Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

03/01/13 - 00:00 Opinión

PERSPECTIVAS

Egoísmo erosionador

Uno espera que esas celebraciones de fin de año hayan servido para algo más que descansar, parrandear y compartir con los cercanos. Retomar la agenda con las pilas recargadas es parte del asunto, pero también lo es asumir lo que está por venir bajo condiciones distintas a las del año pasado. Lo que menos se quiere es repetir aquellos momentos que arrojaron saldo negativo. 2013 puede asumirse de mejor forma, si dejamos de lado la cuota de egoísmo y malas pasiones que han dominado los años precedentes. Muchos hechos humanos son dominados por el egoísmo.

RENZO LAUTARO ROSAL

Poco importa si ese ingrediente está en el ADN de las personas, o si se trata de una tentación permanente, que ejerce dominio sobre las vidas y sus actitudes. Lo que está claro es que el vínculo entre egoísmo y búsqueda permanente del poder forman una combinación lamentable, pero común y dominante.

2013 iniciará bajo esa marca y es deseable que para enfrentar las situaciones que dominarán el escenario los sectores sedientos de poder cedan un poco en esa orgía imparable; de lo contrario, las complicaciones florecerán.

2012 cerró bajo equilibrios forzados al máximo. Las constantes máscaras que artificialmente fabrican los mercenarios del poder encubren rostros desfigurados que se pretenden esconder. En este nuevo año es indispensable tomar el rábano por las hojas. Nada de propuestas que deformen lo que ya es precario para forzar a creaciones artificiales que terminan en globitos y fantasías.

En el año pasado y los anteriores se han fortalecido condiciones para que las aguas resulten más turbias que al inicio. Dos ingredientes especiales se han potenciado, con especial fuerza; elementos hacia los cuales debe volcarse la atención y las voluntades para que el balance al final de los 12 meses que inician sea distinto:

1) Reforzar las capacidades de diálogo social. Las reformas a la carrera magisterial y a la Ley de Minería para abordar la conflictividad socioambiental que está al centro de los proyectos hidroeléctricos y de minería son dos temas que dominarán los siguientes meses. Pensar que esas expresiones de volatilidad se podrán disuadir como se intentó el año pasado resulta en un total absurdo. Dialogar es también negociar; implica a un colectivo de instituciones públicas, actores económicos y sociales, y no solo a una oficina que ha venido ejerciendo como primera línea de fuego, sin mayor posibilidad de decisión real. Aislar las prácticas egoístas implica que dependencias públicas dejen de operar como si fueran apéndices de las empresas interesadas en hacer valer sus intereses; implica operar sin despreciar a las contrapartes;

2) Aislar a los intermediarios, a aquellos que impiden ver las ventanas de oportunidad; y solo se interesan para ganar terreno y convertirse en necesarios. Vividores de las penas de los otros, interesados en complicar lo que ya es difícil. Ese tipo de especímenes, más comunes de lo que se quisiera, deben salir de la foto para que el ingrediente anterior prospere. No interesa dar vuelta a la página, sino cambiar de libro.

Más noticias de Opinión

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.