Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

29/11/12 - 00:00 Opinión

PERSPECTIVAS

El Niágara en bicicleta

Frase utilizada por el recordadocomentarista Abdón Rodríguez cuando se presentaban dificultades difíciles de superar que requieren de esfuerzos adicionales, ahora sirve para ilustrar la acumulación de barreras por las que pasa el gobierno central. Vaya manera de cerrar el año, con un panorama distinto a los vientos favorables de meses previos. Una reforma a la carrera magisterial impulsada contra viento y marea, ahora suspendida tras la decisión de la Corte Suprema de Justicia. Al frente de la oposición, una instancia de colegios privados

RENZO LAUTARO ROSAL

no alejada de señalamientos por sus intenciones de fondo. De la noche a la mañana esa resolución ha unido a sectores que hasta hace unas semanas se posicionaban desde plataformas dispersas. Enfrente, una ministra de Educación que aparece sola, como si una reforma educativa no fuera asunto de Estado.

Días antes un camión cargado de dinamita fue interceptado por delincuentes disfrazados de líderes comunitarios. Toman la carga y queman vehículos que se disponían a ingresar a la minera San Rafael. Acción que resta legitimidad a la lucha en favor de la no explotación de los recursos naturales. ¿En manos de quién estará esa carga? Asunto de seguridad nacional que desnuda, una vez más, las precariedades sobre las que gira la frágil gobernabilidad. En cualquier momento esos explosivos pueden usarse para aumentar el margen de inviabilidad.

Siempre en el plano de la agenda de seguridad, un comando especial neutraliza mediante una operación de alta precisión a escoltas de un narcotraficante de altos vuelos. Nada de enfrentamiento, solo anular. ¿Acción propia de la lucha antinarcótica? El suceso marca el inicio de una nueva etapa, similar a la agudización tras la eliminación de Juancho León. La escalada no tiene límites. Los narcos han llegado a la capital, deambulan con total impunidad, se han enquistado en espacios casi inimaginables. Ya no son los actores escondidos que se manejaban al margen; ahora cohabitan con todo aquel que acepte que el fin justifica los medios.

Como guinda al pastel, la pretendida aprobación de la Ley de Desarrollo Rural se enfrenta a la lógica “todo o nada”. La readecuación de algunos de sus contenidos es la nueva arena de las discrepancias. Para los sectores extremos, la creación de condiciones para buscar la viabilidad de la iniciativa, son fuente y pretexto para revitalizar sus argumentos tras la estrategia de la postergación al infinito.

O se instalan capacidades renovadas de negociación política o tendremos un inicio de 2013 dominado por una conflictividad que se encima por diferentes lados. La institucionalidad formal parece coladera. El 2012 ha servido para medir terrenos, condiciones, capacidades de respuesta, manejos tácticos y estratégicos, alianzas. El tanteo ya pasó. Las olas adquieren un nivel donde solo pueden hacer surfing los expertos, interesados en las aguas bravas; terreno que justifica sacar de la jugada a los novatos y endebles. Quizás esa es la intención de elevar el termómetro que permita la entrada en escena de los rudos.

Más noticias de Opinión

Herramientas

Multimedia

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.