Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

03/01/11 - 00:00 Opinión

Invitado por AJO

Fui invitado a un convivio de los profesionales de la medicina odontológica por mis amigos Drs. Iván Rodríguez Gramajo y Manuel Azmitia, al Jardín Botánico Maya, ubicado en la avenida Simeón Cañas, de esta capital.En dicho lugar está la sede de la Asociación de Jubilados de Odontología (AJO). Me quedé sorprendido de este lugar privilegiado, donde se cultivan plantas medicinales que usaban los mayas.

LEONEL GUERRA SARAVIA

Fui invitado a un convivio de los profesionales de la medicina odontológica por mis amigos Drs. Iván Rodríguez Gramajo y Manuel Azmitia, al Jardín Botánico Maya, ubicado en la avenida Simeón Cañas, de esta capital.

En dicho lugar está la sede de la Asociación de Jubilados de Odontología (AJO). Me quedé sorprendido de este lugar privilegiado, donde se cultivan plantas medicinales que usaban los mayas. Muchos años pasé por el lugar a la feria de Jocotenango y no supe de ese jardín botánico. En la reunión de dicha asociación me encontré con muchos compañeros de trabajo y otros vecinos de estudio, debido a que hace muchos años, cuando estudiaba para ser médico, la Facultad de Odontología y de Medicina estaban vecinas, en la 2a. avenida y 13 calle de la zona 1.

Iván, con mucha modestia y gran sabiduría, nos invitó a recorrer ese amplio lugar, lleno de vegetación, incluso con trabajos arquitectónicos sobre la Luna, la serpiente y otros recuerdos que dejaron nuestros antepasados. Fue explicándonos el Dr. Iván sobre las cualidades de las plantas vegetales que allí se encontraban. Nos explicó que la medicina maya se practica en cada región del país, de una forma particular; sin embargo, a pesar de las diferencias que puedan presentarse, comparten aspectos que de cierto modo hacen similar esta práctica: el origen, las causas y el tratamiento. Para los mayas, el origen de los males y las enfermedades estaba íntimamente relacionado con los aspectos morales y religiosos.

El Dr. Iván nos explicó que el champú de sábila se usa para darle brillo, fortalecimiento al cabello, y evita la caspa; el de caoba es para la caspa seca, hongos e infecciones en el cuero cabelludo; el de chichibe se usa especialmente para evitar la caída del cabello y le da fortalecimiento. La crema de sábila, para tratar manchas de sol, barros y espinillas; la de rosas se usa para tratar arrugas, ojeras y manchas en la piel; la de mentol es para relajar los pies cansados y dolores musculares; la de eucalipto es para problemas respiratorios; la de manzanilla, para cicatrizar heridas y manchas en la piel; la de caoba, para hongos, piel irritada, heridas y granos. El ixcanan, para cicatrizar heridas y granos; el azufre, para barros, espinillas, heridas y granos.

Las cápsulas de timbuque, para tratar a personas con diabetes; bálsamo de pimienta, para dolores musculares, golpes, calambres y dolor de muelas.

Además nos mostró espinosilla, hierba del negro, apazote, trompetilla, tronador, hierba del sapo, laurel, avena, pino, quiebramuelas, entre otros productos. Hizo énfasis en el tratamiento que usaban para el dolor de muelas, infecciones de las encillas, afirmamiento de la dentadura, analgésico y para aflojar una pieza dentaria antes de extraerla, etcétera. Al final nos dijo que esto lo apoyaban los textos del Chilam Balam y el Popol Vuh.

Después del largo y ameno recorrido nos reunimos con todos los odontólogos jubilados, quienes durante el almuerzo fueron conversando sobre el momento político que vivimos. Recordamos momentos agradables de nuestra época estudiantil y conversamos sobre algunas experiencias de la vida profesional. Surgieron las guitarras, y los jubilados, con mucha maestría las hicieron sonar. Las voces presentes corearon las canciones de nuestra vida sancarlista estudiantil. Como cosa curiosa, algunos de los presentes fueron sus autores musicales.

Más noticias de Opinión

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.