Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

18/11/13 - 00:55 Opinión

PLUMA INVITADA

Investigaciones

Las autoridades responsables de la seguridad del país, por supuesto, de la investigación, persecución, capturas, allanamientos, consignaciones, procesamientos y condenas en contra de tanto pícaro que anda suelto, favorecido o no, que no gusta vivir en paz, parece haber dado un buen giro en su compromiso y responsabilidad de ofrendar un poco de tranquilidad a la ciudadanía, cansada de tan angustioso vivir, lo cual le permite soñar con un mejor futuro, alcanzar la anhelada paz, ausente injustamente desde hace varios años.

JAIME CóRDOVA PALACIOS

Durante los últimos meses le han dado contundentes golpes a la inseguridad, criminalidad, narcotráfico, abuso sexual y tantos otros flagelos que sufren inmisericordemente los guatemaltecos y hermanos extranjeros honrados que viven en nuestra patria. Estas acciones deben ser resaltadas, pues como críticos tenemos el deber de destacar lo bueno y condenar lo malo.

Ojalá que las autoridades competentes continúen aplicando este sistema investigativo científico, con valioso apoyo civil, imponiendo valor, seriedad, responsabilidad, imparcialidad y exponiendo sus propias vidas, porque su delicada función así lo exige, como hay tantos ejemplos registrados que también lamentamos. Importantísimo no acusar a inocentes. La tarea no es fácil, pues la guerra está abierta por parte de los criminales.

A diario continúan los asesinatos de muchos guatemaltecos, niños, mujeres y hombres, buenos y malos, porque esa es la verdad. Hay quienes buscan la muerte por andar en malos caminos y dañar al prójimo, y quienes no, son cándidos fortuitos de la inseguridad aprovechada por las hordas de salvajes. El país está envuelto en un manto de constante temor, incertidumbre y luto, desde hace muchos años, al grado que el pueblo conmovido casi está sin aliento, débil, atrapado, pero sin perder la esperanza de alcanzar un prodigioso cambio, en un tan anhelado horizonte de paz.

El lejano departamento de Petén, se llama así, simplemente Petén, no el Petén, como a diario lo pronuncian equivocadamente algunos conductores de radio y televisión, especialmente de programas noticiosos, deportivos, gubernamentales, profesionales, civiles o de análisis y crítica, así como por educadores, diputados, jueces, ministros, entrevistados, oficiales de Policía, profesionales diversos y demás personajes relacionados con la colectividad. El mal uso del idioma daña el aprendizaje de niños, niñas, jóvenes, adultos y estudiantes de diversos niveles educativos.

Riesgo bancario. Constantemente los cuentahabientes reciben curiosas y molestas llamadas telefónicas de personas interesadas en ofrecerles tarjetas de crédito, débito, combustibles baratos y otros productos: “Hablo con el señor Francisco, usted tiene muy buena referencia bancaria, vive en la 3a. calle 9-00, su teléfono es el 760... y trabaja en tal empresa. Estos datos deberían ser secretos, pues constituye un grave peligro para la seguridad personal de quienes con sacrificio, principalmente, tienen depositados sus ahorros en los bancos. ¿Quién proporciona esta información?

Más noticias de Opinión

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.