Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

07/07/13 - 00:05 Opinión

ESCENARIO DE VIDA

Mensaje al presidente

La virtud de todo presidente constitucional es escuchar a su pueblo y atenderlo a cabalidad. En ocasiones existen presidentes que fallan en hacerlo, pero en otras acceden y es cuando se dan pasos cuánticos para enfrentar la crisis de un país.

VIDA AMOR DE PAZ

Es por ello que cuando los problemas se tornan enormes, el presidente requiere de sugerencias y es cuando grupos organizados de la Sociedad Civil entran en la jugada.

Desde hace más de una década, organizaciones de la Sociedad Civil que conforman el Foro Guatemala (FG) —coordinado por Usac y URL—, junto a organizaciones de derechos humanos, justicia, medioambiente, académicas y gremiales, contribuyen con la forma de resolver temas que afectan a Guatemala. Entre los diversos temas planteados por el presidente Otto Pérez Molina, FG ha visto la imperante necesidad de que se atienda el Sistema Nacional de Consejos de Desarrollo para que llegue a cumplir satisfactoriamente su función constitucional. Esto es imperante, pues hoy en día los consejos comunitarios y municipales no parecen sentir que están siendo atendidos, ya que sus propuestas e iniciativas casi nunca llegan a ser analizadas, ni incorporadas en decisiones de políticas públicas, o en presupuestos de obras.

Por ello, FG siente que para atenderlos y para evitar la conflictividad los consejos de desarrollo deben sentirse más apoyados con visitas de alto nivel que sirvan de interlocutores válidos para sus planes.

Lastimosamente, no todos los gobernadores poseen liderazgo, sensibilidad y conocimiento de la problemática integral del departamento a su cargo. Otros tienen la capacidad, pero no poseen la posibilidad de comunicarse directamente con los integrantes del gabinete de gobierno. Otros no gozan del respeto y la credibilidad necesarias para intervenir en situaciones de orden interno. Esto debe cambiar.

Veamos la problemática a nivel regional. Los consejos tienen asignadas más de 300 personas que son financiadas con recursos públicos, y aunque muchos de sus delegados institucionales tienen conocimiento de las dinámicas territoriales y conexión con el tejido social, no siempre encuentran el apoyo político necesario para que su experiencia y conocimiento sea valorado y tomado en cuenta. Así no funciona.

Mientras tanto, la conflictividad crece y la demanda debiera ser que se atienda el espíritu del Sistema Nacional de Diálogo, vinculándolo con el Sistema de Consejos a manera de apoyo para la prevención y atención de conflictos. Si no hay diálogo, la conflictividad seguirá como un cáncer que se propaga. La ciudadanía debe sentir la seguridad y la percepción de que existe una institucionalidad pública que se interesa y compromete con sus aspiraciones y demandas. ¿Qué debemos hacer?

FG ha identificado los departamentos con mayor conflictividad: Alta Verapaz, Huehuetenango, San Marcos y Quiché, por lo que está comprometido a aportar experiencia, para la prevención y atención de una conflictividad social que no favorece el fortalecimiento de la democracia, del respeto a los derechos humanos y del desarrollo integral de Guatemala. Sr. Presidente, las propuestas ya están en su mesa. Confiamos en que usted haga viables las soluciones.

Más noticias de Opinión

Herramientas

Videos

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.