Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

05/02/13 - 00:00 Opinión

PANÓPTICA

Mitopoiesis política

La historia sociopolítica guatemalteca se ha caracterizado por la recurrente creación colectiva de mitos -desde las creencias politeístas mayas representadas en los dioses Tepeu y Kukulkán hasta el cumplimiento efectivo de los acuerdos de paz en la contemporaneidad-. A este proceso en la filosofía política se le denomina mitopoiesis. La mitopoiesis es un recurso ficcional utilizado predominantemente por la clase política -aunque ha sido funcional inmemorialmente en coyunturas disonantes de poder por la oligarquía, iglesia, sindicalismo, academia, comunidad internacional y algunas ONG-,

FRANCO MARTíNEZ MONT

 que afinca su táctica de posicionamiento en el imaginario social a través de la construcción, interiorización y discursividad comunitaria de historias que legitiman ciertas “realidades sociales”, institucionalizando un mapa de valores destilables en símbolos que se imponen arbitrariamente en la conciencia y psique de los subalternos.

Quizá el objetivo trazador de la mitopoiesis en un entorno de incipiente construcción democrática como el nuestro sea convertir a la ciudadanía en un objeto social inerte, distante de las dinámicas del poder real, y reificado que se apropia y divulga acríticamente la serie de metarrelatos —grandes narrativas—, consolidando cada vez más su rol de espectador en la toma de decisiones en sectores claves del desarrollo como la banca, educación y redes de conocimiento, comercio, industria, agricultura, telecomunicaciones, etcétera.

La mitopoiesis es una artimaña neurolingüística integrada por los siguientes elementos: a) valores y principios que se quieren integrar o relatar; b) la idea de que están basados en hechos reales. Los mitos, aunque no son relatos históricos, se documentan, se discuten y se argumentan; c) la referencia hacia una buena historia que pueda mediatizarse masivamente; d) armonización con otros aspectos identitarios de una comunidad que genere la inserción del mito en un conjunto coherente con la socioterritorialidad de los habitantes, e) un nombre contundente; y f) un símbolo que gráficamente represente la esencia del mito.

La traducción de mitos en símbolos es una herramienta de dominación en la esfera política y pública actual que permite establecer significados comunes —producto de la interacción social—, puesto que los símbolos trascienden el ámbito del estímulo sensorial y de lo inmediato, amplían la percepción comunitaria, incrementan la capacidad de satisfacer las demandas ciudadanas y nutren fácilmente la imaginación y la fantasía del gobernado.

Las élites en nuestro país han enquistado —en nuestra alicaída memoria histórica— un sinfín de mitos sociológicos alrededor de acontecimientos como la conquista española, independencia de Guatemala, creación de la República en 1847, reforma liberal de 1871, primavera democrática de 1944-1954, surgimiento, naturaleza y efectos del conflicto armado interno, transición democrática a partir de 1985, firma de los acuerdos de paz, Oxlajuj Baktún, entre otros, los cuales han afianzado casi intactamente las estrategias y prebendas de poder de dichos grupúsculos en el país.

Más noticias de Opinión

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.