Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

05/03/13 - 00:00 Opinión

DE MIS NOTAS

Dos Guatemalas

La marufia bajo la mesa, la mordida sobre el mantel, el sobreprecio de la obra, el voto legislativo comprado, el cheque para el candidato, el reo que sale a visitar traidas, los fiscales y jueces penetrados por ideología, amenaza o plata; el policía asaltante, los alcaldes corruptos, el niño sicario, el contrabando a plena luz del día, los corredores secretos del aeropuerto, los negocios turbios de los altos funcionarios, las aduanas dominadas por las redes, el criminal liberado por las fallas del sistema de justicia. La lista es grande.

ALFRED KALTSCHMITT

Esa es la Guatemala de hoy. Y a la par, superpuesta, también coexiste la otra Guatemala. La Guatemala de la gente honrada, trabajando para mantener a esa otra prostituida. La Guatemala luchando contra la corriente, rompiendo viento, tratando de sobrevivir la ineficiencia, la corrupción, la inseguridad. Es una mayoría silenciosa, levantándose todos los días para trabajar y producir, tratando de hacer las cosas bien. De criar a sus hijos y proveerlos de techo, comida y educación. Un sacrificio cuesta arriba, cada día más empinado.

En un país de tantas necesidades el desperdicio es un pecado mortal. No digamos el robo descarado. Duele leer en los titulares, que el Estado esté pagando un subsidio de Q343 millones a los empresarios del transporte. En efecto, a cada uno de los dos mil 929 buses se les paga un subsidio mensual de Q7,193. Sin embargo, una investigación de Acción Ciudadana detectó que solo 47% o mil 259 unidades estaban en circulación. Las otras mil 670 son fantasmas. Estamos hablando de un subsidio de Q7,193 mensuales para dos mil 929 autobuses. De estos, el 43 por ciento está circulando, o sea mil 259. Los otros mil 670 son fantasmas. Q12 millones mensuales que no deberían pagarse, pero el problema es que “la gran debilidad de este sistema de transporte público es que no le pertenece al Estado pero funciona con recursos del mismo. No hay controles de cómo se distribuye el subsidio y no existe forma de verificar si la cantidad de buses realmente circulan en las calles”, señala Marvin Flores, de Acción Ciudadana.

La gran falla de este sistema es que esos millonarios recursos deberían estar utilizándose en la construcción de nuevos ramales del Transmetro, como el ramal Roosevelt y el ramal de la zona 6, recién iniciado. Fue un enorme error político del Gobierno de Colom haberse prestado a aprobar el Transurbano. Definitivo. Hubo una danza millonaria tras bambalinas y eso ahogó todo el enfoque lógico de seguir expandiendo el Transmetro. Hasta la fecha no se entiende por qué la Municipalidad de Guatemala no se opuso vehementemente a tal proyecto, sabiendo que el Transurbano en realidad era una canibalización del Transmetro.

Cinco años después es evidente que el transporte rojo, con todo y Transurbano encima, es un grave error que esconde millonarios fraudes. Lo peor es que es el pueblo más necesitado el que tiene que pagar hasta Q7 diarios adicionales por el atraso en la construcción de los nuevos ramales del Transmetro. Las consecuencias son enormes: pérdidas en contaminación ambiental y la pérdida de horas hombre por atrasos debido a las congestión vehicular.

Guatemala es una ciudad con el crecimiento urbano más alto de Centroamérica. No podemos darnos el lujo de detener la planificación ordenada de su transporte público. El resultado es el caos que tenemos.

Siempre, a la hora de encontrar la causa de cualquier problema en Guatemala, invariablemente nos encontramos con la corrupción como el origen principal. Lo que más duele es que tenemos los recursos, pero se tiran a la basura. Con ese horizonte tan negro de falta de transparencia nos encontramos con una creciente demanda de impuestos para un también creciente presupuesto nacional de la Nación.

Con semejante corrupción y mal uso de los fondos públicos, no hay presupuesto que aguante.

Más noticias de Opinión

Herramientas

Videos

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.