Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

06/02/13 - 00:00 Opinión

ECLIPSE

Flexibilidad laboral

La mayoría de diputados(as) se están ganando a pulso la animadversión de varios sectores sociales, pues en ese recinto de indolencia el tiempo pasa, los cobros de salarios, de viáticos y comisiones, según el caso, se hacen efectivos, el descaro prevalece y el trabajo parlamentario sigue aletargado, hasta que la negociación política logre que los diputados renuentes a desempeñar sus cargos con eficiencia y eficacia atiendan una de sus funciones principales: legislar. Cuando el milagro que sacuda el letargo congresil suceda

ILEANA ALAMILLA

y el paquete de leyes que el presidente de la República entregó el 15 de enero al señor Pedro Muadi, presidente del Congreso, entre a discusión, hay que estar alertas. Entre esas iniciativas se encuentra la de promoción de inversión y empleo, que busca motivar a las empresas para que inviertan y generen empleo formal en los departamentos, así como la normativa de inclusión laboral, que permite a las empresas la contratación de personal por hora, y no como lo establece la ley, una jornada diaria de ocho horas. Estas iniciativas seguramente provocarán otra controversia legal y social, porque la contratación a tiempo parcial ha sido cuestionada por distintos sectores.

Nadie puede oponerse a que se impulse la inversión para generar condiciones favorables al desarrollo. No puede imaginarse una que haya resistencia a la promoción de empleos y, por supuesto, ansiamos el desarrollo del país y las oportunidades para las mayorías. La inversión extranjera también es deseable. Sin embargo, hay ciertas condiciones que deben prevalecer en aras de la equidad y la protección a la clase trabajadora.

Desde China y al concluir la VI Cumbre Empresarial entre ese país, Latinoamérica y el Caribe, la Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena, en octubre del año pasado declaró que “debería evitarse que América Latina trate de atraer inversión de otros países como China, basando su competitividad en la precarización del empleo y no en políticas de industrialización”.

Agregó otros elementos que también nos interesan. Dijo que cuando la gente sale de la pobreza, eso dinamiza la economía, que hay que igualar para crecer, que los países latinoamericanos deben evitar dejarlo todo en manos del mercado, que no podemos sacrificar a los trabajadores de la región en aras del capital, que debemos buscar un balance mucho más claro entre el capital y el trabajo que lleve a una mayor distribución de la riqueza y que impulse el consumo y la economía.

Algunas reacciones provocaron esas iniciativas del Ejecutivo. Jonathan Menkos, economista del Icefi, dijo que impulsar la competitividad y la inversión no se hace flexibilizando el empleo ni reduciendo el pago de impuestos, se hace mejorando la calidad de la salud, la educación y reduciendo la desnutrición. Edwin Ortega, dirigente de la Federación Sindical Obrero Campesina, prevé conflictos si se impulsa la contratación por tiempo parcial.

El argumento de algo a nada no es válido. El salario justo es lo que puede garantizar la vida digna.

Más noticias de Opinión

Herramientas

Multimedia

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.