construida para manipular a las masas ignorantes.

Internacionalmente el país no es visto como paria, como se llegó a afirmar. Todo lo contrario. Los medios de comunicación, los/as ciudadanos e incluso inversionistas que conocen la historia de Guatemala estaban pacientemente esperando que la justicia se hiciera presente en el país y se reconocieran y castigaran las masacres de la guerra. De hecho, los inversionistas buscan en las agencias de evaluación de riesgo-país la calificación que les permita tomar decisiones de inversión. El concepto de genocidio no está dentro de los criterios de calificación de dichas agencias.

El juicio tiende, en todo caso, a favorecer la calificación del país por demostrar la capacidad institucional del sistema de justicia pese a las presiones políticas de una élite que concentra un fuerte poder mediático. ¿Que Guatemala se ve mal por declarar genocida a Ríos Montt? Mal se vería si las masacres e injusticias cometidas durante la guerra siguieran impunes. ¿Que falta juzgar a quienes cometieron masacres desde el lado de la guerrilla? También es cierto.

¿Qué nos toca como guatemaltecos/as de a pie, empresarios, maestros, obreros, amas de casa, campesinos y estudiantes?

Nos toca buscar la unidad más que la división. Nos toca desterrar, de una vez por todas, la discriminación y la exclusión social.

Es momento de buscar puntos en común, no de separarnos en bandos de “buenos o malos”. Toca seguir denunciando las injusticias que comete un poder concentrado que no representa ni a un 1% de la población y a quien le conviene que el país permanezca dividido.

Nos toca buscar la paz, no tolerar una sola muerte violenta más. No tolerar persecuciones políticas de ningún tipo, incluyendo los linchamientos mediáticos hacia personas o instituciones infundadas en cargas ideológicas o argumentos falaces.

Es tiempo de construir una Guatemala nueva, no de destruir lo que se ha estado germinando en los últimos 20 años. Ahora toca mantener la cordura, la sabiduría y la templanza en Guatemala. Retomar el camino del diálogo y no volver a la confrontación violenta.

Ya no más polarización violenta entre chapines, ya no más muertes violentas, ya no más descalificación o persecución. La gran responsabilidad de cada uno/a es construir una nueva página en la historia a partir de tantos años de muerte violenta, injusticia y sangre. A empezar a construir la paz. Eso creo que nos toca.

Más noticias de Opinión

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.