Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

14/11/12 - 00:00 Opinión

A CONTRALUZ

Minorías decisivas

MITT ROMNEY QUIZÁ NO LE DEbería achacar su derrota a la buena estrella de Barack Obama sino a su posición inflexible y ultraconservadora que ahuyentó a millones de votantes. El republicano orientó su discurso al electorado Wasp (blanco, anglosajón y protestante) que aún cree en los valores rígidos que le niegan derechos a las minorías, criminalizan la inmigración latina y buscan a costa de todo rehacer el deteriorado poderío político y militar estadounidense en el mundo. Cuando se analiza el mapa electoral de EE. UU.

HAROLDO SHETEMUL

se observa que el sufragio duro de los republicanos se mantuvo en el corazón de la unión americana y cómo el voto contra Romney se concentró en áreas metropolitanas donde se asientan principalmente las minorías.

EL SUFRAGIO LATINO A FAVOR DE los demócratas fue contundente. Según sondeos de Latino Decisions e ImpreMedia, más del 75 por ciento de hispanos se decantó por Obama y logró superar el 72 por ciento que consiguió Bill Clinton en 1996. Más que un voto a favor de los demócratas, los latinos votaron contra Romney porque les hubiera representado un futuro sombrío con la persecución no solo de indocumentados sino de quienes por características étnicas parecieran latinoamericanos. Las proyecciones señalan que para las elecciones del 2016 o 2020, los latinos podrían ayudarle a los demócratas a arrebatarle Texas a los republicanos, que es uno de sus principales fortines. Lo mismo podría ocurrir con Arizona, que se podría convertir en un estado bisagra debido al cambio demográfico y a la hostilidad republicana hacia los inmigrantes latinos.

OTRO TANTO OCURRIÓ con minorías como los afroamericanos y los homosexuales que también votaron a favor de ampliar sus derechos. Cuando a principios de mayo último Obama dijo que si era reelecto apoyaría la legalización de los matrimonios entre gays, sabía muy bien que esa posición arriesgada le alejaría del voto ultraconservador pero lo catapultaría hacia una minoría sexual que tiene dirigentes muy activos y que se convertirían en activistas a la caza de votos demócratas. El resultado es más que evidente, los demócratas apostaron a los nuevos votantes mientras que los republicanos apelaron a los sentimientos y aspiraciones de la vieja guardia estadounidense.

¿SE LOGRARÁ UNA REFORMA migratoria favorable a los indocumentados latinos con esta reelección? Muy difícil porque los demócratas tienen mayores compromisos con su base sindical que ve a los hispanos como amenaza laboral y la oposición republicana que bloquea esa iniciativa. Sin embargo, luego de estas elecciones será muy difícil que ambos partidos ninguneen el capital político de los latinos, lo cual significa que buscarán cortejarlo con medidas que los favorezcan aunque no sea en sus aspiraciones fundamentales. Por eso se podría decir que en las elecciones de este año se observó el despertar de una minoría que puede modificar no solo el mapa demográfico y cultural de EE. UU., sino incidir en la política del imperio.

Más noticias de Opinión

Herramientas

Videos

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.