Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

11/04/14 - 00:00 Opinión

IMAGEN ES PERCEPCIÓN

Luna de sangre

El próximo 15 de abril podrá visualizarse un eclipse total de Luna, de acuerdo con la información anunciada por la Nasa, será todo un espectáculo. La cara lunar se torna roja mientras el eclipse se desarrolla -llamada luna de sangre en la antigüedad. Esto debido a la refracción de los rayos solares en la atmósfera terrestre. Este eclipse es el primero de cuatro que se esperan. El próximo ocurrirá el 8 de octubre 2014, luego el 4 de abril 2015, y el último, el 28 de septiembre 2015. Este fenómeno es conocido como tétrada —es decir, una serie de cuatro

BRENDA SANCHINELLI IZEPPI

eclipses lunares totales consecutivos que ocurrirán en intervalos de seis meses—. Esta tétrada es la segunda que se espera en este siglo, la primera ocurrió entre el 2003 y el 2004. Y la próxima ocurrirá hasta el 2032-2033. Y podrá ser perfectamente visible en América del Norte, y el occidente de América del Sur.

En el libro Cuatro lunas sangrientas: algo está a punto de cambiar, de John Hagee, se advierte de que la tétrada es la marca del Apocalipsis escrita en la Biblia. El autor escribe que cuando se trata de señales en la Tierra como hambre, maldad, pestes y guerra, ya la humanidad las ve como problemas de siempre, pero cuando hay señales en el cielo tienen un significado divino. Su argumento es que en los últimos 500 años, los tres eclipses lunares totales se produjeron en el primer día de la Pascua. Y están conectados con hechos en la tierra relacionados con el pueblo judío.

1492: el último año de la inquisición española, cuando los judíos fueron expulsados de España.

1948: proclamación del Estado de Israel.

1967: inicio de la Guerra de los Seis Días.

Por ello hace énfasis que estas señales apuntan a la segunda venida de Jesús. “El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes de que llegue el día grande del Señor”. Joel 2:30-31

Debo mencionar que para las religiones monoteístas más grandes del mundo, sobre todo para el cristianismo, la segunda venida de Jesucristo es un hecho que se espera desde hace más de dos mil años. Muchas de las profecías de las que habla la Biblia se han cumplido ya, ante el asombro de muchos, mas la parusía sigue siendo la reina de todas las esperas.

A la luz de estos acontecimientos apocalípticos, sería sensato buscar la verdad, no haciéndose un religioso más, sino estableciendo una relación íntima con Dios, certificada por el amor hacia el prójimo, aprovechando bien y prudentemente el tiempo, porque los días que vienen son de gran angustia. Ya que el mismo Jesús dijo: “Que nadie los engañe, porque vendrán muchos en mi nombre y harán grandes maravillas, pero el día y la hora, nadie lo sabe, solo mi Padre que está en los cielos”. Aunque teológicamente ya estamos viviendo el “final de los tiempos”, podría ser hoy mismo si usted muere ahora.

Por lo tanto, el deber de cada ser humano en este mundo es estar vigilante, en búsqueda de una verdad que trasciende a religiones o personas, investigando la razón de nuestra propia existencia y procurando una relación directa con Dios, porque un día todos daremos cuenta de nuestro actuar en este mundo.

Imagen_es_percepcion@yahoo.com

Más noticias de Opinión

Herramientas

Videos

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.