Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

02/02/13 - 00:09 Opinión

HACIA DELANTE

Buscando justicia

Nuevamente hemos visto venir a nuestra patria a juristas españoles que llegan a promover que se haga justicia en Guatemala.

JAIME FRANCISCO ARIMANY

Ellos se sienten muy salsas, queriendo encontrar culpables de una guerra sin cuartel que se libró en nuestro país hace más de 30 años, tratando de identificar como culpables únicamente a los que estaban gobernando; a quienes tocó enfrentar un tremendo desafío, ya que la Nación peligraba ante la posibilidad de caer en un sistema dictatorial populista, que mantiene a la mayoría de la población en pobreza, desmotivándolos a trabajar, al pagar a todos igual cantidad sin obtener beneficios por su creatividad y esfuerzo, lo cual podemos ver actualmente en varios países latinoamericanos, creando una dependencia que elimina la posibilidad de un cambio de gobernante durante decenas de años; si bien es cierto, esos gobiernos tienden a caer de una manera estrepitosa, tal como sucedió en los años ochenta en los países que formaban la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

El hecho de que hubo abusos y crímenes cometidos contra hombres, mujeres y niños no implica que las órdenes vinieran desde el jefe del Ejecutivo.

En estos momentos se está llevando al general Efraín Ríos Montt a los tribunales, acusado de haber autorizado y dado órdenes para que asesinaran a ciudadanos de todo sexo y edad en diferentes partes de la República.

Por justicia deberían ser llevados a los tribunales todos, todos, todos los que cometieron esos delitos, pero pretender a priori que la orden de cometer dichos crímenes vino de la jefatura del Gobierno se hace difícil de creer, especialmente cuando el gobernante de esa época tuvo antes de llegar al poder y después de ello una actitud de principios y un comportamiento que no concuerda con el hecho de mandar a sus tropas a cometer asesinatos.

Todos sabemos que al final los que decidieron la guerra fueron las patrullas civiles, gente de la misma gente, no fue una lucha de ladinos contra indígenas. Es por ello que el partido del general Ríos ganó posteriormente las elecciones en las zonas de mayor conflicto de una forma arrolladora, ya que, al final, la victoria la obtuvieron los habitantes de esos lugares, armados con armas pesadas para que no tuvieran los guerrilleros interés en llevárselas.

Los habitantes de esas zonas conocen y saben quiénes cometieron los crímenes que deseamos sean llevados a juicio, sean estos guerrilleros o soldados. Es a ellos a quienes debería llevarse a los tribunales primero, luego ir ascendiente en los rangos de mando, hasta llegar al que dio la orden, si es que la hubo, y no comenzar a pedir cuentas en el orden inverso, ya que es muy fácil equivocarse y cometer injusticias, tal como sucedía muchas veces en tiempos de la inquisición, en Europa y Latinoamérica, de lo cual salió el famoso dicho, al que lo juzgan en la inquisición, es como el gato en la chimenea, si no sale quemado, sale tiznado.

Más noticias de Opinión

Herramientas

Multimedia

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.