Opinión

Tipógrafos

Manos mágicas labraron el linotipo. Hoy, artes gráficas con avanzada tecnología. Rendimos sincero homenaje presente y póstumo a los tipógrafos guatemaltecos que celebraron su día el 13 de mayo, marcado durante la Revolución de Octubre. Quijotes de las artes gráficas en general, particularmente quienes trabajaron hace tantos años el linotipo, manual y en cierta forma empírico pero maravilloso proceso impulsado por las manos mágicas de tantos personajes manchados con tinta y fragancias de laborantes mecánicos.

Por JAIME CÓRDOVA PALACIOS

Jaime Córdova Palacios
Jaime Córdova Palacios

Nombres exóticos para los lectores pero comunes para nuestros agasajados: Sibalets que contenían letras una a una con números regidos por el abecedario, componedor para armar moldes, cuadratines para espaciar letras y líneas de texto, cuñas a presión para ajustar los moldes y evitar su desmoronamiento, armado de pieza por pieza en textos de plomo fundido, máquinas troqueladoras para cortar láminas de plomo y ajustarlas a las galeras, corrección de errores con aplicación de tinta a las galeras levantadas, colocación de papel periódico humedecido y aplicación de un rodillo o pieza de madera golpeada a puro martillo para descubrir las fallas; máquinas chanles para imprimir textos hechos a mano, etcétera.

Prensa Libre, como el resto de medios escritos de aquella época dorada, utilizó este admirable procedimiento, borrado en parte por la tecnología moderna. Recordamos con mucho cariño a don Juanito Saiden y a otros dignos trabajadores pioneros del linotipo, cuyos nombres no recuerdo a pesar del esfuerzo por conectarlos y que cumplieron su deber bajo la dirección de los jefes de talleres, señores Oswaldo Romero, don Balón, como cariñosamente le decíamos, y luego Oswaldo Alegría.

Cuando estaba de turno como reportero o jefe de Redacción de este diario, penetraba constantemente al taller, de noche o de madrugada, situado en la parte posterior de la recordada y antigua casona, convertida posteriormente en el actual y moderno edificio. Me contagiaba la alegría, ánimo, ambiente, entusiasmo y buen humor de los muchachos que luchaban por terminar su delicada labor a las 12 de la noche en punto, hora definitiva de cierre, porque un minuto más constituía severa regañada, pues afectaba la salida puntual del diario. Extraordinaria fecha para recordar con cariño a sus fundadores, que marcaron huella en nuestra vida como periodistas, Pedro Julio García, Álvaro Contreras Vélez, Mario Sandoval Figueroa, Isidoro Zarco Alfasa y Salvador Girón Collier, todos fallecidos. Su siembra continúa dando frutos: 62 años como el mejor periódico de Guatemala y de la región.

El primer periódico, Gazeta de Goathemala, surgido en 1729 y clausurado en 1816 por orden político-gubernamental, demuestra que no solamente en los últimos años se ha atentado contra la libre emisión del pensamiento. El Día del Tipógrafo deriva de históricos y dignos movimientos gremiales promovidos por sus trabajadores. "Mientras existan las letras, no morirán los tipógrafos", dice Juan Francisco García Barrios, viejo obrero de las artes gráficas. Hermanos tipógrafos, nuestra felicitación, admiración, recuerdo, cariño y hermandad, hoy y siempre.