Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

18/01/13 - 03:12 Opinión

Despenalización emerge otra vez

El controversial tema de la despenalización de drogas propuesto por el gobernante Otto Pérez Molina a pocas semanas de su mandato volverá a surgir la semana entrante, con motivo del anunciado viaje a Davos, Suiza, para participar en el Foro Económico Mundial que se efectúa en esa ciudad y en el cual el mandatario guatemalteco también se referirá a la situación de la desnutrición en el país, en lo que es la primera de dos salidas programadas a Europa; la segunda, para visitar al papa Benedicto XVI, al rey Juan Carlos y al presidente del gobierno español, Mariano Rajoy.

EDITORIAL

Aunque los temas de la reunión que tendrá lugar en Davos tienen relación especial con la economía y los factores sociales, y ese foro es uno de los más importantes del mundo en ambos asuntos, es un hecho que la sugerencia guatemalteca respecto de la despenalización de las drogas será uno de los puntos causantes de mayor interés, debido a que ha recibido cierto apoyo en México, Costa Rica, Panamá y Colombia, países que son víctimas de los efectos de la criminalidad derivada de las bandas de narcotraficantes.

El tema de la despenalización generó reacciones encontradas igualmente firmes entre quienes lo consideran una acción necesaria, en vista del fracaso de la llamada guerra contra las drogas, y aquellos que lo ven como una forma de rendición ante el poder de los carteles del narcotráfico y sus ramificaciones en muchas de las actividades comerciales y sociales legítimas.

El presidente Pérez Molina debe tener claro que, por un lado, las cifras de los gobiernos guatemaltecos en temas como la desnutrición son, por lo general, vistas con cierta desconfianza, y que, por el otro, la oposición de despenalizar la droga es compartida por algunos países importantes para Guatemala, entre ellos Estados Unidos, cuya reacción negativa ante la propuesta hecha el año pasado no dejó lugar a dudas acerca de la postura oficial del gobierno estadounidense, aunque quienes no la comparten tienen también criterios fuertes.

La posición guatemalteca en cuanto a este espinoso tema ha puesto en el tapete de las discusiones internacionales un asunto que afecta de manera directa intereses muy fuertes a lo largo de la ruta de las drogas, que se expande, de hecho, en todo el territorio de los países mencionados anteriormente. Puede considerarse positivo por esa causa y porque es defendible que haya sido la razón para poner al país y al actual presidente en el papel de alguien que considera, como lo hacen muchas personas, que existe necesidad de cambiar la estrategia desde sus raíces, porque todos estos largos años de confrontación no han solucionado el problema.

Por realizarse en Europa, el foro de Davos es un escenario donde es posible encontrar posiciones cercanas o complementarias a la idea de la despenalización, sobre la cual mucho se debe explicar. El presidente Pérez Molina ha decidido insistir en su propuesta. Debe entonces, ahora, estar preparado para defenderla, lo que constituye el primer reto del recién estrenado canciller Fernando Carrera.

Más noticias de Opinión

Herramientas

Multimedia

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.