Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

17/03/13 - 00:04 Opinión

TIEMPO Y DESTINO

Normalistas no se rinden

Luchan por una de las causas más justas.

LUIS MORALES CHúA

Habría que poner marco al artículo publicado en este diario ayer por Juan Carlos Lemus, acerca de la agotadora marcha de dos días de los normalistas desde Chimaltenango a la capital, para protestar contra la reforma educativa que ha eliminado de un plumazo 138 años de historia de la formación de maestros humanistas en Guatemala, para hundirla en consideraciones meramente mercantilistas dirigidas a capacitar personal para servir en actividades lucrativas, como la industria turística que, además, ya tiene en otras entidades el vivero de trabajadores altamente calificados.

Es necesario repetir que la cuestionada reforma educativa fue dictada desde afuera, como sucedió en 1954 con el Código de petróleo, escrito inicialmente en inglés.

¿Quiere el Estado docentes con título universitario? Pues le era más fácil restablecer la Escuela Normal Superior, que ya funcionó en alguna oportunidad, o crear una Universidad Pedagógica, como las existentes en México, Colombia, Ecuador, El Salvador, República Popular China y otros países, que presentan un desarrollo cultural superior en casi todos los órdenes. Sin pasar por alto que casi todas nuestras universidades, nacional y privadas, tienen cada una su Facultad de Humanidades, destinada fundamentalmente a especializar maestros.

La Universidad Pedagógica Nacional de México, por ejemplo, es una institución de enorme relevancia en el desarrollo cultural de ese país. Fundada en 1978, cuenta actualmente con 76 unidades y 208 subsedes académicas distribuidas en todo el territorio mexicano.

La Universidad de Beijing, fundada en 1902, ha resistido el paso del tiempo y de los cambios de gobiernos y sigue siendo uno de los principales centros de formación de docentes. En cuanto a la formación de maestros en Guatemala, además de la excelente labor que desarrolla la Universidad de San Carlos, es justo elogiar los programas de formación de profesores de enseñanza media de universidades privadas, muy especialmente la Universidad Mariano Gálvez, bajo la sabia dirección del doctor Rolando Torres Moss, distinguido maestro egresado de la Escuela Normal Central para Varones, centro educativo que está a punto de ser eliminado tanto de nombre como en sus funciones docentes.

Juan Carlos Lemus pone los puntos sobre las íes, cuando refuta las críticas a los normalistas por haber entorpecido por algunas horas el tráfico de vehículos en las carreteras, durante su marcha sobre la capital. La reforma educativa entorpece más de cien años de historia patria.

El normalismo en Guatemala ha sido fuente no solamente de formación de docentes, sino de cultura en general. Se puede afirmar entonces que la supresión de la carrera de magisterio es un atentado contra la cultura de Guatemala. Algo que si no es reconocido oficialmente ahora, lo será mañana.

Y repito lo dicho ya en ocasiones anteriores. Lo que Guatemala necesita en materia de educación es modernizar, en el sentido cultural de la palabra, el Ministerio de Educación, cuyas tradicionales deficiencias y anormalidades son públicamente conocidas; dotarlo de un presupuesto anual más elevado que el actual; superar la etapa primitiva de falta de escuelas, y borrar el triste espectáculo de niños recibiendo clases en el suelo, por falta de escritorios.

¿Algo más? Sí. Terminar con el analfabetismo, como lo han hecho Costa Rica, Uruguay, Chile y Cuba, y muchos países más, a propósito de lo cual es útil mencionar que Guatemala es el país que en América Latina ha hecho menos por terminar con el analfabetismo en los pasados cincuenta años. Han cumplido mejor su tarea en esa materia Honduras, El Salvador, Costa Rica, Panamá, nuestros vecinos más cercanos.

Quizás la mejor reforma consistiría en abolir el Ministerio de Educación, permanente fuente de conflictos, y sustituirlo por otro que comprenda mejor las necesidades educativas de Guatemala.

Más noticias de Opinión

Herramientas

Videos

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.