Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

01/02/13 - 00:00 Opinión

DE MIS NOTAS

La Migra en el Norte

“¿Ya vio la noticia hoy sobre los inmigrantes?, me preguntó una de las empleadas del hotel en donde me encuentro en Georgetown, Washington DC. “Parece que esta vez todos están de acuerdo en pasar la ley para legalizarnos”, dijo, con cierto aire de alegría y un dejo de sospecha. Ana es una de los 11 millones de migrantes ilegales que trabajan en Estados Unidos con documentación falsa. Es un sistema calificado por muchos de hipócrita, que se hace de la vista gorda a sabiendas que sin la mano de obra migrante la columna vertebral de la economía

ALFRED KALTSCHMITT

—agricultura, sector de servicios y de la construcción— no podría sobrevivir.

“El día que no tengamos la mano de obra agrícola todo lo que ves aquí se viene abajo. Los gobiernos locales, estatales y federales lo saben”. Me aseguró, hace un tiempo, Del Wisdom, un agricultor muy exitoso del valle de Tri City, en el estado de Washington. “Y esas redadas dispersas y deportaciones fueron creadas para manejar los desbordes de la demanda”. Agregó. En el 2012 más de 411 mil fueron deportados.

Según la ley actual, todo empleador debe verificar los números de Seguro Social y reportarlos si no coinciden con la identidad del trabajador. Pocos cumplen con tal obligación. Las deducciones del Seguro Social se llevan a cabo mensualmente en millones de trabajadores y ese fondo multibillonario enriquece las arcas del sistema social sin brindar absolutamente nada a cambio.

Esta realidad —y al hecho de que el problema migratorio no puede continuar dándose en ese territorio “de nadie”— ha convencido tanto a los republicanos como a los demócratas para establecer una comisión que ahora entregó una propuesta calificada como “el overhaul” al sistema migratorio más audaz en más de tres décadas. Propone una metodología ágil para darle rápidamente la residencia a los 11 millones de indocumentados, pero reteniendo el derecho a brindarles la ciudadanía hasta que las fronteras estén seguras y un nuevo sistema de verificación de los empleadores esté asentado. Algo con lo cual el presidente Obama no está de acuerdo prefiriendo un sistema más directo hacia la obtención de la ciudadanía y que, según sus críticos, tomaría décadas de procesar.

La ley deberá ser aprobada en marzo de este año, pero tiene que vencer algunos obstáculos. La propuesta de Obama permite a parejas de gais, calificar para obtener la ciudadanía si uno de ellos es inmigrante. Los analistas vislumbran, una oposición casi segura del sector religioso y conservador. Sin embargo, según el vocero del presidente, el hecho de que exista una propuesta bipartidista de una comisión compuesta por cuatro senadores republicanos y cuatro demócratas, es prometedor.

Personalmente pienso que en el momento en que aprueben la nueva ley habrá un éxodo de proporciones masivas hacia Estados Unidos. Es prácticamente imposible cerrar las fronteras, aun cuando estas estén hoy más protegidas que nunca. Siempre habrá hoyos ciegos y pequeñas rendijas por las cuales los coyotes meterán a sus crías. Si antes cruzar la frontera y poder conseguir un empleo ilegal era el sueño más grande de un inmigrante, imaginemos lo que pasaría si a esto se le agrega el aliciente de obtener la residencia o ciudadanía rápidamente.

Lo cierto es que con ley o sin ley, en Estados Unidos los hispanos suman más de 50 millones, y el peso de su aportación económica y política es de tal magnitud, que por primera su voto fue decisivo para elegir a un presidente.

Y están pasando la factura…

Más noticias de Opinión

Herramientas

Videos

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.