Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

04/04/13 - 00:00 Opinión

PERSPECTIVAS

Movimientos de piezas

Dos carteles que se pelean por romper con el monopolio del subsidio al transporte urbano, donde a la Asopagua solo le interesa ingresar a la fiesta donde los invitados forman una lista cerrada alrededor de Luis Gómez, integrada por funcionarios de los últimos dos gobiernos, diputados que han servido de operadores para garantizar que en todo presupuesto del Estado existan los recursos que permitan continuar con la orgía orquestada donde también están invitados empleados de la municipalidad capitalina, representantes del banco

RENZO LAUTARO ROSAL

que se presta para semejantes tranzas y otros convidados de honor. A ninguno de los actores en juego les interesa la defensa de los usuarios, la calidad de los servicios públicos, modificar por completo el modelo de tranza actual o resolver el asunto de las crecientes muertes de pilotos y ayudantes.

Aparentemente lejos, pero más cercano de lo pensado, otro suceso pactado en forma opaca. Se finiquitó la operación para concesionar los terrenos de la portuaria del Pacífico. Por más que el gobierno central force los argumentos, la operación huele mal y tiene tanto de transparente como la dirigencia del deporte federado de compromiso auténtico con las nuevas generaciones de deportistas. En esencia, una operación que tras el rostro de la modernización portuaria, encubre importantes beneficios económicos para empresarios locales. Negocio estratégico que motiva el recambio en los beneficiados por las transacciones económicas que genera.

El nombramiento de un nuevo presidente de la junta directiva del Seguro Social, es parte de lo mismo. Rearticular los actores que han tenido la conducción de una institución, que lejos de ser un servicio público de calidad, es un gran negocio.

Como guinda del pastel continúan los desmanes en el sistema penitenciario, donde nuevos actores intentan penetrar las estructuras tradicionales que se han beneficiado. Los intentos de motines, los cambios en el funcionariado son simplemente expresiones de un recambio de jugadores. A nadie le interesa impulsar una reforma integral del sistema, que implicaría dejar la cancha en manos de otros.

Para unos, esos cambios representan cobro de facturas electorales, favores que con el pasar del tiempo arrojan intereses cuantiosos. Seguramente hay mucho de eso, pero el asunto de fondo es la modificación de la correlación de fuerzas en espacios de poder. Se impone la lógica de sacar de la jugada a unos para reemplazarlos por otros. No está claro si se trata de un modelo sustituto o la coexistencia entre varios modelos. Apenas presenciamos algunos episodios de una lista de procesos de reajuste, que se harán más evidentes y crecientes en la medida que caliente más el sol. Ocurre un proceso acelerado de desplazamiento de objetivos. Partidos y otros sectores asumen rol de carteles, que implica convivir con los recursos y potencialidades del Estado, mantener distancia con la ciudadanía, crear nuevas estructuras legitimadoras a partir de organizaciones que actúan con autonomía, pero responden a objetivos comunes mayores.

Más noticias de Opinión

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.