Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

13/05/12 - 00:00 Opinión

ESCENARIO DE VIDA

Descubrimiento maya

Un equipo de arqueólogos estadounidenses ha revelado en días pasados el descubrimiento de varios calendarios astronómicos mayas, y algunos que siguen las fases lunares que son supuestamente más antiguos que otros que se conocían. Según parece, el descubrimiento ocurrió en una casa excavada en el sitio arqueológico Xultún, en Petén. Los muros de las paredes conservan aún el color vívido original y están cubiertos de dibujos y jeroglíficos, con trazos grabados en piedra, con cálculos ligados a los ciclos del calendario maya.

POR VIDA AMOR DE PAZ

Según el arqueólogo de la Universidad de Boston William Saturno, que dirigió la excavación, se trata de un conteo ceremonial de 260 días del calendario solar de 365 días, y sus paredes nos hablan del ciclo anual de 584 días del planeta Venus y de 780 días de Marte.

Cada día se encuentran nuevas piezas del rompecabezas de la civilización maya que podrían llegar a contener datos más certeros. ¿Pero acaso los mayas no perfeccionaron su calendario con el tiempo? Lo cierto es existen muchos diferentes calendarios.

Las inscripciones del nuevo hallazgo parecen ser el intento de descifrar un gran problema matemático. Sin embargo, se supone que venía de aprendices, pues se dice que los inscribieron como si el muro hubiese sido una pizarra. Lo que no debemos olvidar es que el 13 era un número mágico para los mayas, y al hablar de los nahuales el número 13 es el más poderoso. El número trece, según Gaspar Pedro González, autor del libro 13 B´aktun, es el numeral más misterioso en su sistema matemático, pues representa los poderes, los atributos, y un nivel de superioridad de los seres que viven en diferentes planos del universo cósmico. Por otro lado, forma la base de los sistemas numéricos para contar el tiempo, como el K’atun, b’aktun, y otros. Según Gaspar, es comparable al concepto de “óptimo, máximo” del antiguo latín, especialmente cuando se encuentra en su más alto grado, como el Señor 13 Ajaw.

Don Gaspar nos habla de la presencia de las inscripciones de las 13 variantes de los números que se asocian a los dioses y muestran a los 13 seres divinos que ejercen su influencia en muchos niveles del mundo superior. Una confirmación de esto se encontró en el número 13 del Código de Dresden. Como sospechan algunos, quizás los ensayos en pared fueron simplemente eso: ensayos. No se puede negar que el numero 13 fue para los mayas el sinónimo de vida y simboliza las 13 articulaciones más importantes del cuerpo humano, los 13 “meses mayas” de la gestación, los 13 k’atunes del conteo K’atun, y todo coincidiendo con el término Oxlajun (13), que lleva el prefijo “ox” (3) y el número lajun (10).

Hallazgos como este son maravillosos, y solo el tiempo dirá qué connotaciones tiene, pero comprueba que los mayas no pensaban que se fuera a terminar el mundo en el B’aktun 13. Por el contrario, esperamos ansiosamente el 14 B’aktun, con el primer kin (día), del primer winal (mes), del primer tun (año), del primer K’atun (20 años) del siguiente B’aktun (400 años) y seguiremos con los planes de celebrar el 21 de diciembre del 2012, como el final del 13 B’aktun y cambio de la era maya.

Más noticias de Opinión

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.