Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

01/03/13 - 00:00 Opinión

IMAGEN ES PERCEPCIÓN

Papables

Tras la renuncia de Benedicto XVI, empiezan a delinearse los perfiles del sucesor, situación que ha hecho circular cantidad de teorías de la conspiración y desinformación, que incluso aluden la muy famosa profecía de Nostradamus, quien aseveraba que cuando llegara un pontífice negro, entonces era el anuncio del fin del mundo. Curiosamente entre los que más suenan está Peter Turkson, de 64 años, cardenal ghanés, quien dirige la Oficina Vaticana para la Justicia y la Paz. Razonablemente joven y sobre todo africano, lo que facilitaría a la Iglesia Católica

BRENDA SANCHINELLI IZEPPI

un enorme potencial de imagen, sobre todo fuera de Europa.

La semana pasada el comisionado del condado de Miami Dade, Xavier Suárez, escribió una interesante columna en el periódico New Herald, donde tomaba como referencia las cualidades que yo mencioné en uno de mis escritos, que debería tener el nuevo papa: ser políglota para hablar a las multitudes en su propio idioma; tener amplia sabiduría para tomar grandes decisiones; poseer el discurso para encantar a las masas y el carisma para derretir a sus seguidores; contar con el conocimiento teológico para continuar con la doctrina de la Iglesia Católica, y poseer la humildad para entender que está al servicio de Dios.

Muy interesantes los comentarios que hizo sobre el arzobispo de Boston, Séan O’Malley, a quien conoce personalmente y del cual comenta literalmente: “Irlandés-americano, pero también cubano, hispano, portugués y ciudadano mundial en sus gustos, idiomas y acercamiento fraternal a todos los pueblos, con preferencia para los pobres y los oprimidos, de los mil 200 millones de católicos, más de la mitad hablan español o portugués”.

Mucho se rumora también sobre la simpatía que tiene Benedicto XVI, por el cardenal Ángelo Scola, de 71 años, a quien nombró arzobispo de Milán en el 2011 y también por Christoph Schönborn, cardenal de Viena, de 67 años, gran intelectual europeo que tiene mucho peso, exalumno de Ratzinger, que al parecer fue uno de sus valedores en el cónclave. Suena fuerte también el canadiense Marc Ouellet, el prefecto de obispos, de 69 años, políglota y desde hace tres años presidente de la Comisión para América Latina, quien domina muy bien el tema de la “nueva evangelización”. Entre los candidatos de América Latina con mejores opciones figura el brasileño Odilo Scherer, arzobispo de Sao Paulo, de 63 años, considerado un emblema de la Iglesia latinoamericana para acceder por primera vez al papado, que vende la idea de tener un pontífice joven, moderno y abierto al diálogo.

La renuncia que entra hoy en vigor y deja la sede vacante no fue precipitada, sino más bien estratégica, porque ahora la opinión de Joseph Ratzinger cuenta, puede influenciar en la elección de su sucesor, sin necesidad de hacerlo abiertamente, el hecho de haber nombrado a seis cardenales en el último año manda una señal de a quienes consideraba papabile (papables).

Entre escándalos de sexo y ambiciones personales, inicia hoy la lucha por el poder, entre alianzas de intereses —o voluntad del Espíritu Santo, para los creyentes católicos— establecer quién será el sucesor.

Más noticias de Opinión

Herramientas

Videos

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.