Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

08/02/13 - 00:00 Opinión

PARALELO 30

John, el motivador (I)

John, el motivador de moda, twiteó que se sentía honrado de aparecer en la portada de prensa. No agradecía a su dios, no mencionaba lo conversado con el presidente ni habló de su misión. El mensaje fue mercadológico. Nada de malo para quien se gana la vida vendiendo sus ideas como pastor y motivador empresarial. Créame, esto va a funcionar, dijo en la entrevista con PL. Nada de malo en motivar a los chapines. Sin embargo, escépticos que somos algunos, nos preguntamos cuáles son los objetivos medibles del éxito de su empresa

SAMUEL PéREZ- ATTIAS

bajo la realidad imperante en el país: siete de cada 10 niños indígenas, cristianos o no, padecen desnutrición crónica. La educación promedio es de 4.5 años de primaria, 53% viven en pobreza y subyace un racismo y discriminación estructural entre chapines. Pesimistas u optimistas, esa es la realidad. Los indicadores ayudan a entender la norma y las condiciones de vida del guatemalteco promedio, no de las excepciones.

Sin embargo, da la impresión de que la teoría prevalente en el Gobierno y en la élite empresarial de por qué estamos como estamos es que la culpa de la desnutrición y del subdesarrollo es que no creemos en nosotros mismos, porque la actitud hacia la vida es pesimista y/o porque en el país no adoptamos los valores cristianos estipulados en el plan que John trae bajo la manga. “No venimos con respuestas, sino primero a aprender y escuchar.” Dijo John en su entrevista; sin embargo, al revisar su página web, sí existe un objetivo y una serie de acciones que su misión explica en el documento llamado Los 7 torrentes de influencia.

La solución que propone el documento se basa en una estrategia fundamentada en siete pilares: En educación, por ejemplo, la “revelación de dios” debe abrirse paso por sobre la educación racional, crítica, liberal y humanística. Sobre las artes, dice el plan que tanto las artes como los deportes y el entretenimiento han sido capturados por “el enemigo”, por lo que debe ser liberado para darles espacio a los artistas cristianos. En cuanto a los medios, los reporteros hablarán poderosamente sobre los valores y principios de Dios. En cuanto al Gobierno, debido a que muchos cristianos han abandonado la política, se considera a la misma como “del diablo”(sic). Le recuerdo a John que el general que está siendo juzgado por genocidio, así como el expresidente exiliado en Panamá, fueron grandes predicadores cristianos.

El liderazgo religioso deberá reconocer que toda la verdad viene de “la Iglesia” (sic) como el pilar de la sociedad. Es decir que la solución, según la hipótesis de John, es que debemos enfocar al país hacia una visión única basada en la fe y valores de una religión única: la cristiana Pentecostal. La realidad es que los indicadores mostrados son la consecuencia de una deficiencia estructural del Estado de garantizar condiciones mínimas de una ciudadanía sana, mínimamente desarrollada y de una democracia funcional. El cambio de esa realidad se fundamenta en la acción política. El optimismo motivacional radica en tener fe en que todo cambiará solo con creerlo y adoptar una religión única en el país. (continuará)

Más noticias de Opinión

Herramientas

Videos

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.