Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

29/01/13 - 02:58 Opinión

Juicio histórico contra Ríos Montt

El juicio por genocidio al que será llevado el general José Efraín Ríos Montt, y que fue decidido ayer por el juez Miguel Ángel Gálvez, del Juzgado Primero B de Mayor Riesgo de la capital guatemalteca, está llamado a ser uno de los más difíciles de la historia jurídica del país, porque es imposible evitar las presiones de numerosos sectores sociopolíticos, tanto nacionales como extranjeros, con el objetivo de lograr un veredicto que concuerde con sus criterios e intereses.

EDITORIAL

Es válido afirmar que, independientemente del resultado del juicio, el hecho de ser realizado es positivo para el país, y no se escapa de tener peculiaridades únicas, como es el hecho de que el defensor del ex jefe de Estado y político sea alguien que perteneció a la guerrilla. Si bien faltan algunos detalles técnicos, el comienzo del juicio será pronto, y con ello nuevamente será puesto en el banquillo de los acusados el propio sistema legal del país.

Los criterios principales en este caso se refieren a la posibilidad de que las masacres ocurridas en el área ixil y otros territorios guatemaltecos con alto porcentaje de población indígena encajen en el concepto de genocidio, que es la eliminación de una etnia. Por la defensa, uno de los principales argumentos es que quien gobernó al país entre 1982 y 1983 no tenía conocimiento de las matanzas. En ambos casos, es tarea de los abogados acusadores y defensores, respectivamente, convencer con sus argumentos al juez.

Entre los criterios que saldrán a este juicio se encuentra el de la prevalencia de valores, como el respeto a la vida humana, que deben mantenerse con independencia de factores de ideología o de la realidad de un enfrentamiento bélico. El área ixil fue escenario de algunas de las confrontaciones más directas entre el Ejército y sus adversarios. Desde tiempos de la Conquista, se trata de una región en la que los españoles no pudieron someter con facilidad a los habitantes.

Otra forma de pensar es que los delitos de este tipo tienen una gravedad tal que no se puede permitir que prescriban, pues hacerlo sería una inmerecida decisión y un insulto a la memoria de los muertos y a los familiares sobrevivientes. Esa es la línea de pensamiento existente en las fuerzas secretas de Israel en referencia a los criminales de guerra nazis, perseguidos implacablemente por todo el mundo.

Ríos Montt decidió tomar medidas políticas. Cerró su partido Frente Republicano Guatemalteco para fundar, este fin de semana, el Partido Republicano Institucional, con el objetivo de separar a su propia agrupación política de varios efectos negativos, entre otros, haber sido el partido que llevó al poder a Alfonso Portillo.

En los juicios de alto contenido político e ideológico, como este, la más importante tarea de quienes participan directamente es dejar que el sistema legal funcione sin contratiempos. Deben estar preparados para un veredicto final que alegrará a unos y enojará a otros. Por ahora, el elemento positivo es la medida de permitirles a los tribunales decidir el destino del acusado.

Más noticias de Opinión

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.