Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

19/11/12 - 00:00 Opinión

PUNTO DE VISTA

Comunas y militarización

Después de casi 14 años en el Gobierno, Chávez da señales de radicalizar el “proceso” a través de la anunciada modificación de la arquitectura del Estado, con la implantación del llamado Estado Comunal. Las comunas se convertirían en el nuevo poder local, un poder no electo, ni autónomo, verdadera dependencia del poder ejecutivo central, que debe reconocer su formación y además financia y aprueba sus proyectos. Las comunas serán dirigidas por personas cuyo mandato no proviene del elector, sino de su participación en asambleas.

SADIO GARAVINI DI TURNO

El claro objetivo de la implantación de las comunas es restarles funciones y recursos a las alcaldías y gobernaciones electas. El régimen también está planteando la constitución de los consejos de trabajadores para sustituir a los sindicatos independientes. Con la excusa de hacer participar a los trabajadores en la gestión de la empresa, los consejos de trabajadores serán sindicatos patronales en el sector público y órganos del Gobierno en el sector privado. Todo esto se parece, cada día más, a los sistemas comunistas implantados en la fenecida Unión Soviética y en Cuba. En la URSS, “todo el poder para los soviets” se transformó en la práctica en todo el poder para Stalin; igual pasó en Cuba, donde todo el poder se concentró en el comandante Fidel.

En democracia, las Fuerzas Armadas no pueden ser otra cosa que institucionales, profesionales y sobre todo apolíticas, porque tienen en custodia las armas de la totalidad de la nación, constituyen el brazo armado del Estado, que tiene el monopolio de la violencia legítima. Por tanto, obviamente, no pueden intervenir en la lucha política democrática, porque se convertirían en un partido armado, que usurpa el poder del pueblo, al utilizar, ilegítimamente, la fuerza de las armas.

La FAN, en Venezuela, se está convirtiendo en la guardia pretoriana del caudillo. La progresiva militarización de la sociedad y el Estado es uno de los objetivos fundamentales del gobierno de Hugo Chávez. Las Fuerzas Armadas padecen un constante adoctrinamiento ideológico-político. La administración pública, las empresas del Estado, el Servicio Exterior, las gobernaciones de estados y las alcaldías están siendo inundadas de profesionales militares activos o retirados. En las elecciones regionales del próximo 16 de diciembre, 12 de los 23 candidatos a gobernadores del partido de gobierno son militares, incluyendo varios miembros de la logia secreta que organizó los sangrientos golpes de 1992. A esto hay que agregar la instauración de las milicias populares, fuera de la línea de mando regular de la FAN y directamente dependiente del caudillo. Estas milicias no son otra cosa que el brazo armado del PSUV.

Los asesores cubanos en la FAN son verdaderos comisarios políticos del régimen. Las FAN respetadas y amadas por sus pueblos, son profesionales, institucionales, apolíticas y no deliberantes, como en todas la democracias civilizadas. La politización de la FAN en Venezuela conduce a la ineficiencia profesional y a la corrupción.

Más noticias de Opinión

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.