Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

12/04/13 - 00:00 Opinión

SIEMPRE VERDE

Fiebre de oro

La minería metálica genera conflictos muy serios en Guatemala. Pero de admitir eso a afirmar que quienes se oponen a la explotación metálica son terroristas hay un abismo de irresponsabilidad. Me voy a referir a un programa que presume ser de periodismo investigativo en TV, por grotesco, pero no único ejemplo de ciertas tendencias que recuerdan la época del conflicto armado. Por el aparente escaso nivel profesional e intelectual de la periodista y la poca credibilidad que pueda tener un programa tan ridículo,

MAGALí REY ROSA

no debería darle importancia; pero las acusaciones que hace son tan peligrosas que no pueden dejarse pasar sin responsabilizarla de las posibles consecuencias. La presentadora, tan especial que viste como minera, trata de crear la impresión de que quienes se oponen a la minería son gente violenta, delincuencial y terrorista.

Reporta sobre San Rafael Las Flores como si todos los conflictos mineros fueran como el que allá se desarrolla, cuando ese tiene características muy propias. A través de entrevistas a trabajadores de la minera trata de crear la impresión de que toda la población está feliz con la explotación. Califica a los que no están de acuerdo de turba violenta; y asegura que, desde que empezaron los conflictos por minería, se ha visto la vinculación de quienes resisten con mareros y gente armada.

Acusa a organizaciones ambientales de recibir dinero de donantes internacionales para proteger a delincuentes. Incrimina a la “Conferencia Pastoral Episcopal” (que no se llama así, sino Comisión Pastoral Paz y Ecología de San Marcos) por aclarar que los hechos violentos que se dieron en San Rafael Las Flores se suscitaron entre empleados de la mina, y no fueron, como ella afirma vehementemente, los violentos vecinos descontentos con la mina. Talvez esta señora (que no tuvo empacho en poner a un achichincle a llamar por teléfono y —sin advertir a los interesados— grabar las conversaciones) no es consciente de su falta de ética periodística, ya que publicó las “entrevistas” telefónicas en su programa. Talvez por ignorancia ataca de forma tan vil a quienes no quieren vivir cerca de una mina, defiende tan apasionadamente la minería metálica; y miente, afirmando categóricamente —por ejemplo— que “las empresas se encuentran totalmente desarmadas”.

El Gobierno y el sector minero son los mayores responsables del conflicto por minería metálica, al pretender imponerla a la fuerza. Los pueblos resisten ¡porque es muy peligrosa! Generalizar es malo: ni todos los que resisten a la minería son pacíficos ni todos los que la defienden son pagados. ¿O sí? Si queremos terminar este conflicto tenemos que ser muy cuidadosos.

Como antiveneno a tan lamentable manejo de información, recomiendo —en especial a la investigadora aludida— ver Fiebre de Oro, excelente documental hecho por un equipo norteamericano, en el que se muestra cómo “trabaja” Goldcorp en Guatemala y presenta análisis de expertos de diferentes partes del mundo, que pueden ayudarnos a comprender que la plaga de codicia que produce el oro no afecta exclusivamente a Guatemala. Fiebre de Oro inaugura este año la IV Muestra de Cine Internacional Memoria, Verdad y Justicia, el jueves 18 de abril, Teatro Nacional, a las 18 horas (http://www.memoriaverdadjusticiagt.com/).

Más noticias de Opinión

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.