Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

06/10/11 - 00:00 Opinión

IDEAS

Presión social

Aún en la impune Guatemala, cuando la ciudadanía ejerce la suficiente presión, se pueden encontrar visos de justicia. Así lo demuestra el caso del asesinato de la niña de 8 años, Jennifer Castañaza, y su abuela Argentina de Castañaza. Ambas fueron asesinadas por el ahora confeso Jefrey Castañaza, primo de la niña y nieto de señora. Pero el caso probablemente hubiese sido uno más de los 17 asesinatos diarios que quedan sin resolver en Guatemala, de no ser porque saltó a la opinión pública, y de allí a las redes sociales.

JORGE JACOBS A.

Todo empezó hace poco más de un mes, cuando un viernes en la noche, Jefrey, quien vivía en la misma casa que ellas, las asesinó cruelmente a golpes, y se le acusa también de haber violado a la niña. Él huyó esa noche de la casa, en el vehículo de la abuela, luego de haber intentado borrar la evidencia que lo incriminaba. El carro apareció abandonado una semana después. Jefrey estaba desaparecido.

La mamá de la niña, Ana Lorena —quien también había sufrido la muerte violenta de su esposo, cinco años atrás—, se armó de valor y empezó a buscar justicia para su hija y su suegra. Tocó muchas puertas, pero los funcionarios le decían que su caso lo verían después de las elecciones —en noviembre—, aunque sí logró que un tribunal emitiese orden de captura contra el sospechoso.

La semana pasada, Estuardo Zapeta, del programa Contravía en Libertópolis, se enteró del caso y conversó con ella en la radio. La entrevista fue conmovedora e impactó a muchísimas personas. Luego subimos al Internet la orden de captura, así como fotos del prófugo y de la niña y la abuela asesinadas. Casi inmediatamente las mismas se empezaron a propagar por las redes sociales, ya que muchas personas se encargaron de trasladárselas a sus amigos y conocidos. Luego tomaron la historia algunos de los medios impresos, radiales y televisivos, lo que hizo que la noticia se difundiera todavía más lejos y más rápido.

La cobertura que se le dio al tema, en los medios tradicionales, pero especialmente en las redes sociales, creo que fue el factor clave para que Jefrey, este martes, decidiera entregarse a las autoridades.

Ahora empieza todo el proceso en los tribunales, el que esperamos que concluya con una severa condena al acusado, quien ya reconoció ser el autor material de los asesinatos. Si bien es cierto esto no le regresará a la destrozada mamá su niña, es lo mínimo que esperamos para que se haga justicia.

De este caso debemos sacar varias enseñanzas: 1. La presión social puede dar resultados —no están garantizados—. 2. Esta tecnología no es más que una herramienta, algunos la pueden usar para mal, pero otros podemos usarla para el bien. 3. Los vínculos familiares no son suficiente barrera para evitar crímenes.

Le deseo mucha suerte y fortaleza a Ana Lorena, para sostenerse hasta que se llegue a la condena y que se haga justicia.

P.S.: Si quiere escuchar la entrevista original con Ana Lorena, la encuentra en www.libertopolis.com.

Más noticias de Opinión

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.