Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

20/07/13 - 00:00 Opinión

A CONTRALUZ

Despilfarro en publicidad

CUANDO LA POBLACIÓN comienza a resentir la incapacidad de los gobernantes para sacar adelante al país, estos recurren al despilfarro de fondos con tal de maquillar su imagen con la ingenua idea de que de esa forma podrán contrarrestar la apabullante realidad. Ese es el caso de Pérez Molina, quien en tan solo 18 meses ha gastado Q121.5 millones en campañas publicitarias. Recuerdo cuando en la campaña electoral el ahora presidente criticaba a Álvaro Colom por derrochar en publicidad, y lo señalaba de inflar sus supuestos logros.

HAROLDO SHETEMUL

Sin embargo, ya en el Gobierno resulta que Pérez Molina ha resultado más gastón que el anterior mandatario. En sus primeros 18 meses Colom utilizó Q97.2 millones en propaganda, mientras que Pérez Molina lo supera con Q24.3 millones.

SEGÚN LA EVALUACIÓN oficialista, es necesario neutralizar las noticias sobre la ineficiencia de la administración de turno. Los gobernantes se sienten víctimas de una ola de informaciones que supuestamente no corresponden a la realidad de sus denodados esfuerzos. Esa sería la razón de que sus asesores le dijeran al mandatario la importancia de tener un programa en el que pudiera comunicarse con la población. Así surgió De frente con el presidente, cuyo objetivo sería contrarrestar la información negativa que proporcionan los medios independientes. A ello se agrega la reciente “visita de cortesía” que Pérez Molina hiciera a varios medios periodísticos, en la que no dejó de expresar su molestia por la visión crítica que algunos de estos tienen sobre su gestión administrativa.

DATOS DE GUATECOMPRAS señalan que este gobierno ha gastado Q67.5 millones en televisión. Esa erogación ha tenido sus frutos porque en noticiarios de la televisión abierta se transmite propaganda gubernamental como si fueran noticias. En radio se han ido Q24.4 millones, y en medios impresos, Q6.6 millones. Este es el gasto en propaganda que hace un presidente que pregona una política de austeridad debido a las limitaciones del presupuesto nacional. Es evidente que esa política de austeridad es solo otra de las ficciones del PP y que no funciona cuando se trata de hacerle creer a la población que su programa de gobierno es efectivo.

¿SERÁ QUE UN GOBIERNO necesita gastar tanto en propaganda? Si fuera una administración eficiente y cuyos frutos estuvieran a la vista, es claro que no requeriría despilfarrar fondos que provienen de nuestros bolsillos como contribuyentes. El problema de Pérez Molina es que en 18 meses no ha demostrado mayores avances en materia económica y seguridad, para mencionar solo dos áreas que afectan al guatemalteco de a pie. Esta semana Prensa Libre publicó los resultados de un sondeo en el que el 63.5% de los consultados califica de mala la gestión del Gobierno; el 9.9 la señala de regular y el 13.3, de buena. La función de la propaganda oficial es ir a contracorriente de esa opinión que cada vez se generaliza en la población de que a la administración patriotista le quedó grande el saco.

Más noticias de Opinión

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.