Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

29/11/12 - 00:00 Opinión

INDEPENDENCIA

¿Dónde está el cambio?

El argumento del tiempoy de brindar el beneficio de la duda a los nuevos gobernantes hemos de enterrarlo. No solamente porque después de nueve años de existir como partido y tres campañas políticas para alcanzar el Gobierno deben ser suficientes para tener un equipo de trabajo que llegue a sus puestos con conocimiento y capacidad de emprender y entregar soluciones, sino porque después de casi un año de ejercer, los resultados están a la vista. ¿Y la gestión por resultados? La evidente incapacidad que ha venido mostrando el nivel de ejecución presupuestal

JUAN CALLEJAS VARGAS

del equipo de gobierno evidencia que el problema no ha sido, no es y no seguirá siendo el acceso a recursos del Estado. Han tenido de sobra, por un nivel de recaudación fiscal mayor al de años anteriores y porque han logrado la aprobación de más deuda pública. Aprobación que lograda en su estilo y manera, genera grandes dudas porque contribuye a la perversión del sistema político.

La denuncia de actos de corrupción —en el menor de los casos, negocios poco transparentes— realizada desde algunos órganos como la Contraloría General de Cuentas, así como desde organizaciones de la sociedad civil y, puntualmente, algunos medios de comunicación y la oposición política, hoy concentrada, según estudios disponibles, en un solo grupo político; refleja con claridad que las cosas no han cambiado.

La propaganda estatal, mentirosa en la mayor parte de casos; los nombres de programas “marketizados” —todo seguro— y la expresada buena voluntad de hacer estudios e investigaciones profundas y seguir con ofrecimientos de difícil ejecución traslada al final una debilidad estructural en el equipo de gobierno, que suma a la realidad objetiva de concluir que nada ha cambiado y que de no rectificar, el 2013 puede ser aún más difícil.

El creciente nivel de conflictividad en torno al abordaje de temas estructurales se profundiza y se extiende al ámbito de la gestión de relación político partidista al eliminar totalmente el diálogo y la búsqueda de acuerdos nacionales entre grupos políticos. Temas estructurales se postergan o sufren rechazo de sus mismos votantes, tales como: desarrollo rural, explotación de recursos naturales y respecto del medioambiente, proyectos de privatización del sistema educativo, despenalización de la droga, eliminación de la desnutrición y pobreza, generación de más y mejores oportunidades para los jóvenes, reforma al sistema político, eliminación de la exclusión, marginación y discriminación con una agenda y política intercultural, así como la reforma del Estado.

Analistas de diferentes medios de comunicación expresan en un claro consenso que el tema de la creciente violencia y criminalidad siguen generando frustración colectiva en el país. El mismo ciudadano presidente, en un gesto de honradez intelectual que hemos de reconocer, declaró a la Prensa su sentimiento al respecto, no sin dejar de reconocer que el animal ha sido más grande y poderoso.

Nada ha cambiado y esto es recogido por un estudio realizado bajo diseño y trabajo de campo de técnicos no politizados y que en dos platos indica que en el imaginario nacional, la oposición política centrada en Líder y su conspicuo secretario general, Manuel Baldizón, cultiva ya este acelerado proceso de frustración. Un 69% de reconocimiento espontáneo y un 65% de la muestra que ya le ve como futuro presidente, son indicadores claros de cómo va el termómetro político en el país, situación que debe preocupar a algunos y alegrar a otros.

Más noticias de Opinión

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.