Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

08/02/13 - 00:00 Opinión

DE MIS NOTAS

Nueva dimensión

Desde Washington DC en donde me encuentro en una conferencia sobre acreditación académica, un poco tarde por la noche, puedo aprovechar la magia del internet para poder ver el nuevo programa de televisión de Dionisio Gutiérrez, Dimensión. Si ya sabíamos que Guatemala tiene un horizonte limitado con desafíos enormes, quedó más claro que nunca, al terminar de ver el primer programa, que nuestro país no podrá salir del subdesarrollo si no crece económicamente y atiende los grandes rezagos en educación,

ALFRED KALTSCHMITT

salud, nutrición infantil, infraestructura, seguridad y gobernabilidad. Todo lo cual requiere una inversión de alrededor de US$20 mil millones, y un crecimiento constante del 8 por ciento anual del PIB durante los próximos 20 años.

Cosas todas que no solo parecen distantes en estos momentos al contrastarlas con la realidad actual, sino casi imposibles de remontar, debido a la “dimensión” de los colosales desafíos que tenemos, especialmente el enorme cáncer que ha venido carcomiendo a nivel de metástasis el sistema político de Guatemala. Resultado de cien años, 31 presidentes, 22 de facto o señalados de fraude electoral, dos dictadores, siete juntas militares y un magnicidio.

Con mucha claridad gráfica y una narrativa fácil de comprender, el nuevo programa logra transmitirle al televidente que la “dimensión” del problema a enfrentar de cara al futuro no se puede solucionar con eslóganes simplistas, cancioncitas pegajosas y tarimazos de campaña. Hay un diagnóstico, y hay que tratarlo, y para poder hacerlo es absolutamente esencial que todos los estamentos de la sociedad estén en la misma página. Ahí es donde está el tumor.

Nuestro país es como un equipo de futbol en el que los jugadores estamos peleados y no nos hablamos. La autoridad del capitán está erosionada. Los compromisos y una junta deportiva inmanejable y corrupta le impiden desarrollar su estrategia. Frecuentemente a medio juego un bando se sale de la cancha y saca pancartas de protesta pagadas con plata nórdica demandando no jugar futbol sino pelota maya. Hay pocos extranjeros en palco viendo el partido. Ya no les interesa. Se van a Costa Rica y otros países en donde hay certeza jurídica, seguridad ciudadana y alto nivel educativo.

En la próxima década, dos millones 500 mil jóvenes saldrán a un mercado laboral con un cupo vergonzosamente escaso de apenas 500 mil empleos, o 50 mil empleos por año.

Explotar nuestras potencialidades más próximas como recursos naturales y de energía deberían ser los puntos en los que “todos” estamos de acuerdo para potencializar nuestro despegue económico, pero está visto que estamos aún muy lejos de encontrar coincidencias entre nosotros. Al final del día el problema somos los guatemaltecos

No es la primera vez que se insiste sobre la necesidad de integrarnos como región centroamericana. Es un mercado de US$180 mil millones, que incluye a Panamá. Pero seguimos trabados con fronteritas piripao y trabas de mentalidad pigmea, mientras el mundo nos pasa encima a velocidad del siglo XXI.

En esta conferencia en Washington DC, eso es precisamente lo que señalaba el Dr. Kai Ming Chen, de la Universidad de Hong Kong, sobre la educación superior y los desafíos económicos y laborales a nivel global que enfrenta. La necesidad de adaptarnos a la velocidad de este cambiante mundo de la era postindustrial, en la que confluyen realidades nunca vistas y vocablos nuevos: multi-tasking, soft skills, moocs (massive on line courses), innovación, creatividad, trabajo en casa, soft skills, task force, competencias.

Felicitaciones a Dionisio Gutiérrez y al equipo de Fundación Libertad y Desarrollo por este esfuerzo periodístico. Estamos en la misma página.

Más noticias de Opinión

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.