Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

09/08/13 - 00:00 Opinión

SIEMPRE VERDE

Aumentan los impactos

Llevamos años debatiendo sobre minería metálica, como si la entendiéramos. Seguramente algunos saben a cuánto está el oro en la bolsa, cuánto genera en impuestos o cuánto le toca a cada socio. Muy pocos, en el mundo, tienen conocimiento científico e integral sobre minería química moderna o hidrometalurgia tóxica: industria tecnológicamente sofisticada, peligrosa, tóxica, cara y compleja. Pero hay un aspecto sobre el cual se tendría que saber más: cómo afecta la salud humana.

MAGALí REY ROSA

El tema es poco investigado, por razones lógicas y más bien perversas. Hace menos de 50 años se empezó a triturar roca para sustraer y separar partículas microscópicas de interés, como las del oro, a gran escala. Es un hallazgo reciente que hay otras partículas microscópicas, que también resultan de minar —como los metales pesados— con el potencial de causar enfermedades terribles, como cáncer. Y no hay mucho dinero independiente disponible para financiar investigaciones científicas que asocien problemas de salud con las industrias más poderosas del planeta. En resumen: no hay mucho conocimiento sobre cómo afectan al cuerpo humano los metales a los que expone la minería moderna a quienes viven en zonas de explotación.

Hay menos conocimiento sobre el impacto acumulativo y combinado, después de exposiciones crónicas a mezclas complejas de estos metales, particularmente cerca de los lugares donde desechan los tóxicos, según el informe de un equipo de investigadores de la U. de Míchigan, coordinado por Médicos para los Derechos Humanos, Premio Nobel de la Paz 1997.

Realizado en 2010: Metales tóxicos y pueblos indígenas cercanos a la mina Marlin en el Altiplano de Guatemala: Exposiciones potenciales e impactos en la salud. ¿Alguien lo recuerda? Estuvo a cargo de dos expertos: Howard Hu y Hiladri Basú, doctorados en materias relacionadas. Uno de los hallazgos importantes fue que quienes vivían aguas abajo de la mina tenían niveles más altos de ciertos metales —mercurio, cobre, arsénico y zinc— en la orina.

La mina Marlin no lleva ni 10 años explotando; los impactos solo aumentan. Los científicos recomendaron, entre otras cosas, un riguroso estudio epidemiológico. ¿? (Silencio institucional). Las personas que viven río abajo de la mina Marlin siguen expuestas a una serie de metales que son potentes neurotóxicos, carcinogénicos y/o irritantes respiratorios. Esos tóxicos se siguen acumulando en los cuerpos frágiles y desnutridos de los niños y niñas, neonatos y embriones que viven en el área.

El embarazo y los primeros dos meses de vida son los períodos de mayor vulnerabilidad a los agentes tóxicos, particularmente a los que afectan neurológicamente el cerebro. Aquí, el sector minero y el Gobierno decidieron minar contra la voluntad del pueblo. ¿Se dan cuenta de que serán los responsables de esa tragedia que ya ha sido anunciada? ¿Quién se preocupa por la salud de los niños de las áreas mineras? ¿Por qué no indigna a la opinión pública esta situación? La mayoría de las áreas de concesión minera están en territorios indígenas y campesinos. ¿Guatemala es un país racista y clasista? ¿Nos consideramos superiores a estos calificativos? ¿Expondría usted a sus hijos a vivir cerca de una mina?

Más noticias de Opinión

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.